Los mejores suplementos para mejorar el apetito y subir de peso

Mucho se habla últimamente sobre la obesidad como un problema de salud pública, pero el otro extremo de ese problema parece pasar desapercibido: el peso bajo.

Puede tener diversos orígenes, entre ellos la emaciación por una enfermedad como VIH o Cáncer, anorexia, bulimia, hipertiroidismo o desnutrición. Sea cual sea el motivo, muchos quieren llevar una vida más sana y alcanzar un peso normal, algo que pueden lograr con los suplementos adecuados según sea el caso.

CBD o “cannabis sin munchies”

Algunos le conocen como “bajón”, mientras que otros le llaman “munchies” al apetito voraz que se despierta tras el consumo de la planta de cannabis. Pues ahora se habla de un cannabis sin munchies pues el CBD estimula el apetito pero de una manera muy diferente a la que sienten los fumadores recreativos.

Los cannabinoides o elementos en mayor concentración en la planta de cáñamo son el THC y el CBD. El TCH es el componente psicoactivo, el responsable de “colocar” y también de despertar un apetito voraz al estimular al cerebro de tres maneras diferentes:

1.       Se segrega más dopamina, por lo que comer es más placentero.

2.       Activa los receptores CB1, relacionados al apetito.

3.       Incrementa la producción de ghrelina, la hormona del hambre.

Pero el CBD funciona de una manera completamente diferente sobre el apetito, al ser consumido como medicamento, ingerido con los alimentos o como un suplemento, puede aliviar las náuseas, el vómito y la sobre estimulación del tracto digestivo. Todo esto sin efectos psicoactivos.

Seguro estaremos de acuerdo en que esto mejorará el apetito de algunas personas que presenten un cuadro de peso bajo debido a náuseas, tal como pueden ser los pacientes que reciben quimioterapia.

El consumo de cannabis es algo milenario, pero recién en esta época se pueden aprovechar al máximo sus usos médicos y terapéuticos más allá de sus efectos recreativos.

el CBD estimula el apetito

Vitamina B12

Una pobre alimentación o una enfermedad que afecte la mucosa gástrica (como la enfermedad de Crohn) pueden acabar con el factor intrínseco gástrico, una proteína esencial para la absorción de la vitamina B12.

Esta vitamina es esencial para el proceso de digestión y absorción de las proteínas, es por eso que la falta de vitamina B12 puede llevar a la aparición de un cuadro anémico y la falta de apetito.

Puede conseguirse en forma de suplementos vitamínicos como grageas (a veces como parte del complejo B y otras veces de manera solitaria) o de solución líquida inyectable.

Ácido graso omega 3

El omega 3 es uno de los lipídicos más beneficiosos, siendo especialmente necesario para el correcto funcionamiento del corazón y del cerebro.

Este aceite activa la proteína mTOR y de la insulina, por lo que acelera el metabolismo y la producción de energía. En personas con condiciones de peso bajo puede ser un elemento que les ayude a recuperar el apetito rápidamente debido a la degradación de proteínas que causa la mTOR.

No es el uso más común que tiene este suplemento, pero este efecto ha sido científicamente demostrado. Sin embargo, hay voces que exponen que los suplementos de omega 3 so son efectivo y que la mejor opción son las fuentes naturales, que son el pescado azul, los mariscos, frutos secos y algunos aceites vegetales.

Estos suplementos pueden ayudar a mejorar el apetito de personas con ciertas condiciones, pero no son una mágica solución. De cualquier manera se recomienda consultar con un médico sobre la falta de apetito y otros posibles síntomas a fin de encontrar la solución más adecuada, sea o no en forma de suplementos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: