Estar informado, mantenerse actualizado, tener una formación continuada… valores para ser un experto

En un mundo de tan alta competitividad laboral, el precio de mantener un puesto de trabajo estable es el de formar parte del selecto grupo que se denomina experto. Y para ello, la formación continua, la alta capacitación, la ampliación de horarios y los precios ajustados, además de contar con una web de profesionales a la que recurrir para acceder a la más completa información del sector al que nos dedicamos, son los valores más destacables que debemos contemplar y alcanzar.

Si eres de los profesionales que quieren ser los primeros en su sector, lee artículos muy interesantes aquí, en la revista digital para profesionales de todo tipo de sectores que te ayudará a mantenerte informado con noticias de calidad y de completa actualidad sobre los temas que te interesan y se encuentran dentro del ámbito de tu profesión.

Y es que la información es parte de la formación, mantenerse actualizado es de vital importancia para estar en la cresta de la ola de la profesión de la que seamos representantes. Saber, conocer, dominar todo lo que rodea al oficio tiene un valor incalculable con el que diferenciarnos de la competencia que, como hemos indicado, es tremendamente voraz, independientemente del rubro profesional al que pertenezcamos.

Mantenerse en formacion constante

Además de conocer nuestra profesión, debemos tener suficiente información de aquellos otros expertos, de las cualidades y conocimientos que deben poseer para elegir con acierto cuando queremos contratar unos servicios específicos.

Qué debe tener un administrador de fincas

Todo el que haya vivido en una comunidad de vecinos sabe que en ocasiones la convivencia se vuelve bastante complicada. Existe un amplio surtido de conflictos que pueden distorsionar, en mayor o en menor medida, la relación entre los vecinos, desde casos de morosidad a ruidos por reformas o al uso de las zonas comunes.

Un administrador de fincas debe reunir una serie de condiciones que le hagan valedor de la confianza de la comunidad de vecinos. Tomemos como ejemplo al administrador de comunidades Valencia Pérez administradores, considerado por las comunidades de vecinos para las que trabaja como todo un referente en el sector que los hacen sentirse seguros y confiados, felices por el acierto cuando se acometió el cambio de administrador de fincas.

Los valores fundamentales que debe tener todo administrador de fincas son su formación, en primer lugar, pues debe ser un experto en toda la temática relacionada con la propiedad horizontal y el derecho fiscal y demostrarlo con uno o más títulos universitarios de los que exige el Ministerio de Fomento o haber aprobado el plan de estudios que ofrece la Escuela Oficial de Administradores de Fincas. Por otro lado, debe llevar a cabo en la práctica una gran desenvoltura y eficacia con una buena gestión económica de la finca a la que está al cargo, asesorar a la comunidad en beneficio de todos, controlar a los proveedores, solventar los siniestros, advertir sobre la posible morosidad de algunos vecinos y mantener el equilibrio entre los habitantes de la comunidad.

Así mismo, debe controlar los presupuestos y supervisar las obras que puedan llevarse a cabo dentro del recinto.

Obras en las comunidades de propietarios, un tema conflictivo

No podemos negar que uno de los temas que más conflicto genera en una comunidad de vecinos es el ruido y la suciedad que producen las obras, ya sean en las zonas comunes como a nivel particular en cada vivienda. Pero, según lo que dispone el artículo 7.1 de la Propiedad Horizontal; “El propietario de cada piso o local podrá modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de aquél cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estados exteriores, o perjudique los derechos de otro propietario, debiendo dar cuenta de tales obras previamente a quien represente a la comunidad. En el resto del inmueble no podrá realizar alteración alguna y si advirtiere la necesidad de reparaciones urgentes deberá comunicarlo sin dilación al Administrador”, por lo que nadie podrá oponerse si se cumple con lo establecido.

Así que, si por ejemplo, pretendemos cambiar la fachada del inmueble con la realización de estructuras metálicas, se deberá contar con expertos en el sector del metal, como los que encuentras en la dirección web https://corteyplegado.com/, para conseguir un buen trabajo con acabados perfectos, pero teniendo siempre en cuenta la limpieza de las instalaciones y evitar, en la medida de lo posible, el exceso de ruidos.

En cualquier caso, antes de contratar al equipo de profesionales que vayan a realizar las obras, sean del tipo que sean, se tienen que realizar las temidas reuniones o juntas de vecinos. Para estos casos es de vital importancia que nadie falte, para que después no tenga quejas por las actuaciones que se van a acometer y esté informado de absolutamente todo, por lo que si pidió una cita previa en la seguridad social o  tiene una cita con el médico, lo mejor será anular tu cita con la seguridad social y con el médico y acudir a esa reunión, ya que se tratarán temas tan importantes como las derramas que habrá que pagar para realizar las obras, y otro día volver a pedir cita previa en el inem, o en la seguridad social o donde haga falta.

Y es que es una cuestión de prioridades y si las demás citas pueden aplazarse, mejor aplazarlas y acudir a las juntas de propietarios que, como ya sabemos, es el órgano supremo por excelencia de una comunidad de vecinos, donde se redimirán las cuestiones más importantes sobre el inmueble y, por lo tanto, afectarán directamente a nuestra calidad de vida en el emplazamiento para aquello que hemos llamado hogar.

Una junta de propietarios tiene siempre un carácter obligatorio y se debe realizar una vez al año como mínimo. En sus funciones se incluye el nombrar y cambiar al presidente, al secretario y al administrador, y atender e intentar resolver todas las reclamaciones que los dueños de las viviendas, locales y otras propiedades que estén incluidas en el inmueble efectúen contra ellos.

Así mismo, deberán aprobar el plan creado para los ingresos y los gastos en cada ejercicio, hacer balance y entrega, con la máxima transparencia, de las cuentas de los ejercicios vencidos. También deberán aprobar los presupuestos y la ejecución de obras de reparación del inmueble, si se diera el caso, y aprobar o reformar los estatutos a petición de los propios vecinos o como iniciativa de la propia junta.

Por último, también entra dentro de sus funciones las de regular el funcionamiento y uso de los servicios y las zonas comunes y dirimir con acierto cualquier propuesta ofrecida por los vecinos y de interés para la comunidad.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: