Estudiar en el extranjero aumenta las posibilidades de conseguir un trabajo

“Es difícil, cuesta mucho decidirlo, se pasa mal al principio, pero al final, todo habrá merecido la pena.”

Esta frase resumen muy bien lo que significa salir al extranjero a estudiar y aprender un idioma de forma nativa, ya que se trata de una de las decisiones más difíciles, pero que según las estadísticas, mejoran las opciones de conseguir un empleo en el futuro. Por ejemplo, según Forbes, saber idiomas aumenta un 37% las posibilidades de encontrar trabajo. Cuando alguien se marcha al extranjero a estudiar, uno de los objetivos principales es el de aprender el idioma perfectamente, y esto mejora las perspectivas laborales.

Las empresas valoran también mucho la presencia en el curriculum de los estudios en países extranjeros, ya que concluyen que se trata de un tipo de perfil dinámico, ambicioso, y con un mejor nivel académico, ya que, por normal general, son los alumnos más destacados los que suelen optar por estudiar en el extranjero.

La etapa escolar, la mejor para salir a estudiar al extranjero

Entre las opciones de estudiar en un país extranjero queremos destacar la etapa escolar, sobre todo en ESO y Bachillerato.

Esto supone una mejora en el desarrollo del adolescente, que aprenderá mucho mejor todo lo referente al idioma a edades más tempranas, y que además podrá adaptarse de una forma más rápida, al haberse generado menos vínculos con el país de origen y su entorno familiar y de amigos.

Sobre todo de cara a la etapa de estudios universitarios, estudiar un año escolar en Estados Unidos, por ejemplo, mejorará el rendimiento futuro en la Universidad, ya que se habrá pasado por una adaptación mucho más dura antes, con lo cual la adaptación a la etapa universitaria será mucho más fácil. Esta mejor adaptación influirá positivamente en su rendimiento académico.

Los curriculum internacionales y la mejora en puestos de trabajo

Las grandes empresas, sobre todo aquellas que operan de forma internacional, apuestan por gente muy preparada para sus mejores puestos, lo cuales obtienen una mejor remuneración y estabilidad.

Si deseamos que nuestro hijo pueda optar por un puesto de este tipo, tenemos que empezar a poner los mimbres para ello. Hay que desarrollar todo el potencial que las personas llevan dentro desde edades tempranas, por ello en cada etapa, debemos optar por las actividades y decisiones que vayan mejor encaminadas a ello.

Estudiar un año académico en el extranjero mejora todos los aspectos de la persona:

  • Mayor responsabilidad, ya que al estar fuera de casa, las responsabilidades del día a día se multiplican.
  • Mayor independencia, sin depender de los amigos de siempre y de los familiares, se empieza a vivir de una forma más autónoma.
  • Mejora la creatividad, ya que ésta se desarrolla más, cuando más se necesita. Y fuera de casa vamos a necesitar creatividad para salir de más de una situación.
  • Mayor proactividad, cuando sales al mundo y ves lo inmenso que es, después cualquier ciudad o espacio te parece más pequeño, teniendo así una mentalidad más dinámica y activa en la vida, lo cual hace más fácil tareas como viajar o la movilidad laboral.
  • Mejora el trabajo en equipo, el hecho de conocer gente nueva, mejora la forma de relacionarse con las personas, y esto por lo tanto mejora el trabajo en equipo.
  • Y por supuesto, mejora la facilidad para aprender idiomas, y comunicarse de forma internacional.

Las empresas buscan todo esto y más cuando necesitan incorporar nuevos trabajadores o necesitan ascender de puesto de trabajo a alguien. Es por ello que se antoja fundamental vivir esta experiencia de trabajar en el extranjero.

Los mejores países para estudiar en el extranjero

El idioma más usado en el mundo es el Inglés, por lo tanto, a la hora de elegir un país para estudiar un año en el extranjero, mejor optar por un país donde la primera lengua sea el inglés.

A continuación vamos a dar algunas recomendaciones de países que son una buena opción para ir a estudiar:

Estados Unidos: Según la empresa ESOenUSA, estudiar en Estados Unidos es la opción más demandada por sus clientes.

Resulta un tanto extraño porque Estados Unidos no se encuentra entre los países más valorados por los rankings de calidad de enseñanza y calidad de vida, pero su estatus mundial, y una sociedad muy orientada a la economía y la empresa, hacen que sea un opción muy solicitada de cara a una futura introducción al mercado laboral.

Canadá: Cuenta con uno de los mejores sistemas educativos del mundo, y con una gran calidad de vida. Además, a parte del inglés, el francés también es idioma oficial, lo cual puede suponer que estudiar un año académico en Canadá permita el poder aprender dos idiomas importantes de forma paralela.

Se puede decir que es una versión mejorada del sistema educativo de Estados Unidos, pero con menor popularidad, y que de cara al curriculum no va a lucir tanto.

Irlanda: Al igual que Canadá, su sistema educativo se encuentra en el “top ten” de los más valorados, lo cual, unido a su cercanía con España, y su uso de inglés como lengua oficial, lo convierte en uno de los destinos más atractivos para estudiar un año escolar en Irlanda.

A nivel Europeo, es uno de los países que más estudiantes extranjeros recibe, y eso dice mucho de un país que no es especialmente destacable a nivel turístico. Su calidad de vida, y la tradición de familias que reciben estudiantes, hacen que la convivencia sea amena y muy fluida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: