El masaje tradicional tailandés: un arte milenario

El masaje tailandés es uno de los pilares de la medicina tradicional de ese país y que con el paso del tiempo se ha ido extendiendo hacia occidente. Tal como ocurre con disciplinas como el Yoga y la meditación, el Thai Massage tiene raíces milenarias y representa una auténtica filosofía de vida que aporta diferentes beneficios.

La disciplina fue creada por Shivago Komarpaj, quien según la tradición budista pâl, se desempeñaba como el médico de cabecera de Buda hace ya más de 2500 años. La combinación entre la medicina tradicional china y conocimientos ayurvédicos, permitió el desarrollo de cuatro disciplinas: herbolaria, medicina nutricional, masaje tailandés y las prácticas de tipo espiritual.

Según los tailandeses, la práctica no solo tiene la capacidad de aliviar dolencias físicas, sino que también sana el alma de las personas. Por esta razón, su aplicación regular es considerada como una forma de medicina terapéutica y preventiva, con la cual las personas tendrían la posibilidad de desarrollar una vida mucho más armoniosa.

Beneficios del masaje tailandés en nuestra vida diaria

El masaje tailandés es una tradición que se ha mantenido a lo largo de los siglos, siendo transmitida entre padres e hijos. Es una práctica consagrada e incluso considerada como sagrada y que con el paso de los años ha ganado aceptación en la cultura occidental. Algunos de los beneficios que se pueden obtener, los enumeramos en las siguientes líneas:

Desbloquea el flujo de energías

Tal como ocurre con la gran mayoría de las disciplinas orientales, se considera que el origen de todos los problemas de salud que padecen los seres humanos, guardan relación con el flujo de las energías. Cuando existen bloqueos o interrupciones en el flujo de la energía, la persona comienza a manifestar estrés, dolores e incluso enfermedades de mayor gravedad. 

Con el masaje tailandés se consigue un equilibrio en el flujo de energías a lo largo del cuerpo, lo cual conduce a un mejor estado de salud y ánimo.

Mejora la flexibilidad de los músculos, ligamentos y tendones

Se trata de una técnica que por sus beneficios ha inspirado a otras terapias modernas. Esto se debe, principalmente, por su capacidad de mejorar la flexibilidad en músculos, ligamentos y tendones, algo bastante útil para aliviar dolencias en personas que practican deportes o quienes tienen trabajos que requieren esfuerzo físico constante.

Favorece la relajación física, mental y emocional

Toda la experiencia de recibir un masaje tradicional tailandés resulta gratificante. El nivel de relajación logrado por la combinación de masajes y aromas, consigue que las personas entren en un estado de relajación extremo. Al final de una sesión de masaje, sentirán la mente ligera y un estado emocional más ecuánime.

Reduce el estrés

Sin duda, este es el beneficio principal por el cual miles de personas en todo el mundo acuden a salones especializados en esta técnica milenaria. Al aumentar nuestra energía vital, eliminar la fatiga y reducir las dolencias musculares, la persona conseguirá librarse del estrés acumulado con mayor facilidad.

Estimula la circulación sanguínea

La correcta circulación sanguínea ayuda a que los músculos reciban la cantidad de oxígeno necesaria para funcionar adecuadamente y así las actividades cotidianas sean menos agotadoras. También consigue estimular el sistema inmune, convirtiéndose en una herramienta más en la lucha contra las enfermedades ocasionadas por virus, bacterias y hongos.

Equilibra el sistema nervioso central

Otro punto a favor del masaje tailandés es su capacidad para inducir la relajación y calmar el sistema nervioso central. Si eres una persona ansiosa, con un alto nivel de estrés, depresión y padeces de insomnio, te convendría tomar algunas sesiones de este tipo de masaje para ganar tranquilidad y paz mental.

Tal como has podido observar, la lista de beneficios ofrecida por esta técnica es bastante amplia e interesante.

¿Cada cuanto tiempo se recomienda el masaje tradicional tailandés?

Dentro de la cultura tailandesa, se recomienda participar en una sesión terapéutica al menos una vez por semana y convertirlo en parte de tu rutina de vida. Es por esto que se considera como una filosofía de vida más que como una técnica de masaje aislada. Por supuesto, todo va a depender del paciente y sus necesidades.

Existen personas que evidencian los efectos benéficos de la técnica desde la primera sesión, mientras que otros tienen problemas de salud mayores o bloqueos de energía más potentes y les tomará un poco más de tiempo llegar a recuperarse por completo. En cualquier caso, cada persona tiene la oportunidad de tomar la decisión adecuada en función a su propia experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: