La mejor opción cuando se piensa en calefacción

Llega el invierno y con él, el único sitio permanente que se puede acondicionar para refugiarse y mantenerse abrigado es el hogar, por eso se debe tener muy en cuenta el tipo de calefacción que se desea utilizar.

Y si se piensa en economizar, hay que analizar los precios de instalación, la seguridad dentro de la casa así como la factura con el reflejo de los gastos por consumo. Es por ello que la calefacción a gas se ha convertido en la mejor opción para cubrir las necesidades de temperatura en el hogar a un precio más que razonable.

La economía es lo primero

Para mantener una casa, además de limpiarla constantemente y pintarla de vez en cuando, también es inevitable pensar en los servicios básicos para poder vivir dentro de ella y uno de estos es la calefacción, que siendo necesaria en el invierno también resulta un tanto cara de mantener. Ahora, si la decisión es utilizar calefacción a gas, se debe saber que las tarifas de gas resultan mucho más económicas que otros tipos de calefacción conocidas.

Tipos de calefaccion para casa

Entonces, aunque la calefacción a gas es más económica también tiene su consumo y si a esto se le suma el gasto de electricidad, agua, teléfono y demás, entonces el precio total que se debe invertir para cubrir estas necesidades termina siendo muy elevado. Por lo cual es preciso tener una cultura de ahorro con el gas que se puede lograr aplicando técnicas sencillas para alcanzar una baja tarifa de gas a final de mes.

Estos consejos van desde poner el termostato a los grados adecuados (preferiblemente a 21º), aprovechar el sol que aporta calor durante el día, hacer una revisión en las instalaciones antes de comenzar la temporada de frío, hasta tener presente todas las áreas del hogar teniendo en cuenta cuáles son las más cálidas.

La seguridad: una característica imprescindible

Cuando se ha decidido instalar la calefacción a gas en casa, lo más recomendable es garantizar la seguridad previendo que dicha instalación sirva al 100% durante toda la temporada de invierno. Por ello, estos procedimientos deben hacerlo equipos especializados en la materia. En este caso se pueden conseguir empresas para contratar luz y gas de una vez, lo que resulta aún más cómodo ya que se estarían cubriendo dos servicios a la vez.

También es necesario proporcionar un buen mantenimiento de las instalaciones, así como hacer un uso responsable de los equipos de gas para que mantengan un excelente funcionamiento, ya que la mayoría de accidentes han sucedido debido a la falta de revisión de los aparatos antes de ponerlos en marcha.

Por ejemplo, con gas canalizado, las empresas distribuidoras de gas deben realizar una inspección cada cinco años. Ahora, si el gas es de propano y butano, es el usuario quien debe ponerse en contacto con la empresa para realizar la inspección que debe realizarse en un mismo período de 5 años.

Los consejos nunca están de sobra

Existen muchas maneras para ahorrar en cuanto a calefacción a gas se refiere, así como para mantener la casa segura. En cuanto al ahorro se debe tener en cuenta:

  • La temperatura ideal para mantener caliente el hogar oscila entre los 19º a los 21º. Subir de ahí la temperatura implica un incremento del 7% en el gasto de energía y en definitiva, de dinero. Por la noche, la temperatura puede ir de 15º a 17º.
  • Un buen aislamiento garantiza mejor concentración de calor. Por eso, reforzar las ventanas con marcos de madera y doble cristal reduce en un 49% la pérdida de ese calor tan anhelado.
  • Si la mayor parte del día el usuario está fuera de casa, se recomienda ajustar la calefacción con la finalidad de no dejarla encendida durante el día, programándola para que se encienda media hora antes de llegar al hogar para tenerlo caliente.

Ahora, si de seguridad se trata:

  • Hay que tener presente la llama de la combustión que debe ser de color azul y no presentar ruidos extraños.
  • También hay que evitar derrames de líquidos o corrientes de aire que puedan apagar la llama.
  • Evitar obstruir las rejillas de ventilación es fundamental.
  • De notar que exista olor a gas dentro de la casa, abrir las puertas y ventanas evitando del todo accionar chispas o llamas y cerrando de inmediato la llave de paso del gas.

Ya sea por economía o seguridad, la calefacción a gas es la más recomendada debido a su comodidad y limpieza. Así que durante el invierno no hay que pensarlo mucho si se quiere tener un hogar cálido y seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: