Vacaciones en Sitges: la costa catalana del Garraf

Las luces brillantes y los colores mediterráneos llenan el paisaje y la vida de Sitges. Una ciudad de alrededor 30.000 habitantes, 40 km al sur de Barcelona, en la comunidad autónoma de Cataluña, que brilla entre la playa y el mar de aguas cristalinas, y se llena de alegría y diversión con motivo del Carnaval, del Festival Internacional de Cine o simplemente para disfrutar de unos días de vacaciones en la temporada de verano.

Abrazada por una corona de montañas y a los pies de la Costa de Garraf ofrece lujosas instalaciones de alojamiento, servicios turísticos de vanguardia y numerosos lugares de entretenimiento nocturno, pero si perder su esencia histórica y su tradición con sabor familiar. Cabe destacar que existe una gran oferta de actividades y hoteles en Sitges para disfrutar de unas vacaciones inolvidables en familia.

Qué ver en Sitges

Con el paso del tiempo, desde la fundación de Sitges hasta el presente, ha dejado signos tangibles en el paisaje y en el tejido urbano. Caminar por el centro significa pasar por diferentes períodos artísticos y descubrir monumentos de gran calado histórico. En una sola ciudad, numerosos itinerarios temáticos se entrelazan.

Costa catalana del Garraf

Algunos edificios notables se remontan a la época modernista (finales del siglo XIX y principios del siglo XX), incluido el Cau Ferrat, la casa y el laboratorio de Santiago Rusiñol, pintor y escritor que vivió en Sitges desde 1891 y que atrajo a artistas y escritores de naturaleza bohemia. La Casa-Museo no se limita a albergar sus obras, sino que contiene obras de maestros como Picasso, El Greco, Zuloaga y otros.

Vale la pena visitar el Museo Romántico, que se encuentra en una residencia de finales del siglo XVIII y cuenta la vida cotidiana de una familia catalana típica de la edad romántica. El edificio, de estilo neoclásico, mantiene el encanto y la iluminación del pasado, así como muebles de época, un magnífico mobiliario y una colección de más de 400 muñecas.

El tercer museo de la ciudad, el Museo Maricel, Incluye obras de diversa índole. Además de arte medieval y pinturas que representan la ciudad, construida entre el Romanticismo y el siglo XX, alberga una colección original temática marítima realizado por Emerencia Roig i Raventós, quien a finales del siglo XIX y principios del siglo XX dedicaba dibujos y modelos al mar y recolectaba herramientas y equipos para la pesca.

El centro histórico esconde otras pequeñas joyas, como las iglesias de Santa Tecla y San Bartolomeo, y la Casa de la Vila de estilo neogótico del siglo XIX.

Las playas de Sitges

Pero es la naturaleza la que cautiva a sus visitantes, huéspedes y lugareños. Las playas de Sitges bañadas por las cálidas aguas del Mediterráneo, desde las más vivas y llenas de gente, hasta las más tranquilas y silenciosas, han sido, muchas de ellas, galardonados con la prestigiosa Bandera Azul.

Playas de Sitges

El cercano Parque del Garraf es un área de 12.800 hectáreas de colinas de piedra caliza, que con el paso del tiempo, el viento y el agua se ha ido erosionado formando cuevas, abismos y pintorescos sumideros. El maravilloso clima Mediterráneo, sus aires con olores frescos, el romero y el tomillo se mezclan con sus pinares, olivos e higueras. Aquí y allá, nos encontraremos con alguna palmera enana, una especie protegida característica de las áreas mediterráneas.

Otros puntos de interés son Villafranca del Penedés y Sant Sadurní d’Anoia, el monasterio cisterciense de Santes Creus patrimonio de la humanidad, y las ciudades de Tarragona y Barcelona. El sitio arqueológico de la antigua Tarraco a lo largo de la Costa Dorada es también Patrimonio de la Humanidad.

Eventos y actividades festivas

En Sitges, las actividades festivas se suceden durante todo el año. Entre los eventos más esperados se encuentra el Carnaval de Sitges, uno de los eventos más importantes de toda Cataluña. No te pierdas el Festival Internacional de Cine de Cataluña, las celebraciones del Corpus Christi, el Rally Internacional de coches Antiguos de Interés Turístico Nacional y el Día de Sant Jordi. Son fechas ideales para descubrir la gastronomía catalana, que hace del pescado fresco su principal embajador. Por ejemplo, el calamar con patatas y salsa alioli o el guiso de atún, pero sobre todo el típico Xato, un plato tradicional preparado con bacalao, atún, anchoas, escarola y aceitunas. Todo ello regado con vinos de la denominación de origen Alella, Penedés y Pla de Bages.

Cómo llegar a Sitges

El aeropuerto más cercano a Sitges es el de Barcelona – El Prat. Alternativamente, también están los aeropuertos de Tarragona o Girona. Desde Barcelona se puede llegar a Sitges en tren en unos 35 minutos.

Visitar Sitges

Clima y cuándo visitar Sitges

A la llegada, cualquier visitante recibirá el agradable clima mediterráneo de la Costa del Garraf. Las temperaturas promedio en enero, el mes más frío, oscilan entre un mínimo de 6° y un máximo de 13° C, mientras que en julio y agosto oscilan entre 21° y 28° C. La lluvia está casi ausente durante el verano, mientras que aumenta en primavera y otoño, cuando llueve unos 8 días al mes. El mejor período para unas vacaciones en Sitges, es desde finales de mayo hasta principios de octubre.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: