Enfermedades de transmisión sexual: el herpes genital

Si has comenzado a leer este artículo tal vez hayas sufrido algún tipo de enfermedad sexual o eres propenso a sufrir herpes genitales. Para empezar, no debes preocuparte, hay un alto porcentaje poblacional que sufre este mal. Y es que la realidad manda y cuando entras en contacto con este virus, tu cuerpo reproduce sus síntomas de manera habitual, ya que, una vez contagiado, las bacterias se quedan en tu cuerpo permanentemente pues a día de hoy se desconoce cómo hacerlas desaparecer completamente y poder curar el herpes genital de una vez por todas.

Por este motivo, antes de nada, queremos avisarte si aún no has sido contagiado, que al tratarse de una enfermedad de transmisión sexual, su contagio puede evitarse tomando algunas medidas básicas de seguridad a la hora de practicar relaciones íntimas. Usar preservativo siempre que mantengas relaciones sexuales esporádicas es la forma más efectiva de evitar el contagio de esta y otras enfermedades de transmisión sexual.

Si padeces herpes genital, debes saber que existen algunos tratamientos naturales, de los que vamos a hablar a lo largo de este artículo, junto con una escrupulosa higiene íntima son las mejores maneras de sobrellevar este problema íntimo. Pero recuerda que existen también tratamientos farmacológicos que solo puede recetarte el médico, por lo que te recomendamos que le hagas una visita para atajar este problema cuanto antes y así puedas curar el herpes genital masculino o femenino.

Remedios naturales para prevenir el herpes genital

Ahora sí, vamos a hablar sobre algunos remedios que ayudan a aliviar, combatir los síntomas y a reducir las molestias del herpes genital masculino y femenino, porque como decimos una vez que entras en contacto con él no lo puedes erradicar totalmente, pero así al menos con estos remedios podrás tener controlados los brotes.

Remedios naturales para prevenir el herpes genital

Uno de los remedios naturales más conocidos para combatir el herpes genital es el té negro. Esta bebida es una perfecta aliada para aliviar y mejorar las llagas producidas por el herpes genital gracias a sus propiedades antiinflamatorias y calmantes. Para seguir este remedio natural, tan solo tienes que mojar una bolsa de té negro en agua tibia y aplicarla en la zona afectada por el herpes ejerciendo una ligera presión. Debes repetir este proceso dos veces al día y pronto verás y sentirás que la infección mejora.

Por su parte,  el té verde también se utiliza para aliviar los herpes genitales. Para aplicarlo debes hervir un poco de agua con té verde y posteriormente dejar que se enfríe. Después, ya puedes aplicar directamente la infusión en las úlceras y notarás de inmediato cómo se reduce el escozor, sintiendo un gran alivio.

Otra técnica, de muy fácil aplicación, para aliviar las molestias y picores del herpes genital es aplicando frío en la zona afectada. Debes poner hielo en una bolsa de plástico o en un paño o gasa limpio y aplicarlo sobre la parte afectada, dejándolo que el frío actúe durante 10 minutos. Debes repetir el proceso 3 veces al día, pero nunca te apliques el hielo directamente sobre la piel ni por más de diez minutos, pues podría llegar a quemarte. Con esta aplicación de frío conseguirás desinflamar la zona y aliviar el escozor.

Un remedio más de los que se conocen para tratar el herpes genital es la aplicación de aloe vera. Esta planta tiene potentes propiedades antibacterianas que fortalecen nuestro organismo, protegiéndolo de afecciones externas, y la convierten en una de las más idóneas en el tratamiento de infecciones de la piel. Para conseguir aprovechar al máximo sus beneficios, deberás  aplicar gel de aloe vera en las llagas y dejarlo secar, sin enjuagar, para que actúe en profundidad. Debes repetir este procedimiento 2 veces al día para que tu infección mejore.

Hierbas y especias para curar el herpes genital y otra afecciones

La naturaleza pone a nuestro alcance numerosas hierbas y especias para combatir eficazmente el herpes genital y otras enfermedades que podemos sufrir. Es el caso de la equinácea, por ejemplo, que se trata de una planta que suele encontrarse dentro de las primeras elecciones para curar el herpes genital con hierbas. Los motivos para elegirla entre otras son su alto contenido en vitamina C y bioflavonoides, una excelente combinación para mantener el sistema inmune completamente activo y así poder disminuir la cantidad de brotes dolorosos en el año.

Hierbas y especias para curar el herpes genital

Esto mismo nos ocurre con numerosas especias asiáticas que no son demasiado conocidas y cuyas propiedades no podemos obviar. Entre las especias asiáticas que podemos encontrar tras el enlace referenciado, vamos a destacar el Ajenuz, pues tiene múltiples propiedades que nos ayudarán a combatir el herpes genital, y otras muchas afecciones. Para conocer todas las propiedades de estas magníficas especias de Asia, consulta la web referenciada, pero con respecto al Ajenuz y en relación al herpes genital diremos que estimula el sistema inmunológico y combate y previene infecciones.

Otra fantástica especia asiática que te ayudará en tu lucha contra el herpes genital y que mejorará tu estado de salud en general es la Casia, ya que se trata de un gran antibacteriano y tiene propiedades antiinflamatorias. La Casia es una especie aromática de gran parecido a la canela pero con un sabor mucho más intenso, es conocida como la canela china, además de los beneficios mencionados es un clásico para evitar el estreñimiento, previene hemorragias y levanta las defensas del organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: