Qué ver en Viena en 3 días

Qué nos viene a la mente cuando oímos hablar de Viena. Para algunos, puede ser “Mozart”, el fantástico “strudel de manzana” o las familias reales de los Habsburgo. Para los amantes del futbol, seguramente recuerden la Eurocopa que gano España en el Estadio Ernst Happel de Viena en 2008. La capital Austriaca es una de las ciudades más bellas del mundo. Posee una excelente oferta en cultura, arquitectura, historia y eventos para disfrute de visitantes y locales.

Sigue leyendo y te mostraremos un completo itinerario para que sepas que ver en Viena en 3 días.

Día 1

Comenzamos la aventura vienesa dando un corto paseo hasta el Barrio de los Museos. Encontramos un patio interior con muebles de salón funky, cafeterías y dos museos principales: The Mumok (Arte moderno) y Leopold (Impresionismo austriaco). También encotramos museos más pequeños, como el Museo de los Niños y el Museo de Arquitectura de Austria.

Luego pasamos por Maria-Theresien-Platz, una plaza pública que lleva el nombre de la emperatriz María Teresa, la única soberana de los Habsburgo y reformadora de la educación pública. Esta plaza alberga dos enormes museos de arte que se miran entre sí: el Kunsthistorisches Museum (Museo de Bellas Artes) y el Naturhistorisches Museum (Museo de Historia Natural).

Maria-Theresien-Platz
Maria Theresien-Platz

Un pequeño paseo desde esta plaza nos lleva a Burgring en la Ringstrasse, el bulevar más bello del mundo que presenta algunos de los lugares más importantes de Viena, como el Ayuntamiento y la Ópera Estatal.

Seguimos nuestro viaje en este bulevar a la izquierda, donde la primera vista que veremos es el edificio del Parlamento austríaco. Aquí, las dos cámaras del parlamento austríaco (el Consejo Nacional y el Consejo Federal) han llevado a cabo sus sesiones políticas desde 1833.

Un breve paseo desde el Parlamento nos llevará al Rathaus, o al Ayuntamiento de Viena, un increíble edificio monumental de estilo gótico de finales de 1800. Este es el lugar donde se celebran los mayores eventos de la ciudad: desde el famoso “Mercado de Navidad”, hasta “Winter on Ice” y el “Life Ball”. Cruzamos la calle para maravillarnos con el Burgtheater, también conocido como el Teatro Nacional de Austria.

Al lado del Burgtheater se encuentra Volksgarten , traducido como “El jardín del pueblo”, que forma parte del Palacio de Hofburg. En el centro del jardín se encuentra el Templo de Teseo Neoclásico, una réplica a pequeña escala del Templo de Hefesto en Atenas.

Caminamos por el jardín hasta ver la Heldenplatz (Plaza de los Héroes), una gran plaza pública frente a la residencia del Hofburg. Aquí es donde se encuentran las oficinas del Presidente de Austria. En la plaza hay dos estatuas ecuestres y la Plaza de la Biblioteca Nacional de Austria, que alberga una biblioteca pública increíblemente grande y ornamentada. Detrás de la biblioteca se encuentra Burggarten, otro jardín imperial, donde se puede tomar una foto junto a la estatua de Mozart.

Al caminar por la residencia de Hofburg, pasamos por los Apartamentos Sisi, donde realizamos un recorrido para conocer más acerca de la princesa Sisi, la emperatriz más incomprendida de Austria. Muy cerca se encuentra la Escuela Española de Equitación, la única escuela de equitación en el mundo donde las habilidades clásicas de equitación (alta escuela) se conservan y practican en su forma original.

Finalmente se llega a Michaelerplatz (St. Michael’s Place), un monumento neobarroco. En el centro de Michaelerplatz se encuentran excavadas ruinas romanas de una casa con cimientos medievales. Una parte del área circular contiene la iglesia de San Miguel de 1792, dedicada al Arcángel Miguel. Es una de las iglesias más antiguas de Viena y uno de los pocos edificios románicos que quedan en la ciudad.

Paseamos por Stephansplatz, que cuenta con el famoso Stephansdom (Catedral de San Esteban), que fue fundada en 1137. La Catedral es famosa por su arquitectura de estilo romano y gótico, y por ser la iglesia madre de la Arquidiócesis Católica Romana de Viena. Stephansdom ofrece visitas guiadas a sus catacumbas (donde están enterrados los restos óseos de la peste negra del siglo XIV) y una subida a la torre de 343 escalones desde donde se pueden ver unas impresionantes vistas de la ciudad.

Día 2

Comenzamos la mañana desayunando en el hermoso entorno vienés, en Haas und Haas, un relajante café que sirve una gran variedad de tés y apetitosos desayunos internacionales.

Empezamos nuestro camino por Kärtnerstrasse, una famosa calle de tiendas hasta llegar a la Ópera Estatal de Viena, una de las mejores casas de la ópera en el mundo. Al lado encontramos el Museo Albertina, conocido por sus elegantes camarotes y valiosas colecciones de arte. Muy cerca se encuentra el famoso puesto de salchichas, Bitzingers, conocido por su Kasekrainer (una salchicha rellena de queso).

No muy lejos, se encuentra el Naschmarkt, un gran espacio con restaurantes y un mercado de agricultores que vende frutas frescas, verduras, especias exóticas, carnes y otros productos internacionales. A solo unos minutos se encuentra el Edificio de Arte Contemporáneo de la Secesión, con su colección en constante cambio de obras de arte austriacas modernas. Al lado hay otra “visita obligada”, Karlsplatz (o Plaza de Carlos), con la increíblemente iglesia de estilo barroco de San Carlos que data del 1737.

Cerca, echamos un vistazo a Hochstrahlbrunnen, una fuente que muestra respeto por el primer sistema de suministro de agua en Viena. Luego, viaje al Palacio Belvedere, un exquisito palacio del 1700. Al finalizar el día, pasamos la noche en Prater, uno de los parques de atracciones más antiguos del mundo.

Día 3

Disfrutamos de la mañana en Viena desayunando en Motto am Fluss, un popular café con forma de yate que se encuentra sobre el Canal del Danubio.

A continuación, pasamos la mayor parte del día divirtiéndonos en el Palacio de Schönbrunn, del siglo XVII, residencia de verano de la dinastía de los Habsburgo y Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Palacio de Schönbrunn
Palacio de Schönbrunn

Además, echaremos un vistazo a la aldea de la taberna de vino de Grinzing. Tomamos un buen vino y comida en Feuerwehr Wagner, un establecimiento de propiedad familiar que tiene un viñedo de 300 años.

Visitamos el Cementerio Central donde descansan los restos de músicos como Beethoven, Strauss y Schubert, por nombrar algunos.

Terminamos la última noche en Viena dando un paseo nocturno en el primer distrito, comiendo algunos de los mejores helados de la ciudad en Ferrari Gelato, cerca de la Ópera.

Para finalizar…

Desde aquí esperamos que tu viaje a Viena se convierta en un recuerdo inolvidable, y quien sabe, quizás repitas como alguno de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: