Descubriendo las bondades de una sal con sabiduría milenaria

La sal rosa del Himalaya es posiblemente una de las materias naturales más sanas para el organismo y al contrario de la sal común aporta beneficios para él.

Desde hace millones de años, en la zona Occidental del Himalaya llamada Punjab, al norte de Pakistán, se ubican unas enormes reservas de una materia natural, que han sido fruto de análisis intensivo, por químicos, nutricionistas y expertos en materia de salud. Esta materia, con algunas características comunes a la sal que todos conocemos, y motivada por su peculiar color, fue denominada sal rosa del Himalaya.

Las primeras excavaciones de este tipo de sal, datan del siglo XIII, en las minas de sal de Khewra a 200 kilómetros de capital de Pakistán (Islamabad). La peculiaridad que siempre se encontró entorno a este mineral, fue precisamente el color diferente al resto de las sales conocidas alrededor del mundo. De hecho, como dato curioso, ya fue en el siglo IV a.C cuando Alejandro Magno y sus tropas, incursionaron la zona y se toparon casualmente con este mineral siendo sorprendidos por sus mismos caballos que anduvieron probándola por su sabor.

Se especula que quizá la causa de este color, sea lo que aporta esa serie de propiedades beneficiosas para la salud, que han hecho que en su extracción haya habido un continuo interés por la humanidad desde su descubrimiento.

¿Qué beneficios aporta el consumo de Sal Rosa del Himalaya?

Lo primero que hay que entender, es que la sal rosa del Himalaya es en gran proporción Cloruro Sódico, semejante a la sal común en este aspecto, pero su color rosáceo es debido a que no solo posee estos componentes inorgánicos que podemos encontrar de manera clásica en la sal de mesa, sino que existen además, otra serie de componentes minerales que aportan un plus a su consumo alternativo.

Beneficios sal rosa Himalaya

Uno de los componentes más destacables es una pequeña cantidad de Hierro, que posiblemente sea uno de los causantes de este color rosáceo por su oxidación por el oxígeno del medio.

Pero junto al hierro, es posible encontrar un sin fin de componentes adicionales, que no se dan en otro tipo de sales más corrientes, como son el caso del Zinc, el Cromo, el Yodo, el Flúor, el Magnesio, el Potasio, el Calcio, entre otros tantos. Se han llegado a contabilizar un total de 84 componentes naturales integrados en este elemento.

Otra peculiaridad de la Sal del Himalaya, es que no requiere ser tratada para su consumo, como si viene ocurriendo en el caso de la sal común desde hace decenas de años. La sal del Himalaya se consume tal como se extrae, y ese nivel de pureza es precisamente otro de los elementos que han sido ampliamente valorados por los nutricionistas, dado que precisamente, esa pureza permite mantenerse completamente libre de contaminantes nocivos para el organismo.

Teniendo en cuenta todos estos datos aquí comentados, es evidente que la práctica y el uso de este tipo de sal, ha estado en auge en estas últimas décadas, encontrando una gran variedad de usos y aplicaciones sobretodo entorno a esos beneficios a la salud que aporta:

  • Quizá uno de los aspectos más destacables es que lejos de ser nociva para la presión arterial, se ha observado que en cantidades precisas puede incluso ser beneficiosa para ello
  • Siempre se asocia la sal común a la retención de líquido. En el caso de la sal rosa del Himalaya podría estar ocurriendo justo lo contrario: Se convierte en un regulador eficiente de líquido
  • Otro de los aspectos que se han observado es la capacidad de facilitar un equilibrio del pH en las células, gracias a la cantidad de elementos adicionales que aporta su consumo, como ya hemos comentado anteriormente.

No hay que olvidar que pese a tener una serie de propiedades positivas, no se debe abusar de cualquier tipo de sal, dado que el cuerpo humano, impone unas limitaciones para el consumo de los componentes principales que tienen todas las sales: el sodio y el cloro. Pero precisamente como hemos podido leer, todos los elementos que suelen ser perjudiciales por el simple consumo de sal común en el día a día, no se dan en el caso de la utilización de la sal del Himalaya como alternativa, e incluso en algunos casos, ocurre justo el efecto contrario.

Aplicaciones alternativas de los cristales rosas del Himalaya

Por otro lado, existe otra tendencia y es el uso de un tipo de lámparas formadas por cristales rosas del Himalaya. Se ha observado que el uso de estas lámparas de sal en determinadas estancias de una vivienda, también ofrecen propiedades beneficiosas para la salud.

Lampara de sal rosa del Himalaya

Podemos destacar algunos datos interesantes que han revelado el análisis de beneficios que esta clase de lámparas aportan al ambiente en el que se sitúan son dos principalmente:

  1. Limpian el ambiente, atrapando partículas de polvo, polen y humo, muy comunes en el desarrollo de síntomas alérgicos
  2. Posiblemente uno de los aspectos más destacables es el hecho de reducir la carga de iones positivos que generalmente liberan los elementos electrónicos y suelen ser muy perjudiciales para el organismo. Más concretamente los pulmones suelen ser el órgano más perjudicado por esta carga en el ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: