Ángulos de acero inoxidable

Aunque pueda parecer un poco raro, en la actualidad los ángulos de acero inoxidable constituyen un elemento muy importante y uno de los más elegidos para la decoración de una casa y la realización de ventanaje; consisten en barras dobladas en forma de L que están compuestas por dos superficies planas que forman un ángulo de 90°. Dicha extensión es una característica imprescindible, ya que les otorga una mayor resistencia física y mecánica en ambas direcciones.

Asimismo, otras características muy importantes son la longitud de los lados y el grosor de la estructura: la primera permite calcular de distintas maneras la distribución de fuerza de cada lado, teniendo en cuenta la igualdad o desigualdad de la longitud; el segundo permite construir ángulos más resistentes, capaces de soportar pesos mayores y de contrarrestar cualquier choque sin quedar dañado. Por consiguiente, estos productos se convierten en un refuerzo muy efectivo para todo tipo de obra.

Características destacadas

Generalmente, los perfiles y ángulos de este material son fuertes, compactos y ligeros, resisten a la corrosión y no necesitan mantenimiento, lo que simplifica el trabajo en todas las fases de la construcción y en todo tipo de proyecto; tales cualidades se deben a su producción larga y compleja que consta de dos fases: laminado en caliente y soldadura láser.

En segundo lugar, su versatilidad y durabilidad garantizan la posibilidad de utilizarlos en una variedad de ocasiones sin verse obligados a sustituirlos con frecuencia. Además, estos perfiles tienen una apariencia estética muy peculiar que otorga personalidad a los edificios y al mismo tiempo, dando una impresión de mayor seguridad.

Por último, cabe señalar que gracias a su resistencia y capacidad de aguantar pesos, un ángulo de acero inoxidable contribuye a prolongar el ciclo de vida de la estructura como puentes o edificaciones en las que se utiliza. Todas las ventajas que este material ofrece lo convierten en uno de los favoritos a la hora de elegir los perfiles y ángulos que mejor se ajusten a las exigencias que conlleva todo tipo de construcción.

Principales usos

Básicamente, los ángulos más gruesos son adecuados para estructuras de gran tamaño, por ejemplo naves industriales y puentes; por otro lado, los más sutiles y ligeros sirven de soporte en obras más pequeñas, como repisas. De todas formas, generalmente, este tipo de producto es ideal para realizar una amplia gama de aplicaciones arquitectónicas: desde la construcción de departamentos y puentes hasta la realización de torres de cable, energía y comunicación, almacenes y muebles, como por ejemplo estanterías.

En concreto, estos ángulos son adecuados para estructuras ubicadas en exteriores y para aplicaciones aeroespaciales, ya que el acabado les otorga una mayor resistencia a los elementos atmosféricos y a las peculiares condiciones ambientales que el sector aeroespacial conlleva.  Por ùltimo, otro uso frecuente de los ángulos de acero inoxidable es la decoración de interiores de casas o de bordes de muebles, especialmente en el caso de muebles estilo industrial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: