Nuevas evidencias respaldan el uso de cigarrillos electrónicos para dejar de fumar

Los cigarrillos electrónicos, o e-cigarrillos, son bien conocidos como una ayuda popular para dejar de fumar, pero la investigación científica se ha tomado su tiempo para ponerse al día y proporcionar respuestas claras sobre qué tan bien funcionan y si es seguro usarlos para este propósito. Es algo razonable conociendo los plazos que se manejan en la investigación rigurosa y el modo en que las evidencias clínicas intentan asegurar sus conclusiones. En ese tiempo el mercado no ha descuidado tampoco su responsabilidad con el consumidor, y basta ver referentes de la distribución europea como Terpy: tienda en línea, para corroborar que la información y los controles de calidad en las sustancias para vapear marcan el camino a seguir en esta industria.

Lo que dice la investigación

Una revisión actualizada de la evidencia, que cubre 50 estudios y más de 12,000 participantes, ahora brinda mayor confianza en que los cigarrillos electrónicos con nicotina pueden ayudar a más personas a dejar de fumar que la terapia de reemplazo de nicotina tradicional; como comestibles o parches. Sin embargo, la evidencia es de certeza moderada, y se necesitan más estudios para confirmar el grado de efecto, particularmente probando dispositivos de cigarrillos electrónicos más nuevos.

La revisión no encontró evidencia de daños graves de los cigarrillos electrónicos con nicotina. Pero los datos fueron limitados, ya que el seguimiento más largo fue de solo dos años; por lo que permanece una incertidumbre relativa con respecto a los daños a largo plazo. En cualquier caso, las previsiones basadas en los datos de los estudios continuados durante plazos mayores a un año no sugieren problemas de importancia en este aspecto. Como siempre, se necesita más investigación para corroborar este extremo.

Mucho más seguros que el tabaco

Fumar mata a uno de cada dos consumidores habituales. La mayoría de las personas que fuman quieren dejar de fumar, pero dejar de fumar puede ser extremadamente difícil y se necesitan mejores tratamientos.

Para muchos, la llegada de los cigarrillos electrónicos representó una oportunidad emocionante. Los cigarrillos electrónicos representaron un nuevo tratamiento para la adicción al cigarrillo, imitando algunos de los aspectos conductuales, sociales y farmacológicos de los cigarrillos. Pero algunos legisladores siguen siendo cautelosos, a pesar del aumento de los resultados de las investigaciones que respaldan los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar.

Mientras que los cigarrillos electrónicos están ampliamente disponibles en algunos países, en otras áreas las políticas actuales incluyen prohibiciones completas de los cigarrillos electrónicos y políticas en las que los cigarrillos electrónicos con nicotina solo están disponibles con receta médica.

La precaución detrás de las regulaciones restrictivas no tiene que ver con si las personas que fuman deben cambiarse a los cigarrillos electrónicos. Si bien todavía hay incógnitas sobre los posibles daños a largo plazo de los cigarrillos electrónicos, los expertos generalmente están de acuerdo en que los cigarrillos electrónicos son considerablemente menos dañinos que fumar, aunque no están completamente libres de riesgos.

Un sector bien regulado

Evali, la enfermedad relacionada con los cigarrillos electrónicos que apareció en los titulares en el pasado, generó preocupaciones importantes sobre la seguridad de los cigarrillos electrónicos. Pero se descubrió rápidamente que esto estaba relacionado con el acetato de vitamina E, un aditivo que se ha encontrado en los líquidos de los cigarrillos electrónicos no regulados. Este aditivo está prohibido en los cigarrillos electrónicos en muchas partes del mundo, incluida Europa.

Ayudar a los adultos a dejar de fumar y proteger su salud y la de los demás no se excluyen mutuamente con el uso del cigarrillo electrónico. Los niños cuyos padres fuman tienen alrededor de tres veces más probabilidades de fumar en la edad adulta. Mientras que se sabe que el humo para fumadores pasivos causa muchos problemas de salud en bebés y niños, incluido el síndrome de muerte súbita del lactante, el daño del vapor del cigarrillo electrónico a los transeúntes está bien controlado en las recomendaciones y reglamentación europeas, y es incomparable al de los cigarrillos.

Al reconocer que ayudar a los adultos a dejar de fumar también es una forma de proteger a la sociedad no fumadora y a los niños, es posible que el debate avance. Esto es necesario para elaborar regulaciones que eviten que los jóvenes comiencen a fumar, y ayuden a los adultos que los rodean a dejar de fumar. Un enfoque que se ha probado es reducir la cantidad de nicotina en los cigarrillos electrónicos. Pero los estudios han demostrado que esto puede tener efectos no deseados: las personas que fuman parecen inhalar más los cigarrillos electrónicos con un contenido más bajo de nicotina para obtener los niveles de nicotina que buscan. La solución ha pasado por dar al consumidor la capacidad de decidir el contenido de nicotina de cada vapeo y así poder reducirla a su propio ritmo.

La nicotina no es la sustancia química que causa las muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo. De hecho, la terapia de reemplazo de nicotina, que proporciona nicotina sin los otros químicos dañinos de los cigarrillos, ha estado disponible para ayudar a las personas a dejar de fumar de manera segura durante décadas. A pesar de su amplia disponibilidad, hay muy poca evidencia de que los no fumadores lo utilicen. Esto se debe a una combinación de factores, pero sin duda el marketing y la regulación han jugado un papel importante.

Conclusiones y propuestas

La regulación de las ventas y el marketing de cigarrillos electrónicos varía sustancialmente en todo el mundo. Aunque esto enturbia las aguas cuando se comunican los posibles beneficios y daños de los cigarrillos electrónicos, las diferencias regionales en el uso de cigarrillos electrónicos pueden ayudar a orientar una regulación efectiva en el futuro. Idealmente, se podrían aprender lecciones sobre las formas de garantizar que los cigarrillos electrónicos estén fácilmente disponibles para las personas que luchan por dejar de fumar, pero que la nicotina no sea atractiva para las personas que no fuman.

A medida que surgen nuevas pruebas, el mensaje sigue siendo el mismo: los cigarrillos electrónicos con nicotina no están exentos de riesgos, pero son considerablemente menos dañinos que fumar. Traducido en acciones: si no fuma, no comience a usar nicotina. Si fuma, considere cambiar.

Referencias:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: