¿Cómo funciona un supermercado inteligente?

Hace algunos años que existen grandes supermercados inteligentes en el mundo. Un modelo sensorizado y automatizado que permite ahorrarse ese incómodo momento de guardar cola para pagar. A algunas marcas les va especialmente bien, ya que tienen pensado abrir miles de establecimientos de aquí a tan solo dos años.

Se puede llegar a pensar que esto suena un tanto adelantado a su tiempo, o que este tipo de supermercado tiene poco que hacer frente a la atención al cliente y los modelos semiautomatizados de las principales cadenas de supermercado.

Nada más lejos de la realidad, ya que los datos hablan a favor de estos nuevos negocios. Todas las previsiones apuntan a que los comercios con “Smart checkout” se harán con una importantísima cuota de mercado del retail físico.

Se espera un crecimiento del 150% interanual para estos establecimientos

Concretamente existe un informe en el que se anticipa un crecimiento del 150% interanual para este tipo de establecimientos inteligentes. Dentro de cinco años conformarán una industria de 45.000 millones de dólares, frente a los 253 millones que van a facturar este curso las tiendas sin cajas registradoras. Se espera que la mayor parte de estas transacciones se hagan en tiendas de conveniencia y supermercados, con un valor de compra de alrededor de 30 dólares.

supermercado inteligente

¿Tenemos supermercados de este tipo en España?

Este tipo de negocios no son muy comunes aún. Sin embargo, y aunque en España aún no están disponibles, sí tenemos la app de nuestro supermercado habitual, con la que si bien aún no se puede comprar directamente, sí se pueden realizar operaciones relacionadas con esta tarea, como preparar la lista, ver las ofertas, canjear cupones, etc.

Los datos relativos al número de consumidores que piensan optar por este tipo de comercios resultan también de lo más alentadores. Nos encontramos con una adopción masiva, con la que 32 millones de compradores se apuntarían a no hacer colas ni tener que andar contando monedas a la hora de ir a hacer la compra.

A pesar de esto, aún queda mucho por hacer. A pesar de este importantísimo despegue de la alternativa tecnológica, para dentro de cinco años, las ventas de tiendas inteligentes supondrán solo un 1% de las transacciones minoristas a nivel mundial.

El Wi-Fi continuará constituyendo el mayor punto de acceso e interacción de los clientes. La misma entidad que realizó el estudio antes citado espera que las apps de pago inteligente actúen como puerta de acceso a tecnologías como balizas Bluetooth y realidad aumentada.

Smart checkout

Lo que veremos en estos supermercados inteligentes

Las compañías que han apostado por esta vía de negocio han comenzado a abrir establecimientos con las más modernas tecnologías, después de un largo período de prueba. Dejando a un lado el ya clásico “reconocimiento facial”, se ha dado paso a otras “pistas visuales”, por ejemplo.

No encontraremos empleados en líneas de caja, pero sí personal encargado de reponer inventario, preparar comida y revistar identificaciones en la sección de bebidas alcohólicas. También hay personas para atender dudas y devoluciones, por lo que esta nueva alternativa no pone en riesgo el valor del capital humano en las empresas.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: