11 cuidados básicos de higiene para el bebé

Tras salir del vientre materno un bebé exige una serie de cuidados básicos para mantener un buen estado de salud. La higiene es primordial en esta etapa ya que el bebé se expone a un mundo de anticuerpos y sustancias químicas, por ello los consejos para su cuidado se convierten en aliados invaluables.

El cuidado básico de un bebé implica la prevención de situaciones adversas tales como: rozaduras, arañazos o exceso de mucosidad pero siguiendo las recomendaciones para bañar a tu bebé o cambiando a tiempo el pañal se evitan estas situaciones incómodas.

El baño del bebé

Estos consejos para bañar a tu bebé te permiten realizar una adecuada higiene pero al mismo tiempo favorecen una experiencia agradable para los pequeños.

Bano del bebe

Lo más cómodo para el recién nacido es ducharse en una bañera adecuada a su tamaño para prevenir accidentes, gastar menos agua y hacer su experiencia más placentera. En la bañera especial se controla mejor al bebé y se puede colocar en cualquier estancia de tu hogar.

Otro de los consejos para bañar a tu bebé es regular la temperatura del agua, debe ser templada oscilando entre los 32 grados centígrados. Al introducir a tu niño en la bañera sumérgelo en el agua hasta la mitad de su cuerpo, de forma inclinada y sujetando su cabeza para que ésta siempre quede fuera de la bañera; luego debes vertirle agua delicadamente y frotar suavemente con una toallita muy fina su piel.

Se recomienda usar poco jabón y lavar bien la parte de abajo del cuello. Si realizas un baño diario a tu bebé, usa jabón solo dos o tres veces a la semana. Al finalizar el baño envuélvelo en una toalla suave y seca bien su cuerpo sin frotar.

Limpiar la nariz

Tras la ducha se pueden extraer fácilmente los mocos de un bebé ya sea con suero fisiológico o aspiradores nasales.

Limpiar los oídos del bebé

Los oídos son muy sensibles y está completamente desaconsejado limpiarlos en su parte interna, solo debe asearse la parte exterior del oído tras bañarse con una toallita suave.

Limpiar los ojos

Para eliminar lagañas o mucosidades en los ojos se utilizan toallitas estériles humedecidas con agua hervida.

Cambiar el pañal

Es importante estar pendiente de las frecuentes deposiciones y micciones del bebé y lavar o asear con toallitas limpiadoras tras cada cambio de pañal para mantener seca y limpia la piel. No lo dejes sucio demasiado, pues incrementas el riesgo de rozaduras.

Cortar las uñas

Mientras duerme, se pueden recortar las uñas con unas tijeras de punta redonda o bien mientras está lactando.

Aseo del cordón umbilical

Se recomienda mantener seco y limpio el cordón con gasas y agua. Al cabo de una o dos semanas se desprenderá.

Limpiar la boca del bebé

Con un paño suave y estéril, limpiar lengua y encías.

Quitar costra láctea

Cepilla la cabeza del bebé durante el baño con un cepillo de cerdas suaves o extiende una capa delgada de aceite mineral sobre la costra.

Lavar las manos del bebé

Cuando empieza a comer sólidos o a sujetar objetos durante el juego deben ser aseadas con agua y jabón.

Hidratar la piel del bebé

Luego del baño hidrata la piel de su cuerpo y rostro aplicando cremas especiales para bebés mediante masajes.

Hidratar la piel del bebe

Para terminar

Esperamos que estos consejos te sean útiles y que tu bebé mantenga una salud extraordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: