Beneficios de los cosmecéuticos, la cosmética avalada por la ciencia

El término cosmecéutico nació en Estados Unidos en los años 90, y representa la unión entre cosmético y farmacéutico. Este concepto engloba a los cosméticos que se fabrican con activos terapéuticos que se utilizan normalmente en la industria farmacéutica.

Los cosmecéuticos están microencapsulados en nanopartículas, por lo tanto, obtienen mejores resultados ya que actúan sobre el tejido cutáneo. Al no contar con parabenos, formaldehídos, ni protección solar; su principio activo está mucho más concentrado que en un producto genérico. Los cosméticos son macromoléculas que no penetran más allá de la dermis, es decir, cuentan con fórmulas más simples.

Otra diferencia entre los cosmecéuticos y los cosméticos es que los primeros se fabrican bajo estrictos estudios de calidad. Aunque no se consideran medicamentos como tal, sus específicos componentes requieren de un control más regulado que otros productos de belleza que encontramos en tiendas.

De acuerdo con el artículo “Cosméticos y cosmecéuticos en México”, publicado en 2015 en la revista médico-científica de la Secretaría de Salud de Jalisco, los potenciales beneficios de los activos cosmecéuticos sobre piel humana son su propiedad antiedad, antiacné, bactericida, citoprotector, protector UV, antiinflamatorio, regeneración, despigmentación, antioxidante y antiarrugas.

¿Por qué se crearon los cosmecéuticos?

La creación de estos productos surgió como una alternativa a los tratamientos antiedad que realizaba la medicina dermoestética, pues sus resultados eran similares sin requerir de procedimientos invasivos.

Se recomienda su uso para tratar afecciones a nivel interno, como deshidratación, escasez de elastina o colágeno. En otras palabras, se aconseja aplicarlos a partir de los 30 años. Antes de los 30, la piel solo requiere de una hidratación a nivel superficial, necesidad que una loción tradicional cubre sin problemas.

¿Cuál es su principal función y qué activos utilizan?

Los especialistas afirman que, por lo general, los cosmecéuticos están especializados en el cuidado antiedad de la piel. Algunos de sus ingredientes son activos como la vitamina C que mejora la síntesis de colágeno en el organismo y el retinol que estimula la producción de células nuevas en las capas internas de la piel. Asimismo, también se utilizan activos como el alfa y beta, las células madre, los péptidos, el colágeno, el ácido hialurónico y otros antioxidantes.

Aunque también encontramos estos activos en los cosméticos, los cosmecéuticos canalizan mejor las propiedades gracias a su fórmula farmacéutica que penetra capas más profundas de la epidermis. Estos productos tratan las afecciones de la piel desde el interior, por este motivo, son más eficaces y más costosos.

¿Dónde y cómo compran cosmecéuticos?

A diferencia de los cosméticos que se compran en cualquier establecimiento comercial, los cosmecéuticos se venden en las farmacias y su compra requiere de una prescripción médica o farmacéutica.

Debido a su gran eficacia, la aplicación de este tipo de productos sobre la dermis debe ser bajo recomendación de un profesional. El profesional sea médico o, en el mejor de los casos, dermatólogo debe identificar qué afección padece el paciente para administrar un tratamiento personalizado según sus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: