Project Martina, o cómo convertirte en una emprendedora libre gracias al marketing online

El marketing online e internet han cambiado la forma en que los emprendimientos cobran vida y se desarrollan. Hoy, cualquier mujer puede dar vida a la idea que hace tiempo ha querido hacer, lanzar ese producto o ese servicio que ha querido impulsar, gracias a que existen más metodologías y herramientas para que aquello sea posible. Project Martina forma parte de esas metodologías.

El método de Project Martina tiene como finalidad dar a las mujeres emprendedoras las herramientas para crear un proyecto de libertad. Un proyecto de libertad no es más que superar, con éxito, la última fase de las edades del emprendimiento, hasta ser dueña de tu tiempo, de tu idea, de tu negocio y, en parte, responsable de tu éxito, sin que el trabajo o el emprendimiento te robe cada hora del día o te haga esclava de tu propio proyecto. Internet y el marketing digital, en general, y el método Project Martina, en particular, hacen que eso sea posible.

¿Qué significa ser una emprendedora libre?

La mayoría de las opiniones Project Martina que encontrarás en internet giran en torno a un mismo concepto: la emprendedora libre, y los proyectos de libertad. Conceptos que involucran mucha filosofía emprendedora, metodologías para alcanzar el éxito y caminos a seguir, que han sido tomados por mujeres comunes, como todas, que un día decidieron dar el gran paso y transformar su idea en un proyecto que, evidentemente, les garantice éxito y libertad al mismo tiempo.

Podemos resumir estos conceptos así:

  • La emprendedora libre: ser una emprendedora libre es ser dueña de tu tiempo, de tu energía, dominar tu calendario y no al revés, hacer que tu éxito y tu felicidad no estén condicionadas con los balances financieros trimestrales de tu empresa o proyecto, sino que seas precisamente libre de hacer, creer, volver a empezar, tanto como quieras, porque tienes las herramientas y el método correcto.
  • Un proyecto de libertad: un proyecto de libertad es aquel donde la emprendedora tiene la posibilidad de hacer cualquier otra cosa, dedicarse a un nuevo hobby, volver a estudiar una carrera, formar una familia, viajar, vivir, porque el proyecto puede seguir siendo exitoso y viable sin necesidad de que ella esté 12 horas diarias trabajando al frente de todo.

Project Martina es una de las metodologías amparadas en el marketing digital y en las posibilidades que brinda internet para cualquier emprendimiento, más avanzadas, prácticas y con mejores resultados, y casos de éxito, teniendo como punto central el proyecto de libertad y las emprendedoras libres que lo dirigen.

Las edades del emprendimiento, según la metodología de Project Martina

Además de los conceptos mencionados anteriormente, hay otro que es bastante importante, y que también podrás leer con frecuencia en las Project Martina opiniones. Es el concepto de las edades del emprendimiento, que muchas mujeres citarán como el punto de inflexión para entender los cambios que debían realizar para hacer despegar sus respectivos proyectos.

Emprendimiento

Todos los emprendimientos tienen edades o fases. Indiferentemente del capital invertido, de la idea, de la ubicación geográfica, el sector o la persona emprendedora que esté detrás de todo, un emprendimiento tiene edades o fases. Y siempre son las mismas, por lo que la metodología de Project Martina las toma como parte transversal de su enseñanza práctica.

Las mismas se pueden resumir así:

  • Edad de la inocencia: la edad de la inocencia es la fase inicial de tu proyecto. La belleza de tu idea, la pasión con la que vas visualizando resultados en tu mente, condiciona la mayor parte de tus acciones iniciales. Esa es la fase en la que los proyectos cobran vida, ganan sentido y tienen repercusión para ti. Sin embargo, es una fase donde la mayor parte de las actividades y tareas a realizar pueden carecer de enfoque o resultado, porque la pasión y la belleza nublan la mente emprendedora y, por supuesto, la saturan de inocencia, por lo que se nombra así a esa fase.
  • Edad de la fuerza bruta: cuando el proyecto madura, deja de ser inocente. Y cuando deja de ser inocente, la emprendedora asume que para mantener la idea, el proyecto, la rentabilidad y el crecimiento, es necesario arremangarse y tomar ‘al toro por los cuernos’. Hay que trabajar duro, cada día, en cada momento, porque el proyecto lo requiere. Es la segunda fase de todo proyecto emprendedor, la ‘edad de la fuerza bruta’. Se caracteriza por ser una etapa llena de actividades, de agendas repletas de tareas y, sobre todo, de una emprendedora que intenta hacer todo por su cuenta para asegurarse de que los resultados sean favorables. Es, por ende, una etapa en la que no abunda el tiempo libre y donde la mayor parte del tiempo estarás tachando actividades de tu lista de pendientes, pero no por inteligencia, por delegar o conseguir un método más eficiente, sino por fuerza bruta, razón de que se llame así a esta fase.
  • Edad de la libertad: la última fase de tu proyecto, a la que es más difícil llegar, es esa donde has conseguido un método que te permite trabajar menos, vivir más, hacer realidad un proyecto de libertad y una emprendedora libre, que es lo que ya se ha mencionado antes.

Project Martina emplea metodologías prácticas y fáciles de dominar para que puedas llegar a la última edad del emprendimiento. Para hacerlo, te guiará a través de un proceso donde podrás determinar la fase en la que te encuentras, cuáles son las ventajas y la solidez de tu idea o proyecto, y lo que debes hacer para crecer y madurar hasta convertirte en una emprendedora libre, porque es posible.

Ser una emprendedora libre es totalmente posible

Project Martina emplea recursos digitales, accesibles para todas las emprendedoras interesadas, desde cursos, clubes privados de emprendedoras que comparten los mismos intereses de éxito, metodologías de formación durante 3 o 6 meses para que cultives el aprendizaje y tengas todas las herramientas necesarias para alcanzar la libertad, seminarios, y un sinfín de métodos cuyo fin es el desarrollo de proyectos exitosos pero que, por encima de todo, permitan a las emprendedoras tener la libertad que tanto desean.

Emprender y ser libre es uno de los sueños por realizar de todas las personas que emprenden. En el caso de las mujeres, es un sueño y una necesidad, por el ritmo de vida actual. Project Martina, creado como un método que pueda empujarte a vivir la vida según tus propios términos y libertades, es quizás, la manera más sólida y práctica de alcanzar esa necesidad, ese sueño de ser libre y dirigir, a la vez, un proyecto de éxito gracias a internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: