Celebran el aniversario de Gaudí recorriendo sus obras más emblemáticas

¿Quién no conoce a Antoni Gaudí? El famoso arquitecto catalán es todo un referente en lo que a arquitectura modernista se refiere. Hoy, te hablamos de él y de cómo la Casa Battló está preparando  eventos para celebrar su 166 aniversario.

Gaudí y el modernismo

Este 25 de junio se celebran 166 años del nacimiento del genio arquitecto catalán Antoni Gaudí. Este arquitecto ha sido reconocido internacionalmente como uno de los expertos más prodigiosos de su disciplina y el máximo exponente del modernismo catalán.

Desde la casa Batlló se ha propuesto dar a conocer en vivo y en directo trece de las obras y centros de exposición más emblemáticos, a través retransmisiones de Facebook live. El evento denominado Gaudí Live, pionero en su tipo, se ha planteado exponer la vida del genio a través de visitas guiadas con expertos en el área.

Este acontecimiento reunirá de manera colaborativa los equipos curadores de 13 edificios o centros de interpretación de Barcelona, Reus, Comillas, Astorga y León. Entre todos los monumentos se mostrarán 8 horas de transmisión a partir de las 10:00 horas a intervalos de 30 minutos, con la última transmisión a las 17:30 horas

sagrada familia gaudi

Entre los sitios proyectados para este evento digital resaltan: la Casa Vicens (12:00 horas), la Torre Bellesguard (14:30 horas), el Park Güell (15:00 horas), la Casa Batlló (15:30 horas), La Pedrera-Casa Milà (16:00 horas), los museos Gaudí Exhibition Center (17:00 horas) y Gaudí Experiencia (17:30 horas).

El evento culminará con un relato audiovisual cronológico de la actividad constructiva de uno de los grandes arquitectos del siglo XX. No está de más añadir que este tipo de actividades se realizan en pos de proteger y promover el patrimonio cultural.

Gaudí, genio pródigo

Antoni Gaudí nació en el pueblo de Reus según unas biografías y según otras en Riudoms, una pequeña población cercana a Reus donde su familia veraneaba. Provino de una familia de caldereros, lo que le permitió desarrollar una habilidad especial para tratar el espacio y volumen.

De niño presentó una salud delicada, por lo que se vio obligado a pasar largas estancias de reposo en el Mas de Riudoms, donde permanecía extensas horas contemplando la naturaleza. Allí, Gaudí encontraría gran parte de su inspiración y sentido artístico al seguir los mismos patrones naturales.

En 1870 se trasladó a Barcelona para cursar estudios de Arquitectura a la vez que trabajaba para pagarse los estudios. Fue un estudiante irregular, pero mostró indicios de genialidad lo que le permitió trabajar con algunos de sus profesores.

En 1878 y una vez graduado, Gaudí se estableció por su cuenta en un despacho de la calle Call en Barcelona, comenzando así su carrera profesional. No fue hasta mediados de ese mismo año que su carrera despegó cuando se produjo el encuentro decisivo con Eusebi Güell, industrial nacional con un marcado gusto por las artes.

Park Guell

Entre ambos personajes se desarrolló, no solo una relación de arquitecto-cliente, sino un lazo de admiración mutua y aficiones compartidas, construyendo una amistad que le permitió al artista explotar al máximo su creatividad.

Durante su madurez los trabajos se sucedieron uno tras otro: el Park Güell, la restauración de la catedral de Mallorca, la iglesia de la colonia Güell, la casa Batlló, La Pedrera y finalmente, la Sagrada Familia.

Al mismo tiempo que la fama del arquitecto creció con el esplendor de su arquitectura, se produjo un progresivo retraimiento. Pasó de ser un frecuentador de bares y teatros a convertirse en un introvertido social coincidiendo con su creciente fervor místico y religioso.

Su muerte fue prematura, al ser atropellado por un tranvía mientras se dirigía como cada anochecer hacia la Sagrada Familia desde la iglesia Felip Neri. Después del golpe, perdió la consciencia y nadie lo reconoció sino hasta después de su muerte que ocurrió el 10 de junio de 1926.

Su entierro tuvo lugar dos días después de su muerte en la Sagrada Familia después de un multitudinario funeral al que acudió la mayor parte de los barceloneses. Fue así como se despidieron del arquitecto más universal que la ciudad había visto.

Legado gaudiano

A lo largo de su vida construyó una extensa obra se ha clasificado en cinco periodos de producción: periodo preliminar, mudéjar-morisco, gótico evolucionado, naturalismo expresionista y síntesis orgánica. Entre sus obras más destacadas se encuentran: el Park Güell, la casa Vicens, el Palacio Episcopal de Astorga, la casa Botines, la casa Milá, la todavía inconclusa Sagrada Familia, entre otras.

Siete de sus obras han sido declaradas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: en 1984€‹ el Park Güell, el Palacio Güell y la Casa Milà; y en 2005€‹ la fachada del Nacimiento, la cripta y el ábside de la Sagrada Familia, la Casa Vicens y la Casa Batlló en Barcelona, junto con la cripta de la Colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló

Gracias a este legado arquitectónico tenemos muchas razones para celebrar el aniversario del nacimiento de Antoni Gaudí, genio artístico que con su filosofía modernista cambió los paradigmas de la arquitectura clásica.

Antoni Gaudí dejó una profunda marca en la vida cotidiana de Barcelona y de aquellas localidades agraciadas con construcciones ideadas por él. Su legado permanecerá en los edificios, los colores, texturas y movimientos que surgieron de la mente de un genio artístico.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: