Qué es la dermatitis atópica y cómo tratarla

La dermatitis atópica es un tipo de eccema crónico que genera diversas afectaciones en la piel, particularmente a través de erupciones y una intensa sensación de picor o comezón.

Es uno de los padecimientos de la piel más comunes, particularmente en niños y recién nacidos; en Europa se tiene una incidencia de entre el 10 y el 15% en el primer año de vida, y aunque no se conocen con exactitud sus causas, sí es algo que puede ser tratado y controlado en gran medida.

Cómo tratar la dermatitis atópica

Aunque existen diversos tratamientos farmacológicos, muchos casos pueden ser controlados sin necesidad de recurrir a tratamientos más agresivos.

Dermatitis atopica tratamiento

Aquí te presentamos algunas recomendaciones importantes.

Humectar la piel

Uno de los factores clave para ir acabando con el malestar, es tratar de mantener la piel humectada, pues esto reducirá las ganas de rascarse, lo cual resulta muy dañino. En este sentido existen cremas especialmente diseñadas para casos de piel atópica, las cuales son muy útiles para aliviar los síntomas y para poder ir regenerando la piel sin componentes nocivos para este tipo de padecimientos.

Si es mucha la molestia y aún no tienes una crema especializada, la vaselina puede ser un humectante auxiliar, y aunque también se pueden usar lociones o ungüentos naturales, es importante que no contengan alcohol, fragancias ni químicos que puedan irritar la piel.

Evitar elementos dañinos

También se deben reducir los factores que pueden alentar la presencia de dermatitis atópica, por ejemplo el uso de detergentes fuertes y jabón debe tratar de evitarse; en su defecto un gel de baño suave o crema lubricante, será una mejor opción.

El agua caliente también debe evitarse, por lo cual los baños frescos y rápidos deben formar parte del proceso de rehabilitación.

El sudor es otro factor que agrava el problema, por lo cual no debe abrigarse demasiado a la persona que lo padece, y también será mejor optar por prendas de algodón, ya que las sintéticas e incluso también la lana, pueden provocar irritación.

Recuerda que también el polen es un elemento que puede complicar la dermatitis atópica, por lo cual debe evitarse dejar la ropa en el exterior en periodo de polinización; aunque el polvo también ejerce una acción similar, por lo que es importante el aseo y la higiene en el hogar.

Tips para tratar la dermatitis atópica

Si el padecimiento es intenso, un humidificador puede ser de gran utilidad, esto mantendrá más húmedo el ambiente, reduciendo así el malestar en la piel.

También será de gran ayuda mantener las uñas bien recortadas, aunque si los niños no pueden evitar rascarse, lo mejor será que duerman con guantes para evitar que se lastimen.

Dermatitis atopica

Cómo prevenir la dermatitis atópica

Aunque se trata de un padecimiento asociado con factores genéticos, y no se conocen con precisión las causas, se ha encontrado que se tiene una mucho menor incidencia en menores que fueron lactados con leche materna.

Se aconseja ampliamente la lactancia materna por al menos 4 meses, lo cual reducirá notoriamente los riesgos; aunque si esta opción no es posible, también existe leche maternizada, particularmente la que es parcialmente hidrolizada, la cual también puede prevenir este mal, más aún si se tienen antecedentes hereditarios.

Si tienes más dudas, consulta información especializada sobre la dermatitis atópica, y desde luego es importante también que consultes con tu médico para buscar los tratamientos más adecuados.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: