Las ventajas de usar tarjetas contactless

Este tipo de tarjetas permiten pagar de forma mucho más rápida que las tarjetas tradicionales, valiéndose del sistema NFC.

Se trata de tarjetas totalmente seguras, ya que solo se activan si están a menos de tres centímetros del datáfono.

En caso de ser necesario, las tarjetas contactless también pueden ser utilizadas como tarjetas tradicionales, introduciéndolas en el terminal.

Por suerte o por desgracia, al día realizamos muchos pagos y transacciones. Ya sea al hacer la compra o pagar un simple café, estamos echando mano de la cartera constantemente para sacar dinero en efectivo (cada vez con menos frecuencia), o la tarjeta de crédito. Hoy en día en nuestro país la mayoría de pagos se hacen ya con tarjetas contactless: su rapidez, comodidad y seguridad han conducido a que más del 57% de los cobros sean realizados con una tarjeta de este tipo.

Beneficios de usar tarjetas sin contacto

Parece magia: acercamos la tarjeta al datáfono y sin necesidad de más movimientos el cobro se carga en nuestra cuenta. Esto es posible gracias a la comunicacion NFC (Near Field Communication) que llevan incorporados estos dispositivos y que en un cuestión de pocos años se han popularizado mucho en España, haciendo que paguemos con tarjeta incluso las más pequeñas cantidades. Aunque hubo quien desconfió al principio, se ha demostrado que el uso de este sistema es completamente seguro ya que para que la transacción se realice la tarjeta debe estar a menos de tres centímetros del terminal.

De todas formas, para quedarnos tranquilos/as, podemos configurar nuestra tarjeta de manera que nuestro banco nos envíe un SMS cada vez que la usemos. Así, si observamos algún movimiento extraño podremos avisar para que sea anulado. Y por supuesto, aunque la tarjeta sea contactless siempre podemos utilizarla a la vieja usanza, introduciéndola en el datáfono y marcando nuestro PIN.

Además de su seguridad, otra ventaja de este tipo de tarjetas es que permiten comprar de forma muy rápida, aligerando así las colas y haciéndonos ganar tiempo. También es más sencillo para quienes regentan un negocio, ya que no tendrán que dedicar tanto tiempo a cada cliente/a. 

Por otra parte, el uso de tarjetas contactless ha demostrado ser muy práctico durante la pandemia, ya que nos evita tener que tocar el datáfono. Las monedas, billetes y tarjetas tradicionales nos obligan a tocar más y por lo tanto aumentan los riesgos de contagio, si bien parece que el covid no se transmite tanto de esta forma como por el aire.

Otra ventaja es que pueden ser usadas en cualquier establecimiento, pues además de funcionar como tarjeta contactless funciona como una tarjeta tradicional. Esta doble funcionalidad hace que podamos pagar con total tranquilidad en cualquier parte, ya que hoy en día es poco frecuente que un local no cuente con un sistema de pago con tarjeta.

En definitiva, hacerse con una tarjeta contactless tiene muchas ventajas, ya que es segura, rápida, práctica y “covid friendly”. Podemos solicitarla en nuestro banco y despreocuparnos, ya que podremos usarla prácticamente en cualquier parte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: