La inseminación artificial (IA): ¿Qué es y en qué consiste?

La Inseminación Artificial (IA) es un tratamiento de reproducción asistida sencilla, mediante la cual se introduce una muestra seleccionada de semen en el útero de la mujer. El objetivo de la técnica es incrementar el potencial de los espermatozoides, ofreciendo mayores posibilidades de fecundación y consecución del embarazo con respecto a la relación sexual.

¿Qué es la Inseminación Artificial (IA)?

Durante el proceso, la muestra de semen proveniente de la pareja o un banco semen es procesada en el laboratorio. Se seleccionan únicamente los espermatozoides móviles con mayores probabilidades de fecundar el óvulo. Se trata de un procedimiento indoloro y menos invasivo que otras técnicas de fecundación asistida. En la página de esta clínica especializada en inseminación artificial en Madrid es posible encontrar más información sobre el proceso.

Considerando el origen de la muestra de semen utilizada para el procedimiento, es posible hacer la distinción entre dos tipos de inseminación artificial:

  • Inseminación Artificial Homóloga (IAH) y conyugal (IAC). Se refiere a cuando se utiliza una muestra de semen proveniente de la pareja o cónyuge. Este tipo de inseminación artificial se asocia a una probabilidad de éxito del 40,3%.
  • Inseminación Artificial Heteróloga o con semen de donante (IAD). Se utiliza una muestra proveniente de un banco de semen, es decir, de un donante anónimo. Este tipo de inseminación posee una tasa de éxito de 56,2%.

Bajo esta técnica, las probabilidades de conseguir un embarazo se incrementan debido a los siguientes factores:

  • Se utiliza una muestra de semen que ha sido procesada en el laboratorio, seleccionando solo a los espermatozoides móviles con mayor capacidad para fecundar el óvulo.
  • Previamente se habrá realizado un proceso de estimulación ovárica, con el objetivo de fomentar el desarrollo de varios folículos ováricos. Al controlar el crecimiento y maduración de los folículos ováricos se incrementan las probabilidades de alcanzar el embarazo.
  • Se deposita la muestra en el útero en el momento aproximado cuando el ovario ha liberado uno o dos óvulos.
  • La programación del procedimiento se planifica para que coincida con el momento más adecuado para el crecimiento y maduración de los óvulos.

¿Cómo se realiza el tratamiento de Inseminación Artificial (IA)?

A continuación, te presentamos la forma en que se realiza el tratamiento de IA paso a paso.

Estimulación ovárica

El tratamiento inicia con la administración de hormonas que estimulan la producción ovárica (gonadotropinas). Durante esta etapa se harán controles periódicos con el objetivo de evaluar el nivel de desarrollo folicular. La estimulación ovárica se realiza durante unos 10-12 días, consiguiendo asegurar el desarrollo de dos óvulos en lugar de uno.

Inducción de la ovulación

El especialista realizará un seguimiento de la estimulación por medio de ecografías y estudios de sangre. Cuando es notorio que uno o dos folículos ovulares han alcanzado un nivel de desarrollo óptimo, la paciente recibirá una inyección de hormona hCG y la inseminación artificial se programará para ser realizada en las 36 horas siguientes.

Preparación de la muestra de semen

La muestra de semen se prepara el día de la inseminación. El objetivo de este paso es optimizar la calidad del semen y asegurar las probabilidades de fecundación, lo cual se logra descartando espermatozoides muertos, inmóviles o que tengan dificultades para el desplazamiento, dejando la máxima concentración de espermatozoides móviles.

Si se utilizará semen proveniente del cónyuge o pareja, entonces el hombre tendrá que entregar la muestra de semen al menos dos horas antes del procedimiento.

Inseminación asistida

Se realiza de forma ambulatoria y sin sedación. Tras la colocación de un espéculo, se introduce una pequeña muestra de semen con ayuda de una cánula en el interior del útero. La paciente debe descansar unos minutos y el especialista le comunicará la fecha más apropiada para realizar una prueba de embarazo, normalmente unos 15 días después de la inseminación.

Los especialistas recomiendan seguir con las actividades normales del día a día, evitando únicamente las actividades de alta intensidad.

Beta espera y seguimiento gestacional

La beta espera es el tiempo que transcurre entre la finalización del tratamiento de IA hasta el momento en que se puede realizar una prueba sanguínea de embarazo. Si el resultado es positivo, se realizará una ecografía donde se confirmará la presencia del saco embrionario. Una vez que la paciente ha sido dada de alta, puede continuar el control del embarazo con su ginecólogo.

Esperamos haber podido resolver algunas de tus dudas con respecto al procedimiento de Inseminación Artificial (IA). Si necesitas más información, siempre puedes acudir a tu clínica especializada de confianza donde recibirás respuestas personalizadas a todas tus inquietudes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: