¿Es lo mismo un osteópata que un fisioterapeuta?

Cuando tenemos molestias o dolores en la espalda, tenemos que buscar ayuda profesional. En este punto, la duda que nos surge suele ser la siguiente: ¿Debo consultar a un osteópata o a un fisioterapeuta? Esto ocurre cuando no tenemos claridad sobre las funciones, beneficios y alcance de cada profesional, un asunto que aclararemos en las siguientes líneas.

Gracias a la ayuda de la clínica Fisioterapia Zaragoza aprenderemos a diferenciar entre ambas especialidades y sabremos cuál debemos elegir en cada ocasión. Y aunque en primera instancia nos puede parecer exactamente lo mismo, la realidad es que el enfoque del tratamiento y la capacidad de diagnóstico de cada una resultan muy diferentes.

Semejanzas y diferencias entre osteopatía y fisioterapia

La osteopatía es una ciencia médica que se encarga de tratar las dolencias de la espalda desde un punto de vista holístico e integral, y con un enfoque amplio. Así, aborda al paciente desde una esfera visceral, craneal y estructural, realizando un diagnóstico que utiliza diferentes técnicas y tratamientos físicos para las dolencias.

Para la fisioterapia encontramos una definición diferente. Se refiere a la ciencia del tratamiento de dolencias por medio de ejercicios terapéuticos que pueden incluir, o no, agentes físicos. Es decir, que se concentra en el tratamiento localizado para mejorar la función de un determinado grupo de músculos y articulaciones, facilitando su recuperación.

fisioterapia

Entonces, encontramos que, a pesar de sus similitudes de concepto, la diferencia principal entre ambas especialidades médicas es el enfoque de diagnóstico y tratamiento, siendo una más general y la otra un tanto más específica. Partiendo de este punto podemos determinar cuáles son los beneficios que podemos obtener de cada especialista.

¿Cuáles son los beneficios de cada especialidad?

Gracias a la fisioterapia los pacientes obtienen una serie de beneficios, como un mayor grado de flexibilidad, movilidad y potencia muscular, prevención del deterioro físico, alivio del dolor de zonas específicas y recuperación acelerada en casos de tendinitis, esguinces, roturas fibrilares, ligamentos y otras lesiones.

En el caso de la osteopatía, el paciente puede conseguir una sensación general de relajación y alivio a las tensiones de músculos, articulaciones y en general de todo el sistema nervioso. Tiene la capacidad de mejorar nuestra movilidad, ayudar a recuperar el equilibrio, coordinación y elasticidad, contribuyendo con las funciones orgánicas.

Aunque pueden parecer muy similares, los beneficios de cada una varían en función de las necesidades específicas de cada paciente. Cuando se busca un alivio integral y la prevención de lesiones y dolencias, se recurre a un osteópata, mientras que en casos de lesiones ya existentes, es fundamental contar con la experiencia de un fisioterapeuta para la etapa de rehabilitación.

Las unidades de fisioterapia avanzada ofrecen instalaciones de vanguardia y cuentan con especialistas capaces de utilizar las técnicas más eficientes para que los pacientes puedan recuperarse de lesiones y dolencias con mayor rapidez, mejorando su calidad de vida. Incluso, es de gran ayuda para pacientes con discapacidades que dificulten la movilidad de una parte del cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: