Antecedentes históricos y datos curiosos del ascensor

La necesidad de trasladar las cosas a diferentes alturas ha sido puesta en práctica durante miles de años. Los montacargas cuentan con una larga historia, que va desde las primeras plataformas rudimentarias atadas a una cuerda y movidas por un ser humano hasta los eléctricos y suaves ascensores que disfrutamos a día de hoy.

Invención y evolución

Se cree que los montacargas pudieron haber sido utilizados para construir las pirámides de Egipto. Sin embargo, según Elevator History, el primer uso registrado se produjo en el siglo III antes de Cristo. Es a Arquímedes, matemático griego, físico y astrónomo, a quien se le atribuye la invención del primer ascensor conocido. Su dispositivo estaba formado por cuerdas y poleas, y se empleaba principalmente para levantar cargas pesadas como agua o materiales de construcción.

Datos curiosos del ascensor

El coliseo romano usó montacargas para personas para trasladar a los gladiadores y los animales salvajes desde el subsuelo hasta la arena. De igual modo, en la época medieval en Grecia, se empleaban polipastos para llegar al monasterio de San Barlaam, situado a 60 metros de altura.

El Rey Luis XV tenía uno de los primeros ascensores diseñados específicamente para el uso de  pasajeros, conocido como la silla voladora. Fue instalado por Blaise-Henri Arnoult en el Palacio de Versalles en 1743. El rey necesitaba un ascensor privado para permitir que su amante lo visitara en secreto. Se trataba de un elevador tirado de un cable que a su vez estaba conectado a un sistema de poleas con contrapesos.

El siguiente gran salto en la tecnología de los montacargas se produjo con la invención de la máquina de vapor en 1765 por James Watt. El nuevo invento permitió a los ascensores mover cargas más grandes y pesadas, como carbón, madera y acero, a los pisos superiores de los edificios más altos a medida que la construcción crecía durante la Revolución Industrial.

Ya en 1852, Elisha Graves Otis introdujo el primer dispositivo de seguridad para ascensores, lo que evitaba que el ascensor cayera al suelo en caso de que los cables se rompieran. El primer elevador de pasajeros completo con la función de seguridad de Otis se puso en funcionamiento en 1857 en una tienda de la ciudad de Nueva York.

Werner von Siemens construyó el primer elevador eléctrico en 1880. El ascensor fue movido por un motor instalado debajo de la plataforma y se elevó utilizando un sistema de engranajes basado en el principio dinamoeléctrico.

Montacargas industriales y montacargas hidráulicos para personas

Actualmente podemos encontrar multitud de modelos de montacargas, pero sin duda son los industriales y los montacargas hidráulicos para personas los que mejor rendimiento tienen a nivel práctico en el día a día.

El primero de ellos está preparado para soportar hasta 10.000 kilos de peso. Su instalación es sencilla, pero debe ser realizada por expertos para contar con la garantía de seguridad necesaria que minimice todo tipo de riesgos. Está provisto de un mecanismo hidráulico que usa poca energía, puesto que la eficiencia de los motores actuales permite reducir mucho el consumo. Este montacargas alberga una gran capacidad para soportar grandes cantidades de peso, por lo que está indicado para ser empleado en fábricas y naves industriales.

Por su parte, los montacargas hidráulicos para personas como los de pemih elevadores se caracterizan por lo económico que resulta su mantenimiento y por ofrecer la misma seguridad que un ascensor. Cuentan con una gran capacidad de adaptación, ya que se pueden incluir en la mayoría de los huecos que tienen viviendas, edificios, oficinas o locales comerciales, entre otros.

Estos montacargas hidráulicos se adaptan a la normativa pensada para los espacios públicos. Además, dentro de sus características más notorias destacan algunas como la seguridad, el silencio, la comodidad y el consumo reducido. Sin duda, se trata de un gran elemento que también sirve para revalorizar viviendas.

Algunos fabricantes ofrecen la posibilidad al consumidor de diseñar el montacargas a su antojo, disponiendo además de un amplio menú de modelos que incluyen multitud de opciones en torno a la decoración, las medidas o la iluminación. A partir de aquí, lo único que resta es buscar el mejor precio montacargas.

Datos curiosos

La invención del montacargas trajo consigo un cambio en el diseño de las ciudades modernas. Se utilizan en todo el mundo, lo que hace que incluso los edificios más altos sean fácilmente accesibles. Pero ¿cuánto sabes sobre ascensores? A continuación te mostramos algunos datos curiosos que tal vez no conozcas.

Los primeros ascensores modernos, en hoteles de lujo

¿Sabías que los primeros ascensores modernos se utilizaron en los vestíbulos de los hoteles de lujo? El primer elevador de pasajeros del mundo se instaló en un hotel de la ciudad de Nueva York, en 1857. En la década de 1870, la tecnología finalmente se trasladó a edificios de oficinas.

España y el millón

España es el país de Europa con mayor número de ascensores. Cuenta con 1.087.495 unidades. Se trata de una cifra que viene aumentando de año en año en unas 20.000 unidades.

No hay ático sin ascensor

La irrupción del ascensor cambió radicalmente la forma de construir edificios de varios pisos. Antes de los ascensores, los niveles más altos de una casa se reservaban para los sirvientes o inquilinos de alquileres bajos. Una vez que los ascensores de pasajeros comenzaron a transportar a los inquilinos a los pisos superiores, los ricos empezaron a apreciar la vista desde las alturas, introduciendo así la popularidad del ático.

Rascacielos

Si los ascensores no existieran, todo tendría como máximo cinco o seis pisos de altura. En la década de 1870, Henry B. Boyle cambió el distrito financiero de Nueva York para siempre al construir el edificio más alto de la ciudad en ese momento, que tenía siete pisos completos y que incluía dos ascensores.

La enfermedad del ascensor

A principios del siglo XX a la gente le preocupaba que el transporte vertical pudiera producir algún tipo de enfermedad. Los médicos alertaron de la enfermedad del ascensor, una circunstancia causada por el movimiento repentino de los órganos internos cuando un ascensor se detenía bruscamente.

Música de ascensor

¿Sabes por qué se inventó la música de ascensor? Se introdujo por primera vez en la década de 1920, y su propósito principal era calmar a los pasajeros temerosos que usaban un ascensor por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: