Los mejores consejos para organizar tu armario

Debes considerar tu armario como una pequeña habitación de madera con fines organizativos. Saca todo lo del armario, límpialo y vuelve a organizarlo. Una vez limpio, evalúa el diseño y los accesorios de almacenamiento.

Los preparativos: Cómo aprovechar al máximo el espacio

Usa cada centímetro de espacio del armario para almacenar ropa, accesorios u objetos. Veamos cómo podemos organizarlo y aprovecharlo bien con organizadores para armarios que puedes tener a tu disposición.

Establece zonas dentro del armario para guardar objetos diferentes. Instala barras para colocar la ropa a diferentes alturas. Tres barras cortas proporcionan un mejor almacenamiento que una larga. Instala la más baja y la más alta en una sección del armario y la del medio, a la altura de los ojos, en otra sección.

La barra baja es ideal para colgar tops, faldas y pantalones. La barra alta para camisas y trajes. Y la barra a nivel de los ojos para vestidos. Instala un estante encima de las barras. Instala estantes cortos o ganchos en las paredes laterales del armario, en cualquier espacio que no esté cubierta por ropa colgada. Añade ganchos en la parte interior de la puerta del armario si es posible.

Ordenar tu armario

Utiliza la parte interior de la puerta, el espacio del suelo y todas las paredes interiores para los zapatos, accesorios para el pelo o lo que se te ocurra. Todo esto verás que aumenta y maximiza la cantidad de espacio de almacenamiento útil en el armario.

Toma las medidas de tu armario lo más precisas posible para que puedas sacar el máximo partido a las compras que tengas que hacer de material extra para almacenaje (estantes, barras, cubículos o repisas).  Cualquier estantería debe ser ajustable por si necesitas o decides cambiarlo de sitio más adelante.

Es aconsejable que las perchas tengan varias barras. Sus ganchos pueden servirte para colgar cinturones, bufandas, corbatas, sujetadores, camisolas o camisetas de tirantes. Debes decidir también una forma de almacenaje de zapatos, dependiendo del espacio que tengas. Normalmente donde mejor estarán es en la parte baja del armario.  Puedes usar estanterías o cubículos a ras del suelo. Si prefieres dejar las cajas donde vienen, etiqueta las cajas para reconocer rápidamente qué zapatos están dentro de ellas.  Y si no tienes espacio para zapatos en el armario, prueba a comprar un zapatero.

¿Qué debo guardar y qué tirar?

Cuando la reforma de tu armario haya finalizado, es el momento de empezar a decidir qué prendas te quedas y cuales tiras, vendes o donas. Si no te has puesto esa prenda en el último año, tírala.

Asimismo, si no te vale o no te queda bien porque has ganado o perdido peso, deshazte de él.  Si de verdad crees que no te puedes deshacer de una prenda en concreto, marca la percha con un post-it y si la usas en un año quítale el post-it. Pero si dentro de un año, la percha sigue con el post-it, es hora de tirarla.

Usa perchas apropiadas para cada tipo de prendas. Si tienes vestidos o trajes de fiesta, guardalos en perchas con cubiertas acolchadas. Las chaquetas se mantienen mejor en perchas de madera y las de plástico son buenas para las camisas. Intenta evitar las perchas de alambre y quita las cubiertas de plástico que vienen con la ropa de la tintorería, pues no permite que el tejido de la ropa se oxigene y respire. En caso de querer cubrir trajes o prendas de vestir, prueba con cubiertas de tela. Las puedes encontrar en cualquier gran supermercado o tiendas de muebles o decoración.

Sitúa las prendas que más usas en un lugar de fácil acceso dentro del armario, a la vista. Las que casi nunca usas en lugares más altos y las que usas pero menos a menudo, en lugares más bajos, debajo de las prendas colgadas en las perchas.

Cuelga trajes, vestidos, blusas, pantalones y faldas en sus perchas apropiadas. Dobla los jerséis, las camisetas y los shorts y colócalos en cajones.  Los bikinis, bañadores y camisetas de cuello alto puedes guardarlos en cajas etiquetadas o los puedes rotar en lugares altos o bajos del armario, dependiendo de la temporada.

Si tienes cazadoras de cuero,  mantenlas en fundas de lona para evitar que se agrieten y la piel pueda oxigenarse y respirar. Los abrigos y cazadores siempre es mejor guardarlos en otro armario, quizás a la entrada de tu casa. La ropa de otra temporada puedes almacenarla en un estante en el ático, en maletas en el sótano o trastero y recuerda cubrirla con fundas protectoras, siempre mejor de tela. Para un mayor ahorro de espacio, puedes guardar las prendas, con sus correspondientes fundas, en bolsas al vacío.

Como organizar tu armario

Cuando organices jerséis doblados, colócalos en pequeñas pilas verticales para evitar que se caigan. Coloca los más gruesos en la parte inferior y los más finos en la parte superior. Si tienes a mano alguna caja o contenedor que te quede libre en el armario puedes organizar los jerséis allí mejor, pues de este modo tendrán su espacio y te aseguras de que no acaben descolocados o tirados por entre los estantes.

Añade protección contra las polillas a la caja o si los tienes en un estante, coloca una bolsita antipolillas cerca. Cuelga las prendas por tipo (trajes, pantalones, camisas, faldas) y por color. De esta forma te será mucho más fácil saber dónde está cada cosa y será mucho más agradable a la vista abrir tu armario. Ya no te hará falta tener que preparar la ropa la noche antes, la elección será más fácil y estarás listo/a en menos tiempo.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: