Barcelona Quiropractic, la mejor solución a los problemas y dolencias causados por hernias discales

Aunque parezca difícil de creer, son muchas las personas que son diagnosticadas de una hernia o varias hernias discales. La mayoría de estas lesiones son detectadas porque la persona que las padece siente dolor, generalmente hacia una o ambas piernas, con entumecimiento, hormigueos (u otros síntomas) y terminan por realizarse una resonancia magnética o TAC. Sin embargo, otros individuos que no han padecido ninguna dolencia también han sido diagnosticados de hernia discal y, algunas personas pueden tenerlas y no saberlo porque no han sido sometidas a dichas pruebas ni han sentido ningún síntoma todavía.

En Barcelona Quiropractic tenemos una amplia experiencia con pacientes que padecen de hernias de disco; desde lesiones iniciales hasta lesiones muy avanzadas que provocan incluso dolores muy intensos y afectación a los nervios de las extremidades. Por esto queremos explicarte en qué consiste exactamente una hernia discal y qué hacemos para que las personas que las padecen puedan encontrar una solución. Para esto último es muy importante dirigirse a una persona especializada y con experiencia en este área, ya que hablamos de problemas delicados y potencialmente graves. Lo más importante es saber, a través de un reconocimiento personalizado, si podemos ayudar a la persona con la quiropráctica o si va a necesitar una intervención quirúrgica.

¿Qué es una hernia discal?

Los discos son  una especie de almohadillas que separan las vértebras de la columna, permitiendo así la movilidad de las mismas y amortiguando la presión que se ejerce sobre la columna vertebral. Una hernia discal es una lesión producida por el mal funcionamiento de una o varias vértebras que, en consecuencia, acaban por ejercer más presión de lo normal en los discos y crean su debilitamiento o desgaste al no recibir los nutrientes adecuados para mantenerlos sanos y fuertes. Así, a medida que el disco se va debilitando, pueden aparecer fisuras o grietas y protuberancias que habitualmente se ubican cerca de la salida de las raíces nerviosas.

Solucion hernia discal

En estos casos, suele aparecer la típica ciática o irradiación hacia una o ambas piernas o a lo largo del brazo. Es como si apretáramos un Donuts (el disco) y la presión hace salir la mermelada hacia fuera (protuberancia). Lo mismo sucede con el disco, que termina desplazándose de su posición correcta. Si esta protuberancia se va haciendo mayor, el disco llega a romperse, y la parte de su núcleo (muy parecida a un gel) sale de forma permanente hacia afuera pudiendo afectar la médula espinal. La diferencia principal entre una protuberancia y una hernia es que en los dos casos se ve un abultamiento, pero en el caso de la hernia el disco esta agrietado y tiene el peligro de romperse del todo.

Síntomas comunes de la hernia discal

Antes de nada es importante destacar que no todas las hernias discales producen síntomas físicos. Nos encontramos con hernias discales sintomáticas y con hernias discales asintomáticas (sin dolor). Posiblemente estas últimas sean las más peligrosas dado que al no producir dolor, no llevamos a cabo ningún cuidado de la columna vertebral. Si hablamos de hernias discales sintomáticas nos encontramos, principalmente, con uno o una combinación de estos síntomas:

  • Dolor de espalda y, si se trata de hernia lumbar, también puede llegar a producir molestias en los glúteos.
  • Entumecimiento, hormigueo, alteración de la sensibilidad e incluso debilidad en brazos y/o piernas.
  • Dolor de cabeza, migrañas, mareos y/o vértigos cuando la hernia se encuentra en la zona cervical. En general, estos síntomas van asociados por la tensión muscular que se genera en el cuello. (1)
  • Dolor de pierna (el más habitual) que puede o no ir acompañado de dolor en la zona lumbar. Normalmente el dolor de pierna suele ser más intenso y molesto que el de la zona lumbar.
  • Aunque sea poco frecuente, hay casos en los que se da una pérdida del control de los esfínteres. En este caso se trataría de una afectación grave conocida como cola de caballo que requiere una intervención quirúrgica urgente.

La mayor parte de las hernias discales en la zona lumbar suelen ocurrir entre la cuarta y quinta vértebras lumbares y entre la quinta vértebra lumbar y la primera sacral. En la zona cervical se producen habitualmente entre la tercera y cuarta, la cuarta y quinta y la quinta y sexta vértebras cervicales. Además de los síntomas como irradiación a piernas, los nervios afectados en esta zona pueden producir también:

  • Debilidad en el dedo gordo del pie, en el tobillo (caída del pie) y dolor o entumecimiento en la parte superior del pie (llegando a irradiarse hasta el glúteo).
  • Pérdida de reflejos en tobillos o debilidad al impulsarlo. Un ejemplo de esto son las personas que no pueden elevar los dedos de los pies.

Como vemos, las molestias son muchas y variadas. No obstante, en casos en los que no hay ningún tipo de molestia física pero sí hay lesiones de discos vertebrales, las consecuencias pueden llegar a ser más problemáticas en un futuro. Por esto, en Barcelona Quiropractic hacemos siempre hincapié en la importancia de hacer revisiones quiroprácticas para conocer el estado de la columna vertebral y del sistema nervioso, previniendo de esta forma problemas futuros y/o manteniendo la columna vertebral en un estado optimo.

Acostumbramos a decir que la mejor elección cuando se tiene una hernia discal es aquella más conservadora y menos invasiva para el cuerpo, como es el caso del cuidado quiropráctico.

La quiropráctica se ocupa de cuidar tu columna vertebral, principalmente para evitar problemas biomecánicos y sus consecuencias sobre el sistema nervioso. De esta forma, se busca optimizar la función corporal y la salud en general.

Para ello, el quiropráctico realiza un estudio biomecánico muy preciso que le permite detectar alteraciones de la columna vertebral que impiden el flujo normal del sistema nervioso. Estas alteraciones son llamadas subluxaciones vertebrales y, si no se corrigen correctamente, pueden derivar en una rápida degeneración de la columna (artrosis) y en otros problemas discales, como el descrito de la hernia.

En casos de hernia discal la quiropráctica es una excelente herramienta. Con los ajustes quiroprácticos (la técnica segura e indolora que utiliza exclusivamente el quiropráctico para devolver a las vértebras desplazadas su posición correcta) se restablecen las funciones de la columna y se maximiza la postura corporal, promoviendo así que la fuerza que se ejercen sobre los discos sea ecuánime y no se ejerza más presión en un grupo de vértebras que en otro. De este modo  se consigue liberar presión de los discos afectados (reduciéndose notablemente los síntomas que esto provoca) y corrigiendo las subluxaciones vertebrales para evitar futuras lesiones en la columna. La quiropráctica, al trabajar directamente sobre la columna y el sistema nervioso, ayuda a paliar las molestias producidas por una hernia discal, al liberar los nervios comprimidos por el disco, y reduce también la tensión muscular, ayudando a que la columna recupere su movilidad y funcionalidad. Muchos estudios muestran la reducción y/o desaparición de las hernias discales a medio, largo plazo. (2)

Barcelona Quiropractic, expertos en casos de hernia discal

La mayoría de personas que acuden a Barcelona Quiropractic lo hacen por haber sido diagnosticadas de una o varias hernias discales. Los resultados de los pacientes con estas patologías acostumbran a ser bastante satisfactorios, ya que los cambios sintomáticos se producen de forma temprana y, transcurridos varios ajustes vertebrales pueden retomar las actividades diarias que habían dejado aparcadas. Incluso muchas son las personas que acuden al quiropractico estando en lista de espera para una operación y no han necesitado pasar por el quirófano una vez iniciados los ajustes vertebrales.  Pero es importante siempre averiguar si los ajustes vertebrales pueden ayudar en estos casos y cuál va a ser la mejor opción para esta persona. Es importante comentar que, aunque los síntomas puedan desaparecer rápidamente, es fundamental seguir con el cuidado quiropráctico para fortalecer la zona y darle el tiempo requerido al cuerpo para estabilizarse y evitar las recaídas.

Además de encontrarte con grandes profesionales del sector y disponer de camillas especializadas para este problema concreto, el centro Barcelona Quiropractic destaca también por su servicio, profesionalidad y el trato amable y agradable hacia sus pacientes.  Si padeces hernias discales, te animamos a que le des un voto de confianza a la quiropráctica.

(1). www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23948425

(2). www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23706678

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: