Semillas de chía: Propiedades y beneficios de este superalimento

Las semillas de chía son un superalimento que día a día expande su alcance a nivel mundial al ratificar su sorprendente cantidad de beneficios y propiedades que además resultan de especial utilidad para estos tiempos.

Se trata de una planta lamiácea originaria de la región de Mesoamérica, y que resulta rica en extremo no sólo porque puede prepararse a través de una enorme variedad de bebidas y alimentos con gran sabor, sino también por su asombroso aporte nutritivo para el organismo humano, incorporando importantes minerales, vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos esenciales y proteínas, en algunos casos como éstos últimos, incluso representando inéditos ejemplos de abundancia en el planeta, motivo por el cual es un elemento natural que te recomendamos ampliamente conocer. A continuación un resumen objetivo con sus aportes, características y cualidades más notables.

¿Qué son las semillas de chía?

La chía es una herbácea conocida con el nombre científico de Salvia hispanica L. y cuyas semillas han sido usadas desde hace miles de años con una gran variedad de aplicaciones; desde fines culinarios, hasta medicinales e incluso para tratamientos estéticos.

Que son las semillas de chia

Actualmente su uso se ha diversificado a lo largo y ancho del mundo, y de hecho se siguen multiplicando también en diversos países los proyectos para producir estas semillas consideradas un alimento con capacidades extraordinarias, pues las constantes investigaciones científicas que siguen ratificando los múltiples beneficios que ofrecen, han incentivado la notoriedad e interés alrededor del planeta, más aún por la necesidad cada vez más persistente de adoptar una alimentación más variada, equilibrada y saludable.

En este sentido las semillas de chía son un protagonista importante, algo que resulta sorprendente considerando propiedades como las que te presentamos a continuación, y algunas de las cuales quizás no conocías.

Propiedades de las semillas de chía

Las semillas de chía es considerada todo un prodigio natural que contiene múltiples e inigualables propiedades, aquí te presentamos algunas de las más características para que comiences a sorprenderte con su incomparable aporte.

Propiedades de las semillas de chia

Muy asequible al ser humano

La semilla, aunque tiene propiedades poderosas, resulta bastante accesible al ser humano; es decir, en dosis moderadas, puede ser un ingrediente de consumo diario, y debe verse como lo que es: un vegetal que aporta importantes nutrientes para tu organismo, y no una medicina.

La gran mayoría de personas pueden asimilar y aprovechar los beneficios de la chía con total seguridad, sólo te recomendamos asegurarte de revisar las pequeñas excepciones que se listan más abajo; aunque en lo general puede ser utilizada por personas de cualquier edad y condición física.

Aunque pueda aparentar ser casi insípida, de hecho, la chía también posee un sabor a nuez muy suave y agradable, lo cual le permite añadirse con gran facilidad a una innumerable variedad de ensaladas, sopas, cereales y diversas recetas que puedes preparar ya sea de forma fresca, sazonada o bajo algún proceso de cocción.

Propiedades medicinales

Su nombre científico, y particularmente la etimología ‘salvia’, en latín es una palabra que se refiere a la acción de curar, virtud que se reconoce en esta planta desde su nombramiento científico, y que se expresa a través de múltiples capacidades para mejorar la salud de la persona y controlar diversos padecimientos como afecciones al corazón o al sistema digestivo.

Por ejemplo, sus capacidades antiinflamatorias lo convierten en el eje de algunos tratamientos homeopáticos para aliviar el dolor que se llega a percibir en algunos casos, como en el de las articulaciones; pues incluso se presume en la antigüedad llegó a ser usado también para tratar diversas lesiones, particularmente en extremidades y huesos.

Semillas de chia superalimento organico y natural

Anticancerígeno

Las propiedades alcalinas de las semillas de chía, la convierten también en una de las que poseen mayores capacidades anticarcinogénicas, lo cual se refuerza aún más con sus abundantes propiedades antioxidantes, y particularmente por su alta composición de Ácido Omega-3.

Al respecto, investigaciones como la de Francisco Muriana, del Instituto de la Grasa de Sevilla (CSIC), señalan que esta cualidad de las semillas de chía, logra reducir significativamente los índices de diversos tipos de cáncer, como el de mama, próstata o colon. El mismo especialista además sugiere su consumo tostadas o molidas, en una cantidad máxima de dos o tres cucharaditas al día, lo cual de igual forma reduce la incidencia de cardiopatias, además de enfermedades cerebro vasculares.

Mejora la función mental

Entre los diversos componentes de la semillas de chía, se encuentran el cafeico, el ácido clorogénico o la quercetina, los cuales cumplen una función importante como grasas esenciales pero también como antioxidantes neuroprotectores, lo cual favorece la generación de membranas celulares más saludables, dinámicas y eficientes, pues permiten un flujo más óptimo en los procesos de transmisión nerviosa, lo cual desde luego favorece múltiples funciones mentales como la memoria, el razonamiento y la capacidad para enfocar los pensamientos de mejor forma.

Sin componentes tóxicos

Otra de las propiedades que resultan sorprendentes de la chía, es que a pesar de su elevada proporción de nutrientes, antioxidantes y demás sustancias altamente favorables para el ser humano, al mismo tiempo posee cantidades mínimas de algunos de los elementos que actualmente son considerados más perjudiciales.

Semilla de chia

Por ejemplo, sobresalen los cero miligramos que tiene de colesterol, por lo también resulta en un nutriente favorable ante este tipo de enfermedad, aunque de igual manera destaca su escasa proporción de sodio de menos del uno por ciento; por este motivo, y combinando con una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable, la chía además puede convertirse en una aliada para lograr un equilibrio en los niveles de sal, además de que los efectos secundarios o posibles reacciones son escasos como veremos más adelante.

Asimismo destaca también su enorme valor nutricional, pues por ejemplo se trata de una muy rara excepción que incluye todos los aminoácidos esenciales existentes, aunque sobre esto abundaremos a continuación cuando analicemos los múltiples beneficios que estas pequeños semillas de chía nos ofrecen.

10 Beneficios de las semillas de chía

Las semillas de chía se ha ganado un lugar importante en el consumo de millones de habitantes alrededor del planeta, pues sus beneficios han quedado patentes generación tras generación, motivo por el cual, aunque actualmente sea considerada todo una moda de aquellos que gustan de alimentarse de manera informada, su importancia viene desde muchos siglos atrás; pues sus beneficios han sido tales que llegó a considerarse el tercer cultivo en importancia en la América Precolombina, ya que los habitantes con quienes compartían su origen geográfico, descubrieron desde entonces una gran variedad de aplicaciones, y así de forma continua, en diversos momentos de la humanidad se han venido descubriendo y justificando científicamente, los motivos por los cuales este cultivo está considerado como todo un súper alimento.

Beneficios de las semillas de chia

Aquí te presentamos 10 ejemplos que clarifican beneficios importantes que las semillas de chía es capaz de generar:

Excelente fuente de Omega 3

El consumo de las semillas de chía te protege de las enfermedades cardiovasculares debido a su alto contenido en ácidos grasos esenciales como el Omega 3. Las Semillas de chía no son sólo una gran fuente de Omega 3; de hecho, son la fuente vegetal con el mayor contenido en este ácido graso e incluso representan un aporte siete veces mayor que alimentos de origen animal de gran calidad, como lo es el salmón.

Beneficios de las semillas de chia omega 3

Por este motivo las semillas de chía se consideran por demás benéficas para regular la tensión arterial elevada, reducir el colesterol, mejorar la circulación sanguínea y disminuir los triglicéridos. El Omega 3 de igual forma previene enfermedades del sistema nervioso como el estrés o la ansiedad y se asocia con un mejor desempeño escolar y el fortalecimiento del sistema inmune, es decir aquel que se encarga de regular nuestras defensas.

Gran aporte energético

Una característica de culturas antiguas como la maya, era el obsesivo cuidado por llamar a las cosas por su nombre más idóneo, siendo la palabra “chía” un ejemplo de esto, ya que su significado en maya es precisamente “fuerza”. Nombre que resulta comprensible al considerar, que se trataba de un ingrediente esencial para actividades de alta exigencia física como en el caso de los corredores de grandes distancias, aunque también se ha relacionado su uso como parte del ritual de preparación para una batalla.

Y es que su espectacular combinación de nutrientes, resultan en un suculento banquete para el organismo, pues de acuerdo a los niveles que han sido comprobados por organismos como el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), las semillas de chía contienen el doble de proteínas que cualquier otra semilla del planeta, el triple de hierro que verduras famosas por esta cualidad como la espinaca, además de que 100 gramos representan un 59% de la ingesta diaria recomendada de vitamina B3, el 48% de la vitamina B1, el 91% del magnesio, el 46% del zinc e incluso en algunos casos ni siquiera se requieren los 100 gramos, pues esto representaría el 131% del consumo diario recomendado de manganeso o el 123% de fósforo.

Con estos ejemplos, adquiere mayor sentido el porqué las semillas de chía ha sido relacionada desde tiempos inmemorables como una fuente importante de energía, por lo que actualmente es utilizada incluso como ingrediente importante para la alimentación de deportistas profesionales.

Ayudan a aumentar la masa muscular

Por otra parte, las semillas de chía contienen también una alta proporción de fibra, de hecho alrededor del 33% es fibra , la gran mayoría insoluble; esta cualidad (100 por ciento más fibra dietética que los Bran Flakes), junto con el elevado aporte de proteínas que hemos mencionado, genera un efecto que incrementa la masa muscular cuando es combinado con la activación física, ya que sus propiedades permiten también una regeneración más rápida de células y tejidos.

Por este motivo también se recomienda su ingesta para recuperar las energías gastadas en esfuerzos físicos de alta exigencia.

Fuente de proteínas para vegetarianos y veganos

Uno de los problemas principales -quizás el mayor- que enfrentan las personas que pretenden adoptar una dieta libre de animales, es la obtención del aporte de proteínas al que está habituado el ser humano, siendo esta una cualidad destacada de la carne, y que suele ser más complicado de encontrar en el reino vegetal, lo cual también es motivo de un gran número de afecciones que llegan a padecer quienes asumen una dieta vegetariana pero desbalanceada.

En este sentido las semillas de chía resulta también un elemento indispensable para veganos, por su enorme cantidad de proteínas; pues de hecho, los 16,54 gramos de proteínas que obtenemos en cada 100 g de semillas de chía, resultan en una cantidad superior a las que tiene por ejemplo el huevo de gallina (12,6 g), e incluso mayor que algunas partes de animales como el lomo de cerdo (16,25 g), aunque con las ventajas de tratarse de un producto vegetal.

Beneficios para la salud de las semillas de chia

Son antioxidantes y depurativas

Pero otra de las más interesantes cualidades de las semillas de chía la encontramos en los antioxidantes, pues también es bien sabido que estos pequeños pero fantásticos granos, contienen el triple de antioxidantes que otros vegetales ricos en este rubro, como los son los arándanos.

Asimismo existen estudios como uno de la Facultad de Ciencias Bioquímicas de la Universidad Nacional de Rosario, donde concluyen que son primordialmente los flavonoides los que generan en mayor medida este efecto antioxidante, lo cual permite proteger al organismo de afecciones cardiovasculares, tumores o virus, tan sólo por mencionar algunos ejemplos; aunque en el caso de la semillas de chía, el proceso se realiza además de una forma más eficiente y con menos efectos secundarios que los antioxidantes artificiales.

En este ámbito, también son motivo de llamar la atención sus cualidades depurativas para la eliminación de líquidos y múltiples toxinas que se pueden encontrar disueltas en el organismo.

Por esta razón tampoco es de extrañar que se tenga documentada la presencia de aplicaciones antioxidantes de las semillas de chía, incluso desde 3500 años antes de la era moderna en algunas zonas de lo que actualmente es México, y donde ya se tenía registro de como se aprovechaban estas cualidades para poder conservar almacenada por periodos largos la harina de semillas de chía, algo que resulta inusual en las oleaginosas, pero que debido a las inusuales propiedades antioxidantes, fue posible de implementar en este caso.

Son antiinflamatorias

Otro de los notorios beneficios que ofrecen las semillas de chía, es su capacidad de fungir como agente antiinflamatorio, es decir para aminorar o reducir la inflamación de los tejidos del organismo.

Esto tiene también múltiples aplicaciones, pues llega a utilizarse como tratamiento natural para padecimientos vinculados a este problema, por ejemplo ante el síndrome de Crohn, la artritis reumatoide o la psoriasis, por mencionar algunos casos.

Aunque su uso también llega a implementarse en un plano estético, expertos en belleza recomiendan ampliamente su uso para casos como la piel irritada o inflamada; además de que se considera un remedio infalible para diluir la rojez y picazón que pueden producir algunas alergias, así como una excesiva exposición a los rayos solares.

Fuente de calcio

Si te cuesta difícil creer tantos beneficios de la chía, verifica tu mismo los documentos científicos, pues otra sorprendente capacidad de este grano, es su enorme aportación de calcio, la cual resulta 5 veces más grande que en la leche entera por ejemplo; siendo además una fuente importante que representa el 63% del consumo diario recomendado para el ser humano en una proporción de 100 gramos de semillas.

Esto tiene una importancia mayúscula pues estamos hablando de uno de los elementos más importantes para el desarrollo del ser humano, siendo un factor esencial de crecimiento, además de eje en procesos importantes como el embarazo o la lactancia; no obstante que en realidad sus funciones dentro del organismo se cuentan por decenas, desde regular los latidos cardíacos, mantener la tonalidad de los músculos, fungir como mediador intracelular esencial para la coagulación de la sangre, como estabilizador de funciones metabólicas, o claro, también para la generación y mantenimiento del sistema óseo y dental.

Regulan la hidratación del organismo

La semilla de chía además de regular el nivel de electrolitos, también puede controlar la hidratación al interior del organismo, ya que puede actuar como una especie de esponja capaz de absorber agua aproximadamente doce veces más que su propio peso; lo que puede ser un factor que ayude con problemas de retención de líquidos.

Si en caso contrario, se busca generar un efecto rehidratante, también posee la capacidad de producir una mayor hidratación, sensación de saciedad, retención de humedad y una mejor absorción de nutrientes; sólo recuerda que para poder obtener de mejor forma este efecto en el organismo, es recomendado liberar antes el gel de la semilla, pues de lo contrario se estará generando el efecto contrario, es decir las semillas en vez de hidratar, estarán absorbiendo agua de tu cuerpo durante el proceso de digestión. Más abajo te damos detalles de como liberar este gel, si aún no lo sabes.

Increibles beneficios de las semillas de chia

Protegen de la contaminación

Otro beneficio notable de las semillas de chía, es que para su producción normalmente no se utiliza el arado, y pueden llevarse a cabo procesos de  siembra directa, los cuales permiten incrementar la cantidad de agua que se filtra hacia el subsuelo, lo que significa un factor importante para reducir la erosión de terrenos, además de que al ser una planta que con múltiples nutrientes, su papel resulta protagónico en cuanto a la capacidad para retener materia orgánica y favorecer el ciclo de nutrientes en la tierra donde se desarrolla.

Asimismo ha adquirido un papel importante en varios países donde se produce, generando una rotación importante de cultivos, lo cual contribuye a mejorar la calidad del suelo, además de que está representando alternativas más eficientes y sustentables de desarrollo para el campo, y que además llegan a representar también un mayor valor monetario, debido a factores como la saturación de otros productos en el mercado.

Ideal para diabéticos

Las semillas de chía llegan a desprender un gel que después de unos pocos minutos actúa como una barrera física para la digestión enzimática de algunos carbohidratos; por este motivo, la chía es considerada uno de los alimentos más benéficos para los diabéticos; pues permite una mejor digestión y descomposición de este tipo de elementos, neutralizando así los niveles de azúcar en la sangre, al tiempo que se favorece de forma simultánea la absorción de nutrientes.

Por este motivo se ha vuelto un tratamiento importante para controlar los niveles glucosa a través de técnicas naturales y sin riesgosos medicamentos. Inclusive llega a recomendarse también para diabéticos tipo 2, como una forma de protección al corazón, además de favorecer la circulación, lo que aminora las infecciones en los pies que pueden llegar a presentarse en estos casos; además de que su función estabilizadora del colesterol, también tiene grandes beneficios para poder controlar el peso, como veremos con más detalle en el siguiente apartado.

¿Semillas de chía para adelgazar?

La fibra no soluble que se encuentra en las semillas de chía favorece la eliminación de desechos evitando malestares como el estreñimiento y combatiendo la obesidad a través de una mejor digestión.

Esta cualidad de la chía como un regulador natural del sistema digestivo, sirve también para combatir el intestino perezoso, que puede ser un factor que incentive el sobrepeso, aunque desde luego debe llevarse a cabo bajo un eficiente proceso hidratante para poder liberar las toxinas y excedentes con mayor facilidad.

Semillas de chia para adelgazar

Y a pesar de que para ilustrar los aportes de la chía, nos referimos a una medida estandarizada común de 100 gramos, en realidad estudios científicos, como los del British Journal of Nutrition, detallan que en realidad un suministro de tan sólo 25 gramos al día, es una cantidad adecuada y segura, lo cual aplica también si el objetivo es bajar de peso.

Asimismo sus cualidades para aminorar el apetito, que son de utilidad para evitar caer en excesos, así como su facultad para combatir la ansiedad, son factores que incentivan de igual forma una conducta que nos permita mejorar nuestros hábitos de forma más sencilla, sin frustración y en un proceso seguro que puede ayudarnos también en nuestra misión para adelgazar.

Los beneficios en este sentido no son sólo internos y psicológicos, las semillas de chía contribuyen de forma externa cuando el objetivo es conseguir un cuerpo con el que nos podamos sentir mejor, pues además de que su aporte de calcio permite tonificar los músculos, facilitando por ejemplo la formación de un vientre plano, también están componentes como el mencionado Omega-3 que se vuelven agentes que combaten afecciones como la celulitis, a través de una proceso enfocado en quemar las grasas excedentes, particularmente en zonas como el abdomen o la cintura.

Uso y consumo de las semillas de chía

El principal uso de las semillas de chía es como un importante elemento nutricional que brinda también un aporte terapéutico al organismo a través de su gran cantidad de beneficios, aquí enlistamos algunas de sus más habituales formas de consumo.

De forma cruda

Crudas, preferentemente molidas, las semillas mantienen una importante cantidad de nutrientes, y pueden añadirse con gran facilidad a todo tipo de ensaladas, guisos o incluso postres, pues por su suave sabor se adapta con gran facilidad, y se puede volver un discreto complemento nutritivo para una gran variedad de alimentos y bebidas.

En esta presentación molida, también llega a utilizarse para la elaboración de harinas, algunas muy tradicionales de mesoamérica como el pinole, una masa normalmente derivada del maíz, y que sirve para preparar ricas bebidas con una tonalidad dulce y espesa.

Uso y consumo de las semillas de chia

Con el mucílago liberado

Para el caso de los líquidos, la forma de consumo más habitual es a través de aguas de frutas; este proceso, como vimos anteriormente, libera un gel insípido y gelatinoso, y el cual favorece de forma importante el proceso digestivo, además de facilitar aún más el acceso a los nutrientes.

Su preparación, también es bastante sencilla, pues bastará con dejar remojando las semillas en un contenedor con agua limpia por espacio de 6-10 minutos; poco a poco, el gel comenzará a liberarse en cada uno de los granos, tras lo cual quedará prácticamente listo para convertirse en el ingrediente de toda clase de bebidas, particularmente refrescantes, siendo una de las más comunes la que se combina con jugo de limón; dando vida a una especie de limonada, pero con un adherente un tanto viscoso pero bastante nutritivo y con su sabor diluido por el agente principal.

Contraindicaciones de las semillas de chía

En general la chía no conlleva elementos tóxicos, no obstante que su uso se puede desaconsejar en algunos casos, además de que su consumo por métodos incorrectos puede llegar incluso a generar problemas.

Lo que nunca debes hacer con la chía

Como vimos en el apartado anterior, las semillas de chía normalmente se consumen molidas, remojadas para liberar el gel o bien guisadas en algún delicioso platillo; no obstante que es importante que conozcas algunos casos que han llegado a producir graves conflictos.

Por ejemplo, se han reportado incidentes donde personas poco cuidadosas casi se atragantan al intentar consumir las semillas de chía duras y enteras a cucharadas, lo cual puede obstruir la garganta. De este modo, su forma de consumo por esta vía se desaconseja totalmente, ya que si quieres aprovechar la totalidad de nutrientes, molida o remojada, resultan alternativas mucho más seguras y eficientes.

Contraindicaciones de las semillas de chia

Ojo con el exceso de nutrientes

Aunque hemos hablado acerca del uso de chía desde hace milenios, en realidad su introducción comercial es relativamente reciente en regiones como la Zona Euro, donde apenas en años recientes se ha estado regulando al respecto; en 2009 por ejemplo se abrió la posibilidad de permitir productos con esta semilla en una cantidad no mayor a los 15 gramos; mientras que en 2013 se realizaron cambios que extendieron su autorización para comercializar productos como cereales o panes, pero con la restricción de no superar en un 10% su proporción en el producto.

Este tipo de cautela se debe primordialmente a que este súper alimento también puede aportar un excedente de algunos elementos, por lo que se aconseja diseñar una dieta asesorada por un especialista en nutrición, particularmente en casos sensibles como cuando se requiere de forma cotidiana el uso de anticoagulantes, pues las semillas de chía pueden ser capaces de alterar de forma importante el flujo sanguíneo; aunque si se realiza de una forma moderada, suele no implicar mayores daños, y por el contrario, los beneficios se cuentan por racimos.

También puede ser factor de alergia

Asimismo tampoco se debe perder de vista que la chía, comparte múltiples características típicas de los frutos secos, por este motivo, puede ser también un factor que provoque alergias, particularmente en personas que tienen antecedentes de reacciones adversas ante este tipo de vegetales.

Lo mejor en este sentido, si se tiene duda al respecto, es comenzar aplicando mínimas dosis, de manera de que la reacción alérgica pueda controlarse más fácilmente en caso de que se haga presente.

¿Dónde comprar las semillas de chía?

Tiendas naturistas

En centros de herbolaria, mercados o tiendas especializadas en productos naturales, la chía suele ser un producto indispensable y de fácil acceso; en pocos casos incluso en su presentación más natural, aunque resulta más eficiente y menos complicado optar por las semillas de chía ya separadas en contenedores plásticos o de cristal, pues cabe señalar que no todas son comestibles, por lo que hay que realizar también un proceso de selección para poder quedarnos únicamente con aquellas que sean totalmente blancas o negras, en caso de que optemos por su compra en presentación natural.

Donde comprar las semillas de chia

Supermercados

Dependiendo de la región donde te encuentres, es probable que ya tengas a tu disposición la chía en el supermercado más cercano; en ocasiones se trata de bolsas o botellas pequeñas por lo que se puede llegar a esconder entre la gran variedad de productos, aunque si preguntas al encargado de departamento, podrás confirmar su posible existencia.

Tiendas Online

Actualmente puedes encontrar también plataformas digitales que ofrecen servicios de venta online, y de igual forma puedes acceder a las diversas formas de presentación de la semilla, siendo la más común a través de empaques provenientes directamente de productores. Sólo asegúrate de recurrir a sitios confiables, acerca de los cuales existe una gran variedad, desde gigantescas plataformas de venta como Amazon, Mercado Libre, Ebay o Mercadona para países como España, hasta algunas menos famosas pero altamente especializadas y donde también puedes encontrar semillas de chía calidad.

También te puede interesar el artículo: Propiedades de la quinoa: cómo preparar este superalimento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: