¿Créditos online en cuestión de segundos? Existen, y vienen para poner las cosas muy fáciles

Olvídate de necesitar nóminas ni avales, cada vez son más flexibles y rápidos.

Ahí estás, viendo cómo el calendario te recuerda que estás a punto de terminar otro mes más. Has aguantado todo lo posible este mes, recortado de aquí y de allá y haciendo prácticamente de todo para llegar con algo de oxígeno; y de repente, te “crece un enano”. Tienes que pagar una avería de última hora, hacer un gasto inesperado y tremendamente urgente, y lo peor es que tu cuenta bancaria ya no da para más.

Te puede sonar raro, pero la realidad es que esto es muy común, quizá demasiado. Muchas familias se ven en esta situación más de lo que desearían, y todo como resultado de una crisis económica que aún a día de hoy está haciendo que los ahorros y la calidad de vida de más de uno se resientan. Por suerte, muchos pueden acudir a personas de confianza, ya sean familiares, amigos o hasta tremendamente caritativos vecinos, que ayuden a saltar este bache; pero otros no tienen esta baza, y deben buscar alternativas que pongan remedio al problema con la mayor rapidez posible.

Y la solución tiene nombre: crédito rápido. Esta vía es cada vez más popular y más usada tanto por personas que la necesitan para conseguir ese oxígeno necesario como para aquellas que, simplemente, necesitan un pequeño plus económico. Se llaman de esta forma por algo, y es que además de por poder solicitarse online gracias a webs como Préstamos Online Ya, que facilitan el procedimiento hasta extremos antes inimaginables, se pueden solicitar en cuestión de minutos y recibirlos en cuenta casi al momento.

credito online

Lo más atractivo de todo es que son créditos rápidos sin papeleos. Es decir, si antes tenías que plantarte en la entidad bancaria de turno tras pedir cita, pasar un buen rato esperando en una cola, sentarte con quien toque para charlar sobre el asunto, esperar a ver qué documentación hace falta, prepararla, volver y esperar a que accedan; aquí, solo tienes que coger tu teléfono móvil o tu ordenador, entrar en una web, pedir lo que quieres y el plazo de devolución y esperar. Ni burocracia, ni largas esperas, ni pegas de ningún tipo.

El importe mínimo de estos créditos online en el acto suele ser de 60 euros, y el máximo de 300 euros; con unos plazos desde los 5 a los 25 días. Son cantidades relativamente pequeñas para lo que acostumbran los préstamos y créditos tradicionales; pero su naturaleza está orientada a solventar situaciones de urgencia con rapidez. Por supuesto, es posible solicitar cantidades más grandes (hasta 10.000 euros) pero el gran atractivo de estos créditos online no está en ese margen de dinero.

Aclarar también que, a pesar de tratarse de una solución tremendamente veloz, su posterior pago es algo obligatorio para cualquier solicitante. Por eso mismo, se puede establecer un flexible periodo de devolución que se ajuste a las posibilidades de cada cliente, y que también afecta a los intereses y los gastos adicionales a sumar al total.

En cuanto a los requisitos necesarios para solicitarlos, suelen ser los tradicionales; aunque con curiosas excepciones. La brevedad es algo que caracteriza también al proceso de solicitud, y es que muchos son créditos urgentes sin aval. Se pueden solicitar incluso formando parte del listado de ASNEF, no necesitan un tercero que firme, ni tan siquiera una nómina que justifique la solvencia del solicitante. Es más, a veces solo hace falta que utilices la documentación con la que te identificas.

Parece una locura, pero estos créditos solo con el DNI son tan válidos y efectivos como el más común. Eso sí, es necesario contar con un número de teléfono móvil que se vincule a tus datos para evitar problemas de identificación o posibles duplicidades. Aunque no debe ser una pega, ya que el dinero se transfiere casi de manera instantánea, salvo que haya alguna inexactitud a la hora de seguir los pasos en la web.

Este planteamiento erradica por completo la mentalidad de no poder llegar a fin de mes por culpa de gastos inesperados. La existencia de créditos online inmediatos, que se pueden conseguir prácticamente en segundos y sin tener que dar explicaciones y apenas documentación; facilita mucho las cosas a los que se ven agobiados cada vez que se encuentran ante situaciones como esta.

Gracias, precisamente, a las comodidades tanto de uso como de solicitud, y sobre todo a la calidad y velocidad de sus servicios; los créditos y préstamos en línea se están convirtiendo en una total preferencia para quienes se plantean solicitar una ayuda económica. No hace falta ni siquiera llevar una nómina, solo tienes que usar tu DNI y cumplir una serie de pequeños requisitos. Así, ¿quién no va a preferirlos?

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: