Sobre el uso de los ingredientes en la gastronomía andaluza

Dicen por ahí que cada plato esconde un secreto para que quede perfecto. Durante mucho tiempo este toque lo han tenido las abuelas, por su experiencia y la sazón que han desarrollado a lo largo del tiempo. Pero poco a poco, estos secretos van saliendo a la luz y hoy desvelaremos los de la cocina de Andalucía.

Una de las principales ventajas que tiene Andalucía es la mezcla de distintos territorios que hacen posible que se desarrollen productos muy variados, que más tarde forman parte de los ingredientes básicos para sus preparaciones. Esto ha sentado las bases para que su cocina se presente como una de las mejores opciones, tanto a nivel de España como del mundo entero.

Evidentemente, cuando nos referimos a secretos estamos hablando de esos tips especiales dentro de sus preparaciones, que logran despertar el apetito de cualquier comensal. Aunque también podría referirse a recetas como el exquisito salmorejo cordobes, en esta oportunidad iremos un poco más allá de las recetas, porque a veces estos datos son los que hacen falta para lograr un plato de 10.

El desayuno andaluz

Parte de conocer los secretos de cualquier cocina está en saber de qué forma distribuyen sus técnicas e ingredientes. Todos sabemos que las comidas diarias son básicamente tres: desayuno, almuerzo y cena, con una o dos secundarias como la merienda.

Salmorejo cordobes

Pues bien, que un área geográfica tenga un desayuno típico como la tostada, es un hecho que confirma la calidad que imprime a sus platos. El asunto en este plato, que básicamente consiste en una rueda de pan untada con aceite de oliva y aderezada con sal y ajo, es lograr el punto exacto a la hora de tostar.

A las personas les agrada que la sensación de que al partirlo parezca una galleta y que pueda mojarse en alguna bebida, como café o chocolate. Aunque generalmente se sirve con otro tipo de añadidos como tomate o jamón, lo tradicional es el uso de los pocos ingredientes ya mencionados, pues eran con los que contaban sus creadores al momento de diseñarlo.

Las carnes

Son muchas las variedades que existen en esta materia, pero para lograr que los platos inspirados en recetas de Andalucía queden tal y como debería, es indispensable que se utilicen las carnes que han sido base para su creación.

Las dos carnes específicas que tienen una especial mención en su gastronomía es la carne de caza y el cerdo ibérico. De este último es de donde se obtiene el jamón serrano, tan cotizado en el mundo. Y dentro de las principales recetas que se han obtenido, y que son referente en cualquier restaurante de la zona, están los callos a la andaluza o el plato alpujarreño, que se hace con una base de jamón serrano.

En referencia a la caza, se trabaja con buen ánimo el jabalí y el venado, sobre todo en la zona de Sierra Morena. Con este tipo de carnes se hacen platos como guisos y chacinas. Otro tipo de carne de caza a las que se le da buen valor es a la de conejo, corzo, perdiz, etc.

Los lácteos

Aunque no tienen una presencia muy fuerte dentro de la gastronomía, en general sí que tienen un especial valor que le imprimen realce de unos productos bien trabajados. Dos de los quesos más demandados y que siempre estarán entre las preferencias de los comensales son el de cabra y el de oveja.

Las hortalizas

Las tierras de Andalucía son muy ricas en la producción de distintas variantes de hortalizas, que sus habitantes han sabido aprovechar a su favor. Muchas de sus sopas frías y calientes están hechas a base de hortalizas que se aprovechan sobre todo en la época de mayor cosecha, donde suelen tener un sabor más pronunciado y se encuentran en la mejor temporada.

Dentro de las variedades que más destacan son el tomate, el ajo, aceite de oliva y pimiento. Con estos como base realizan innumerables recetas como la alboronía o la pipirrana. Pero también juegan un papel fundamental en el salmorejo, los gazpachos, etc.

Los cereales

Esta es una parte fundamental en la dieta de cualquier persona, porque los cereales son ricos en nutrientes. En esta zona, se usa mucho la miga de pan, hecha a base de trigo para realizar distintas preparaciones, como el conocido salmorejo.

Hay otras alternativas como el arroz de grano largo, con el que se practica el uso de unos arroces muy especiales que dan gusto de probar y que se prefieren preparar con carnes como la de pichón. Dentro de esto también destacan los reconocidos arroces caldosos que se hacen en distintas versiones. Incluso con mariscos, que son los más conocidos en Huelva.

Los pescados y demás frutos del mar

Gracias al contacto con los cientos de kilómetros de costa que tiene esta región, no es de extrañar que su cocina tenga una buena influencia de productos marinos. Uno de los pescados que se consumen mayormente es el atún, debido a que su pesca es muy popular.

En cuanto a los mariscos, podemos presentar el langostino de Sanlúcar, la gamba blanca y otros crustáceos como la quisquilla. Gracias a toda esta variedad se preparan innumerables platos, dentro de los cuales se pueden destacar el atún encebollado, los erizos de mar, el espeto de sardinas (el cual es muy consumido en días de playa), los fideos con caballa y la urta a la roteña.

Como ves, los practicantes de este tipo de cocina tienen a su favor que sus platos siempre son llamativos y con un sabor único que les acompaña tras cada servida.

Puede que en cada zona geográfica del mundo sus habitantes defiendan sus platos como los mejores del mundo y eso está bien, al final, la mezcla de sabores y tanta variedad de opciones que conocemos y tenemos por conocer se han establecido así por el interés milenario en desarrollar nuevas formas de consumir los alimentos.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: