Mobiliario adaptado para minusválidos y discapacitados

En cualquier momento de nuestras vidas podemos ver mermada nuestra capacidad de movimiento. No nos referimos solo a las capacidades que van diezmando con la edad, sino a aquellos cambios radicales, en contra de nuestra voluntad, ocasionados por accidentes o por alguna situación puntual que nos dejan consecuencias físicas, motoras y psicológicas. Lamentablemente a diario, las personas con dificultades deben enfrentarse además a las incomodidades del diseño de los espacios donde deben desenvolverse.

El entorno de las personas discapacitadas es muy difícil de diseñar y adecuar. En este artículo te daremos algunas recomendaciones y sugerencias que permitirán hacer más fácil el entorno a aquellas personas que padecen alguna discapacidad.

Mejorar y adecuar los espacios donde las personas discapacitadas se desenvuelven hará fácil la cotidianidad de estas valiosas personas.

Por la plena seguridad de niños, ancianos, personas invidentes o aquellas personas que tienen alguna dificultad de movimiento el entorno donde se desenvuelven debe tener al menos las siguientes características:

Ambiente o entorno

En el ambiente o entorno donde se desenvuelve una persona discapacitada se debe asegurar que dicha persona tenga acceso a todos y cada uno de los objetos que le rodean con facilidad. Es por ello que es muy importante una correcta y adecuada distribución del mobiliario y de los equipos.

Ambiente o entorno para personas discapacitadas

Aquí te dejamos 5 aspectos a considerar para que el ambiente o entorno de una persona discapacitada sea el más adecuado:

  • Una correcta iluminación es esencial para evitar reflejos y deslumbramientos que puedan afectar la visión de una persona discapacitada.
  • Reducir la emisión y el exceso de ruido sin aislar completamente a la persona con discapacidad auditiva garantizara que no se afecten el resto de los sentidos evitando así posibles accidentes.
  • La ubicación del mobiliario debe quedar fuera de la línea de tránsito de una persona con discapacidad motora.
  • Evitar en toda circunstancia los objetos móviles, difíciles de ver o ubicar y de muy baja estatura.

Un elemento importante: las mesas

Las mesas para personas discapacitadas deben ser diseñadas con la suficiente amplitud que permita una movilidad efectiva, permitiendo también el cambio posturas.

Mesas para personas discapacitadas

Las personas con alguna discapacidad física o motora que requieran sillas adaptadas deben tener mesas con la forma y la altura adecuadas para no dificultar su uso.

Sobre las sillas

Si hablamos sobre el mobiliario adecuado para personas con algún tipo de discapacidad, especialmente aquellas que requieren una silla de ruedas, debemos conocer cómo deben de ser estas sillas. Las sillas de ruedas deben tener la capacidad de ajustarse a las características físicas, ergonómicas y antropométricas de la persona discapacitada que la va a usar.

En cuanto a la altura, debe estar en no menos de 40 centímetros y no mayor a 55 centímetros. Es muy importante que dicha altura pueda ser regulada. En cuanto al asiento, para mayor comodidad y ergonomía debe estar entre 5 y 10 grados.

El diseño del borde de la silla de una persona discapacitada debe ser redondeado. Esto no lastimara ninguna de las partes del cuerpo de la persona que use la silla.

Cocina para personas discapacitadas

Además de adecuar el entorno y el mobiliario de una persona discapacitada hay que tener presente la buena accesibilidad que tengan estos espacios. Ya que las entradas a las casas o edificios deben contar con las rampas y apoya brazos necesarios para facilitar la entrada y la salida de estas personas.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: