¿Por qué usar gafas o lentillas, cuando puedes operarte?

Gracias a una rápida y segura operación la miopía, hipermetropía o astigmatismo puede ser corregida permitiendo a la mayoría de las personas prescindir de las gafas y las lentillas. Sin duda alguna no depender de ellas para tener una correcta visión permite mayor independencia y en definitiva una mayor calidad de vida. Se trata de una operación eficaz y rápida, y que da la posibilidad de que más del 95% de los pacientes alcance una mejor visión que la que obtienen utilizando gafas y lentillas.

Las operaciones de cirugía refractiva corneal corrigen defectos de visión tales como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo con técnicas láser. Esta operación modifica la curvatura de la córnea de manera permanente, consiguiendo así que las imágenes se enfoquen de forma correcta en la retina.

¿Cuáles son las ventajas de la cirugía refractiva?

Esta operación mejora la calidad de visión notablemente, en relación a cómo lo hacen las gafas y lentillas. Además de esto evita complicaciones relacionadas con el uso abusivo de lentillas, y permite realizar deportes de manera cómoda (algo que en muchas ocasiones no es posible con las gafas) y también una mayor comodidad en actividades del día a día, como afeitarse o maquillarse. También permite ejercer profesiones que precisan una óptima visión, como en el caso de policías, bomberos o pilotos.

A todo lo anterior hay que sumar que esta intervención supone un ahorro económico a largo plazo con respecto a las gafas y lentillas.

¿Quién puede operarse de miopía, hipermetropía o astigmatismo?

Con respecto a los requisitos generales para ser operado de miopía, hipermetropía o astigmatismo, estos son: haber cumplido la mayoría de edad; mantener estable durante los últimos años el defecto de refracción (es decir, no se puede haber incrementado el número de dioptrías durante el último año); y tener una buena salud ocular.

Para comprobar este último extremo, en los centros Vissum se realiza un examen ocular completo que incluye más de diez pruebas médicas: medición del error de refracción; toma de tensión ocular; biomicroscopia ocular; tonometría; pupilometría; dilatación pupilar y topografía con paquimetría. Un cirujano experto en este campo evaluará cada caso concreto, descartando aquellos casos en los que no sea posible o recomendable y prescribiendo la técnica quirúrgica más adecuada.

Operacion de vista

Descansos antes de la operación

Los usuarios de lentes de contacto tienen que hacer un descanso de dos semanas para realizarse las pruebas anteriores a la operación, dado que la córnea tiene que recuperar su forma natural. También han de tener un descanso de cuatro semanas antes de la operación.

De forma general, la miopía se puede operar con cirugía refractiva en los pacientes con hasta 8 o 10 dioptrías; la hipermetropía hasta las 6 o 7, y el astigmatismo hasta las 5 o 6. Dependerá siempre tanto del grosor como de la curvatura de la córnea y será el cirujano quien lo evaluará en función de las condiciones de cada caso y de las expectativas de cada persona.

La técnica Smile, mínimamente invasiva

La nueva técnica Smile, tercera generación de láseres,  mantiene la estructura corneal y permite, a través de una incisión mínima corregir la curvatura. Es también recomendado para personas con ojo seco severo.

En casos de muy alta graduación o córnea fina en la que no puede aplicarse el láser, se pueden implantar lentes intraoculares fáquicas, las cuales quedan por delante o por detrás del cristalino de los pacientes más jóvenes (depende del tipo de lente que se elija). En el caso de los pacientes con más edad, la solución óptima son las lentes pseudofáquicas, que sustituyen al cristalino y evitarán en el futuro la operación de cataratas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: