Cómo alquilar un piso de forma segura

Son muchas las personas que, siendo propietarias de inmuebles vacíos, tienen interés por colocarlas en alquiler. Esta práctica supone un considerable nivel de riesgo debido a que resulta imposible prever la forma en que se desarrollará la relación con el futuro inquilino y siendo relativamente usual que deban enfrentarse a situaciones de impago.

Por supuesto, existen algunas medidas que pueden tomarse para reducir el nivel de riesgo. En primer lugar, es fundamental tomarse el tiempo necesario para encontrar al inquilino adecuado, revisando sus antecedentes y evitando realizar negociaciones con personas que presenten informes como morosos o comportamientos de pago inadecuados respecto a nuestros objetivos.

A continuación, te daremos algunas sugerencias que te ayudarán a desarrollar una relación adecuada con el potencial inquilino y blindar las negociaciones para sacar provecho económico de tu propiedad, de la forma más segura posible, siempre atendiendo a las normativas legales y con respeto a los inquilinos.

Comprobar su solvencia económica

Uno de los temas fundamentales a la hora de arrendar es comprobar que el potencial inquilino dispone de la solvencia económica suficiente para enfrentarse mensualmente al pago del alquiler. La tarea de filtrar candidatos y comprobar solvencias puede ser un tanto compleja si no tienes la experiencia suficiente.

Por esta razón, resulta una buena idea dejar el proceso en manos de agentes inmobiliarios especializados, como los que encontrarás en esta web. Ellos se encargarán de analizar las referencias, calificar riesgo, verificar morosidad y, posteriormente, informar al propietario de manera oportuna.

Redactar un buen contrato

Otro tema que no debe pasarse por alto es la redacción de un buen contrato. El mismo debe contemplar los diferentes escenarios involucrados en la operación de alquiler, estableciendo los parámetros de la relación, los deberes y derechos de las partes, el plazo de duración de la relación y cualquier otro tema de interés. El contrato debe ser redactado con la ayuda de un abogado.

Garantías económicas

En la actualidad, se ha vuelto una norma la solicitud de garantías económicas para garantizar la seguridad del arrendamiento. Esta garantía puede ser, por ejemplo, solicitar varios meses como fianza o un aval bancario. Esto puede variar de un propietario a otro, pero suele ser una solución práctica para respaldarse en caso de que los inquilinos incurran en una futura situación de impago.

Entregar la vivienda en perfectas condiciones

También es requisito que el propietario entregue la vivienda en perfectas condiciones de habitabilidad, con todos los mantenimientos preventivos y correctivos al día. Esto será especificado en el contrato, junto a una cláusula contractual donde se establezca la obligatoriedad de entregar la propiedad en las mismas condiciones en las que fue recibida.

Cumplir con todas las obligaciones legales

Las propiedades inmobiliarias van sujetas a una cantidad determinada de obligaciones, como la declaración del arrendamiento en el IRPF como actividad económica o rendimiento de capital inmobiliario, entre otras normas que es obligación del propietario conocer y mantener al día a lo largo de su relación con el inquilino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: