Qué ver en Menorca en 2 días

¿Planeas una escapada a Menorca durante el verano? En el edén del mediterráneo encontraremos mucho que hacer durante esta temporada, razón por la cual es importante planificar correctamente nuestro viaje y así poder sacarle el máximo provecho a la ciudad y sus playas. Si tu estancia será breve, te conviene aún más contar con un itinerario preciso.

De entrada, la mejor recomendación es realizar la reserva de un coche de alquiler que te permita desplazarte a placer por la isla a cualquier hora durante tu visita, sobre todo si viajas en pareja, grupos o familia. Esto puedes hacerlo fácilmente con la ayuda de Autos Royal, sin tener que realizar ningún pago por adelantado y con una flexible política de cancelación.

Plan de viaje: dos días en Menorca

Una vez aterrices, te dirigirás directamente a Ciutadella para alojarte en el hotel que hayas previamente seleccionado y comenzar con la travesía. En esta antigua capital podrás encontrar muchos puntos de interés donde podrás capturar fotografías increíbles mientras visitas la Plaza del Borne, la Catedral de Santa María o el Castillo de San Nicolás.

Para el almuerzo de tu primer día, camina por el puerto y encuentra un restaurante en la zona que sea de tu gusto. Tendrás la oportunidad de degustar la gastronomía menorquina de una manera diferente, en un entorno lleno de bares, restaurantes y geniales vistas del mediterráneo. Esta es, sin dudas, una de las experiencias clásicas que no puedes perderte durante una visita a Menorca.

El mismo día puedes comenzar a visitar las playas más espectaculares. Por supuesto, no podrás recorrer toda la isla y conocer sus playas en solo dos días, pero sí que puedes visitar las más impresionantes, como Playa Son Bou y Cala Mitjana, en las cuales podrás realizar actividades acuáticas como buceo y snorkel.

Playa Son Bou Menorca

Segundo día: compras y excursiones

Tratándose de un paraíso natural de majestuosa belleza, será imprescindible que tomemos alguno de sus paseos más emblemáticos y conozcamos en profundidad el entorno. La ruta de las fortalezas te llevará a conocer la infraestructura de la isla durante el siglo XVIII, dándote además vistas privilegiadas que agradecerás.

Además, siendo una isla prácticamente llana, podemos tomar algún recorrido en bicicleta y descubrir los rincones escondidos con la ayuda de un guía. Quienes prefieren las actividades acuáticas pueden optar por navegar un poco, bucear y apuntarse a las diferentes excursiones disponibles hacia las calas cercanas, a escasos minutos de la isla.

Ir de compras en la isla también es posible. En Ciutadella encontrarás mercados y tiendas locales donde artesanos exponen piezas de arte original de la isla, como las famosas avarcas menorquinas que se han convertido en el recuerdo perfecto para llevar a casa. En estos mercados también podrás disfrutar de los dulces típicos de la isla e integrarte por completo en su cultura.Tanto Ciutadella como Mahón son puntos con gran variedad de sitios de ocio en los cuales disfrutar de una bebida fría, pastas y otros platos típicos de la isla para llevarte un grato recuerdo también en el paladar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: