Cómo ahorrar en la oficina

Tanto si eres un trabajador autónomo como si tienes a cargo un equipo de trabajo, el ahorro de los recursos es una parte fundamental de la rutina en la oficina. Es preciso reducir gastos todo lo posible para aprovechar el presupuesto operativo mensual, pero debe hacerse de forma inteligente para que los cambios no afecten de forma drástica las tareas diarias.

Es posible ahorrar de diferentes modos. Por ejemplo, existen empresas especializadas en el suministro de piezas y repuestos para IBM que se encuentran en perfectas condiciones, por lo que se vuelve posible ahorrar en reparaciones y evitar la compra de nuevos equipos. Así mismo, existen otras soluciones interesantes con las cuales ahorrar algo de dinero en la oficina.

A continuación, presentamos una lista de alternativas de ahorro que puedes implementar en tu oficina con el objetivo de reducir costes operativos sin sacrificar la productividad o la eficiencia.

Saca provecho a la iluminación natural

La factura eléctrica es uno de los consumos más grandes en la oficina debido a la cantidad de dispositivos conectados a la red. No obstante, si tienes la posibilidad de aprovechar la iluminación natural es posible que logres reducir un poco el gasto mensual en el servicio eléctrico.

Al terminar la jornada, apaga y desconecta todos los equipos innecesarios

Tal y como ocurre en el hogar con los electrodomésticos en Stand-By, en la oficina existen equipos con la capacidad de consumir electricidad de manera innecesaria, incluso estando apagados. Los faxes, cafeteras, impresoras y ordenadores pueden desconectarse al final de la jornada, una acción sencilla que producirá un ahorro notorio al final del mes.

Controla la temperatura

Aunque en el verano es bastante difícil estar en interiores sin aire acondicionado, resulta una buena idea controlar la temperatura alrededor de los 24°C y sobre los 20°C durante el invierno, temperaturas óptimas para evitar consumos eléctricos elevados, garantizando que todos en la oficina se encuentren en una temperatura agradable para el cumplimiento de sus tareas.

Reduce el gasto de papel

El papel es otro de los grandes dolores de cabeza en las oficinas. Si aún no has completado el proceso de transformación digital en tu empresa, te conviene tomar medidas para el ahorro de papel como reciclar e imprimir en papel nuevo solo aquellos documentos que resulten estrictamente indispensables.

Optimiza el consumo de agua

Uno de los trucos más sencillos de aplicar para reducir el consumo de agua en la oficina es emplear sistemas de ahorro en la cisterna del inodoro y los grifos. Por ejemplo, los inodoros de doble descarga tienen la capacidad de reducir el consumo de agua en un 70%, al igual que la grifería automática con sensores infrarrojos de movimiento.

Apuesta por los artículos de segunda mano

Cuando sea necesario renovar alguna pieza de mobiliario, es posible acudir a tiendas especializadas en artículos de segundo uso para oficinas. En la mayoría de las ocasiones podremos encontrar mobiliario de primera calidad a precios bastante económicos y también repuestos en perfectas condiciones para nuestras impresoras y fotocopiadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: