El auge de la nutricosmética

El Omega3 de ciertos pescados, el ácido hialurónico, el colágeno, la coenzima Q10, y otros antioxidantes y ácidos grasos, cotizan al alza. Contribuyen a realzar la belleza y a cuidar la estética del cuerpo, gracias a sus principios activos y las propiedades que se les atribuyen.

Existe una gran concienciación social sobre la importancia de incluir vitaminas, proteínas y minerales en la dieta diaria. Es el auge de la nutricosmética, la “nueva disciplina alimentaria” que se basa en una meticulosa combinación entre la ingesta de alimentos sanos y el cuidado del cuerpo, de la salud y del bienestar físico y mental, a base de productos naturales.

La nutricosmética puede ayudar a mejorar notablemente los más variados aspectos en la vida cotidiana del ser humano. Puede, por ejemplo, favorecer la virilidad del hombre.

De hecho, se considera que los productos nutricosméticos se encuentran entre los más eficaces para aumentar la potencia sexual masculina. También elevan la libido y mejoran la calidad del esperma, motivo por el cual incrementan la fertilidad del hombre. De igual manera, generan orgasmos más intensos. Todo, de manera natural.

Los nutricosméticos facilitan la circulación de la sangre, pero la favorecen de manera especialmente intensa en la zona genital del hombre. El flujo sanguíneo acude con más facilidad y fluidez a los cuerpos cavernosos del miembro masculino, se concentra en él y favorece la erección y la dureza del miembro reproductor masculino, en consecuencia, potencian la virilidad.

“In corpore sano…”

La mujer también es beneficiaria de los nutricosméticos. Al igual que el hombre, ella también puede comprobar sus sorprendentes efectos favorables del aumento de la libido y la fertilidad.

Por tanto, la nutricosmética propicia y favorece considerablemente, tanto en ellos como en ellas, unas relaciones sexuales plenas y satisfactorias. Pero es que, además, con el uso de los nutricosméticos adecuados, la mujer puede reafirmar, e incluso aumentar, sus senos.

Los nutricosméticos tienen también otros usos y efectos muy distintos a los de carácter sexual. Al tener propiedades drenantes y unas enzimas muy beneficiosas para el intestino, evitan el estreñimiento y facilitan el buen funcionamiento del aparato digestivo. Esto hace que  se puedan combatir las hemorroides.

Disciplina alimentaria

También evitan la formación de varices y la molesta y a veces alarmante, caída del cabello, con lo que favorecen la circulación de la sangre, en el primer caso (varices) y dificultan la alopecia en el segundo (pérdida de pelo). Es más, favorecen el crecimiento capilar porque fortalecen los folículos pilosos en el cuero cabelludo.

Otro de sus usos recomendados es el dermatológico, para que actúen sobre la piel. Los nutricosméticos frenan eficazmente la aparición de las arrugas y, como consecuencia de ello, combaten el envejecimiento.

Por todo lo anteriormente explicado, se dice que la nutricosmética mejora de manera muy notable el estado general de la salud de las personas, sean del género que sean.

“… mens sana…”

Si los romanos tenían por lema aquello de “mens sana in corpore sano” para referirse a que “un cuerpo sano suele albergar una mente igual de saludable”, para hablar de la nutricosmética hemos invertido los términos de la frase, pero no el significado.

Los efectos beneficiosos de los nutricosméticos en el cuerpo tienen su correspondencia con otros efectos tan beneficiosos como aquellos, pero en la salud mental y el bienestar del individuo.

La explicación es fácil de deducir: una persona que tiene una vida sexual sana, buena imagen y un aspecto físico rejuvenecido goza de la aceptación, y a veces admiración, de los demás, y experimenta el bienestar de sentirse a gusto consigo misma. Ello, sin duda, repercute en una buena salud mental, libre de complejos y traumas. Esa persona consigue seguridad en sí misma y es difícil que algo o alguien logre amargarle la vida.

Desde los años ochenta

La nutricosmética es una tendencia de consumo relativamente reciente y novedosa. Los primeros estudios sobre ella se remontan a los años ochenta, pero treinta años después de sus inicios todavía no hay una definición concreta. Los nutricosméticos no están descritos en ninguna normativa, ni en la legislación europea.

Sin embargo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, que por sus siglas en inglés que responden al nombre de “European Food Safety Authority”) considera que algunas de las alegaciones nutricionales de la nutricosmética son admisibles y que se han encontrado posibles evidencias científicas que confirman los beneficios que aportan.

Los nutricosméticos se comercializan en la UE con todas las garantías y condiciones legales. Algo que no sucedería si no cumplieran con los exigentes requisitos de la Unión Europea.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: