La importancia de mantener una buena salud dental

El pasado 20 de marzo, como cada año, se celebraba el Día Mundial de la Salud Bucodental. En los distintos eventos realizados en todo el mundo se señala que, aunque parece que todavía queda mucho trabajo por hacer, la población ha tomado conciencia sobre este problema y va en la buena dirección. La importancia de mantener una buena salud bucodental y los problemas que puede acarrear la falta de higiene y los cuidados necesarios, están más claros que nunca y, por lo tanto, también se actúa en consecuencia

La salud bucal juega un papel esencial en la salud y el bienestar personal. Solo hay que prestar atención a la cantidad de funciones que realiza la cavidad oral, como la masticación, la deglución, la fonación o el simple hecho de sonreír. Por esto que, la calidad de vida de cualquier persona depende en buena medida de una buena salud buco dental.

Funciones de la cavidad bucal en la nutrición

Contar con una boca sana con unos dientes fuertes y en buen estado, ayudan a masticar y procesar los alimentos adecuadamente, mejorando la digestión. Esto va a propiciar que el organismo aproveche mejor los nutrientes y logre mantener una buena salud general. Por el contrario, una salud bucal deficiente se relaciona con enfermedades como la diabetes de carácter cardiovascular, entre otras. Permitirá fácilmente el paso de infecciones de todo tipo, ya que es un espacio de entrada para virus y bacterias dañinas para el organismo.

Función estética y social

Nadie puede dudar de la importancia de la imagen en el siglo XXI. Unos dientes sanos y una bonita sonrisa influyen en la autoestima y, por tanto, en la confianza a la hora de establecer relaciones sociales y comunicarse con los demás.

Si se descuida la higiene bucal, aparece mal aliento o halitosis, que afecta al comportamiento de quien la padece y le vuelve retraído a la hora de relacionarse socialmente.

La importancia de los laboratorios dentales

Los expertos de la tienda de Ortholab hacen hincapié en la labor que tienen, dentro de lo diferentes tratamientos dentales, los laboratorios. La última tecnología aplicada a la salud bucodental junto a la colaboración de los mejores técnicos especialistas hace que se consigan grandes resultados para aquellos pacientes que lo necesitan.

Gran parte de los tratamientos bucodentales que se realizan en las clínicas requieren de los trabajos técnicos de laboratorio. En este sentido, un buen tratamiento dental como la colocación de un implante, por poner un ejemplo, necesita de una óptima planificación y un buen laboratorio que provea de los mejores materiales, como Ortholab.

Estos laboratorios son necesarios para proveer del material ortodoncia a las resinas para hacer empastes o reconstrucciones, y proveer de las marcas de vanguardia para implantes o prótesis fijas o removibles.

La higiene dental en casa

La higiene es un hábito que se debe instaurar en la infancia para que acompañe a cada individuo el resto de su vida. Tener una dentadura y unas encías sanas va mucho más allá de una cuestión estética. Los padres tienen la obligación de conseguir que sus hijos entiendan y asuman la importancia de la higiene bucal y aprendan las rutinas que deben llevar a cabo para mantenerse saludables.

Aunque las visitas al dentista son obligadas cada seis meses o un año como máximo, estos son los hábitos que se deben seguir en casa.

Cepillado de dientes

Adoptar una buena rutina de higiene dental en el hogar es la base de una adecuada salud bucodental previene patologías como las caries, muy frecuentes en la infancia, la gingivitis y periodontitis, la halitosis, entre otros.

Es necesario cepillarse los dientes después de cada comida, ya sea con un cepillo manual o eléctrico. Es aconsejable, en cualquier caso, que sus cerdas sean suaves o de dureza media para no dañar las encías. También se deberá consultar periódicamente al dentista que lleve a cabo las revisiones del estado de la boca y recibir instrucciones sobre cuál es la mejor técnica de cepillado.

En relación al dentífrico a utilizar, también se puede pedir consejo al especialista, hay una inmensa variedad en el mercado. Los enriquecidos con flúor funcionan muy bien porque refuerzan el esmalte. Es recomendable completar la higiene con el uso de hilo dental al menos una vez al día.

No olvidarse de la lengua

La boca no son solo dientes y encías, la lengua también necesita sus cuidados para mantenerse limpia y sana, libre de bacterias, pues acumula una gran cantidad de patógenos. En muchos casos, es precisamente la lengua la responsable del mal aliento.

Además de cepillarla al igual que se hace con los dientes y encías, resulta conveniente hacerse con un utensilio específico, como un raspador lingual que debe utilizarse después de cada comida.

Cuidar la alimentación

Para mantenerse sanos, la alimentación es clave, en el caso de la salud bucodental no es diferente. Llevar una dieta equilibrada es el mejor modo de fortalecer los dientes, con una aportación diaria de nutrientes de calidad y vitaminas.

Del mismo modo, se hace necesario reducir la ingesta de comidas que favorecen la aparición de caries dentales, como los alimentos azucarados, los zumos, los refrescos, la bollería industrial…

Además, algunos alimentos que no afectan a nivel de salud, sí que lo hacen a nivel estético, ya que su consumo hace que se manchen los dientes. Algunos de ellos son el vino tinto, el té, el café… En caso de querer lucir dientes más blancos es necesario limitar su ingesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: