Puertas acorazadas, las mejores aliadas para la seguridad familiar

Ante el auge de los robos de casa, el uso de puertas acorazadas puede representar la seguridad necesaria para proteger los bienes de un hogar y a su familia

Dado el incremento de los robos en viviendas, es normal que se genere una sensación de alarma y miedo generalizado entre los ciudadanos. Es normal que ante la posibilidad de este peligro, se busquen opciones de seguridad para prevenir que los hogares sean asaltados. No sólo es una medida ante la probable perdida de bienes, si no, también una forma de proteger a los familiares de experimentar un momento tan desagradable.

Es por esto que las puertas acorazadas que podemos ver en este enlace, se han vuelto uno de los productos con más demanda al respecto en las tiendas de Cajas Fuertes y servicios de Seguridad. Aunque se han pensado para proteger principalmente negocios, hoy día muchas personas optan por tener una puerta acorazada en su domicilio. Los asaltos a hogares tienden a suceder con frecuencia cuando sus residentes se encuentran de viaje, por lo que en verano las cifras se suelen disparar. Sin embargo, hay que tener consciencia de que un allanamiento se puede sufrir en infinidad de contextos.

Por otro lado, aunque el aumento de robos a casa provoca esa sensación de alerta en muchas personas, es muy común que la mayoría de la gente no tome medidas de protección en su hogar hasta después de haber sufrido un robo. Valorar la posibilidad de prevenir este tipo de incidentes, siempre podrá evitar el malestar posterior que suele acompañar a quienes han sufrido este tipo de eventos.

Qué caracteriza a las puertas acorazadas y por qué son la mejor opción

Las puertas acorazadas son uno de los tipos de puertas de seguridad  más efectivas que se han fabricado. Están compuestas por acero de espesores diferentes y llevan integradas cerraduras de seguridad. A diferencia de otras, incluso el marco también está hecho con acero. Dada su gran capacidad de resistencia ofrecen un alto grado de protección.

Es importante señalar que muchas veces se les confunde con puertas blindadas. Aunque ambas están fabricadas para ofrecer una protección mucho más alta que una puerta convencional, sus materiales y nivel de resistencia son muy diferentes. Las puertas blindadas tienden a estar fabricadas con madera y refuerzos de acero y hierro. Dado que su material de construcción es la madera, tenderán a desgastarse con el paso del tiempo. 

Lo que hace que una puerta sea más segura que otra es su grado de resistencia. Usualmente se mide por tiempos, una puerta regular puede abrirse entre sesenta segundos y dos minutos, mientras que para forzar una puerta de seguridad puede pasar hasta una hora y media. Esto provoca que en la gran mayoría de los casos el ladrón desista y opte por irse.

Puerta acorazada

En cuanto a las puertas acorazadas, se suele garantizar hasta en un 90% que no podrán ser forzadas en absoluto. Con un nivel de protección así, es normal que sea la opción que más se recomiende a las personas interesadas en proteger su negocio o domicilio.

Hay distintos niveles de protección que pueden elegirse según las necesidades y posibilidades económicas del comprador. Sin embargo, es muy probable que siempre se recomiende el grado más alto de seguridad al interesado.

Es importante contemplar que el factor monetario no es siempre un impedimento. Existen diferentes modelos de puertas acorazadas, por lo que los clientes pueden contar con un margen más amplio de elección y precios variables.

Hay que hacerlo difícil para el delincuente y evitar el “bumping”

Como ya se mencionó antes, a un ladrón le puede llevar sesenta segundos abrir una puerta. Esto tiene que ver con una técnica llamada “bumping”, que consiste en abrir de manera limpia las cerraduras. Se realiza con el uso de un cilindro o de una llave tipo “bump”, proporcionando golpes a éstas con algún objeto para lograr abrirlas.

Este tipo de allanamiento se suele llamar “robo limpio”, ya que los delincuentes logran forzar la puerta de tal manera que apenas le producen daños. Para quién utiliza esta técnica resulta muy fácil poder acceder a cualquier lugar que cuente con una cerradura convencional.

Aunado a esta forma de allanar que se ha vuelto famosa, en realidad existen muchas otras. Éstas varían en función de la puerta y sus cerrojos. Desde la típica introducción de una lámina o tarjeta fina por la orilla de la cerradura, la manipulación directa al introducir una ganzúa en los sistemas internos, hasta el uso de taladros o cinceles, e incluso, la ruptura directa de la puerta.

Por desgracia, existen infinidad de formas para forzar la entrada de una puerta, así como distintos tipos de delincuentes. Varios de ellos están bastante especializados en el acceso a tiendas u hogares. A pesar de tener cerraduras de protección adecuadas, la realidad es que pocos sistemas de protección son tan efectivos como las puerta acorazadas.

Por último, éstas puertas de seguridad cuentan con otras ventajas. Sumado a la ganrantía de su resistencia, si se solicita colocarla a un profesional, con ello también se asegura su correcta instalación. Esto es fundamental, ya que no vale la pena tomarse la molestia de adquirir una, si una instalación incorrecta puede hacer que falle.

En cuanto a la estética, hay personas a las que les preocupa que su aspecto pueda verse tosco y poco estilizado. Esto es incorrecto, ya que pueden igualarse de forma visual a las puertas normales al añadirle revestimientos de distintos acabados.

Finalmente, es entendible que la cuestión monetaria tienda a ser un problema para decidirse a adquirir una. Sin embargo, es muy importante considerar que el gasto generado nunca será equiparable a la perdida que pudiese presentarse en caso de sufrir un asalto en el hogar. Sin mencionar los costes psicológicos que pudiesen provocarse.

En este sentido hay que pensar la seguridad no como un lujo, sino como una inversión. Dada  la extensa durabilidad de la puerta, su valor es compensable. Hay muchas opciones  disponibles, y siempre se puede contar con la ayuda de expertos que podrán ofrecer soluciones a la medida de cada persona.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: