Cómo defender tu derecho a la custodia paterna y conseguir la custodia compartida

Si hay temas más sensibles que otros, y por lo tanto, más difíciles de tratar hasta llegar a un acuerdo que complazca a las dos partes, es inevitable referirse a la lucha de la custodia como uno de los más complicados. Descubre los pasos a tomar para obtenerla.

Contacta con los mejores abogados especialistas en divorcios y custodias

Siempre que debemos resolver algo o deseamos obtener algún servicio, lo más lógico y normal será que contactemos con auténticos profesionales que no solo cuenten con años de experiencia, sino que estén altamente especializados en la materia que vayan a tratar.

Con los abogados no iba a ser menos. Mucho más aún cuando se trata de proteger y salvaguardar los intereses de nuestra familia y, todavía más importante, los de nuestros propios hijos, que en ocasiones pueden resultar los más perjudicados.

Cómo defender tu derecho a la custodia paterna y conseguir la custodia compartida

Divorciarse de la pareja no es una experiencia placentera para nadie. Si encima las cosas son más difíciles por desacuerdos en torno a la custodia de los hijos, podrías verte envuelto en una lucha que no cesará durante años e irá desgastando la familia poco a poco.

Tanto si ya no mantienes una relación amistosa o cordial con tu expareja y cada uno considera pedir la custodia exclusiva de los hijos, como si habéis llegado a un acuerdo cordial por la custodia, contar con los mejores abogados especializados te respaldará durante el camino.

Por lo tanto, si deseas consultar con abogados custodia paterna altamente cualificados, así como informarte sobre los pasos a seguir para hacerte con la custodia compartida, el primer paso será informarte sobre las distintas posibilidades y vías para obtener la tan ansiada custodia paterna.

¿Cuáles son los principales beneficios de contar con la custodia compartida?

Siempre que partamos del hecho comprobado de que ninguno de los progenitores supone un peligro o amenaza para el bienestar de los hijos, y ambos están plenamente capacitados y en posición de poder hacerse cargo de ellos, la custodia compartida será la mejor opción.

Así, un régimen de custodia compartida no solo resultaría más beneficioso para los hijos tras la ruptura sentimental de sus padres, sino que también sería altamente favorecedor para los padres en sí, como para el mismo entorno familiar.

De esta manera, si se acuerda que los hijos deban pasar el 50 % del tiempo de manera equitativa con cada progenitor, no solo se fomenta que puedan pasar mucho más tiempo con cada uno, sino que sus familias también disfrutarían de este derecho.

Y es que, ¿cuántos abuelos hay que no pueden ver a sus nietos todo lo que quisieran, y todo porque solo un miembro de la pareja obtuvo la custodia exclusiva de los niños? Con este tipo de custodia, la presencia de la familia de quien no la ostenta es radicalmente disminuida.

Así, con la mitad de los fines de semana del año y el 50 % de las vacaciones en el mayor de los casos, muchos abuelos y abuelas han de ver cómo pasa el tiempo sin poder disfrutarlo junto a sus nietos tanto como les gustaría.

Además, la custodia compartida permite una repartición más equitativa no solo del tiempo de disfrute de los padres y sus familias con los niños. Además, los gastos derivados de su manutención estarán mejor y más regulados en todo momento.

El bienestar de los hijos ha de primar sobre todo lo demás

Así es. Y antes de pararse a pensar en todos los beneficios que tiene para los padres, abuelos y familiares y la equidad económica que supone, debe tenerse en cuenta ante todo a los propios hijos, quienes pueden desear seguir disfrutando de sus padres por igual.

El momento de la ruptura familiar ya es bastante duro para los más pequeños, como para encima intentar privarles de la oportunidad de disfrutar de ambos progenitores. Así no solo se limita el tiempo de calidad con cada uno.

También se les estaría privando de todas las experiencias vitales enriquecedoras que cada uno de ellos puede aportarles. Por lo tanto, antes de decidirse e imponer un tipo de custodia u otro, habrás de preguntarte: “¿Es esto lo más beneficioso para mis hijos?”.

Mucha gente puede pensar que cambiar de residencia cada quincena puede suponer un gras estrés para los más pequeños, pero lo cierto es que los niños tienen mayor facilidad de adaptación de lo que muchos piensan. Así, es momento de que los padres dejen de pensar precipitadamente en lo que creen que es mejor, y que escuchen a los niños.

Y es que, mientras que el ambiente sea sano en ambos hogares, la custodia compartida es la mejor solución para que los niños crezcan tranquilos, seguros y felices, disfrutando a cada momento de toda su familia al completo. Esa es la mayor y principal ventaja.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: