¿Es aconsejable pedir un préstamo rápido sin aval?

Hay algunas ocasiones en las que las circunstancias personales (tanto económicas como laborales) nos obligan a buscar dinero urgente por la llegada de algún gasto imprevisto que no podemos afrontar en este momento. En los últimos años han aparecido muchas empresas que nos dan la oportunidad de obtener un préstamo rápido sin necesidad de avales o nóminas.

¿En qué consisten estos préstamos rápidos?

Como su propio nombre indica, los créditos o préstamos rápidos hacen referencia a aquellos que tienen una tramitación ágil y fácil para el cliente. La gran mayoría de estos préstamos no necesitarán la presentación de ningún justificante de ingreso, contrato, nómina o similar, permitiendo una rápida tramitación sin ningún papeleo que retrase la gestión.

En momentos de extrema necesidad, podrás tener en tu cuenta el dinero que necesitas en unas horas, sin importar (en la mayoría de casos) si estás en una lista de morosos o tienes pagos pendientes. ¿como saber si estoy en lista de morosos? Hoy en día es más fácil que nunca ya que hay empresas que te dirán al instante si perteneces a uno de estos ficheros de solvencia.

Estos créditos pueden ayudar a cualquier tipo de personas, sin importar su situación actual, a salir de algunas circunstancias problemáticas, que pueden darse en determinados momentos de la vida.

Por ejemplo, las averías llegan sin avisar y puedes encontrarte en un mismo mes con que se te ha roto un electrodoméstico, o que se te ha averiado el coche que necesitas para ir a trabajar. Si en ese momento no tienes dinero ahorrado y necesitas afrontar estos pagos además de pagar la hipoteca o las facturas de luz y agua, este préstamo puede salvarte en un momento tan delicado.

Prestamos rapidos sin aval ni nomina

¿Cuáles son las ventajas de pedir estos préstamos rápidos sin aval?

La ventaja principal y fundamental, como ya hemos comentado, es la inmediatez con la que podemos conseguir el dinero, así como la sencillez para solicitarlo. Normalmente, podrás pedirlo por internet o por teléfono sin moverte de casa.

Estas empresas especializadas gestionarán todos los trámites y te mantendrán informado en todo momento de en qué estado se encuentra el procedimiento.

Tu única tarea será la de leer bien las condiciones de cada uno de los préstamos que tienes disponibles para saber y entender de qué forma tendrás que hacer frente a los pagos posteriormente. De esta manera no correrás riesgos y te asegurarás de que las condiciones no son abusivas y podrás hacerte cargo de la deuda que contraerás.

Otra ventaja es que con estas entidades podrás obtener el dinero que necesitas (muchas de ellas ofrecen hasta 10.000 euros en menos de 24 horas) sin necesidad de ofrecer ningún tipo de aval. La única garantía que se deposita es la de la persona que pide el préstamo.

De esta forma, en caso de impago, la empresa prestataria no podrá embargar ninguno de tus bienes. Este hecho es muy importante ya que habrás visto casos en los que, durante la crisis, muchas personas perdieron sus casas y sus coches al haberlos puesto como aval en estas transacciones.

Estas empresas no suelen pedir explicaciones sobre la utilización del dinero, tus necesidades son personales y no incumben a nadie más. En caso de aprobación, únicamente tendrás que adjuntar tu DNI, en algunos casos te pedirán justificante de ingresos recurrentes y un justificante bancario de tu cuenta, donde recibirás el ingreso.

Estos créditos rápidos no llevan otra serie de servicios añadidos que encarecen el precio como es el caso de otros préstamos bancarios, en los que tendrás que contratar además un seguro de vida o una tarjeta de crédito. Únicamente tendrás el dinero en tu cuenta y tendrás que devolverlo en unas condiciones acordadas, y ahí acaba todo.

Tanto si eres particular, como si eres una empresa, podrás beneficiarte de estos préstamos, ya que estas entidades no suelen discriminar ninguna modalidad de estas. Les bastará con que cumplas las exigencias o requisitos para obtener el dinero.

Estos requisitos suelen ser que seas mayor de edad y que tengas una cuenta bancaria a tu nombre en un banco o caja de ahorros que opere en territorio nacional.

Si cumples esto, sólo tendrás que decidir el dinero que necesitas y las cuotas en las que quieres devolverlo y que mejor se adapten a tus necesidades. Como en cualquier préstamo de estas características, dependiendo del número de meses que tardes en devolverlo, los intereses serán menores o mayores.

Como puedes comprobar, estas empresas o entidades de crédito pueden salvarnos de un apuro en más de una ocasión. Si necesitas dinero de forma urgente, busca la mejor opción para tus necesidades y recibirás el ingreso en tu cuenta en menos de 24 horas. Los tediosos trámites para conseguir que tu banco te haga un préstamo personal son cosa del pasado.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: