Cómo atraer clientes por medio de los aromas

Uno de los sentidos más poderosos es el olfato. Es el más desarrollado, también el que más influye en la conducta, en las emociones e incluso en la memoria de una persona. De hecho, está comprobado que las personas pueden recordar una infinidad de aromas diferentes, pero no pueden recordar de igual manera lo que ven, lo que oyen o lo que tocan.

Esta capacidad olfativa se ha convertido en un aliado estratégico del marketing por los resultados que ofrece. El marketing olfativo logra aumentar el recuerdo positivo del cliente y crea experiencias relevantes durante todo el proceso de compra.

Marketing olfativo: cuál es la clave del éxito

Como ya se ha mencionado, el marketing olfativo abarca una serie de técnicas novedosas que aplicadas de forma correcta tiene como objetivo comercializar una marca, un servicio o un producto creando en los clientes recuerdos positivos, sentimientos de pertenencia y en el caso de los trabajadores de una empresa mejorar o incrementar el rendimiento de los mismos.

Atraer clientes por medio de los aromas

Sirva de ejemplo la siguiente situación: Un cliente entra en determinado negocio y al instante percibe un atractivo aroma. Es tan agradable el olor del local que no sólo despierta sensaciones o recuerdos en el cliente, sino que además propicia un entorno placentero que motiva a prolongar la visita y por ende el consumo de productos o servicios. Cuando se consigue este resultado, la estrategia ha surtido el efecto deseado.

Ahora bien, el éxito de esta estrategia dependerá en buena medida de las emociones, sensaciones o efectos que se quieran lograr en los clientes. En otras palabras, la huella que se desee plasmar en la memoria de quienes perciban el aroma con el que mejor se identifique la marca, el producto o el servicio. No hay que olvidar que los aromas tiene una forma particular de afectar muy sutilmente las emociones humanas, algo que incluso las palabras no pueden igualar. Acompañado de la música ideal, se puede crear un ambiente idílico.

Cómo cautivar las emociones con un aroma especial

Está comprobado científicamente que las fragancias o aromas evocan recuerdos o emociones en la mente de una persona, aunque esta haya sido percibida en la infancia. Se puede decir que una especie de memoria autobiográfica que se activa gracias a los olores que se guardan en el cerebro. En efecto, el poder de un aroma es más fuerte incluso que una imagen o un sonido.

Por consiguiente, en el caso que una empresa, marca o servicio desee implementar el marketing olfativo como estrategia de negocio, lo primero que debe hacer es definir la imagen corporativa que quiere transmitir. El siguiente paso es desarrollar el odotipo y la fragancia más adecuada. En https://www.pro-air.es/ se puede personalizar un aroma particular o crear aromas corporativos gracias a la mejor empresa de odotipos profesionales que existe en la actualidad.

Utilizar de forma apropiada los aromas para atraer y conseguir resultados positivos en la mente de los clientes es un valor adicional que garantiza experiencias cómodas y lo más importante, la rentabilidad del negocio. Llegar a las personas por medio de los aromas implica identificar acertadamente las fragancias que van bien a determinado público. Por eso, es importante personalizar los aromas y hacerlos atractivos, para que los clientes se sientan cómodos y experimenten una sensación exclusiva.

Un odotipo exclusivo es una estrategia que ayuda a los clientes a interactuar con el negocio. Por tanto, una vez que se consigue crear un buen odotipo, el toque final es permitir que este impregne todo el establecimiento, de modo que cuando el cliente entre, lo primero que perciba es la marca olfativa que tanto se ha trabajado. El resto lo hace el aroma. Es impresionante el efecto que se produce en la mente del cliente. No hay que olvidar colocar de forma estratégica diferentes dispensadores aromáticos, manuales o automáticos logren el mismo efecto: mantener siempre el ambiente perfumado.

Aromatización profesional: un paso más en la dirección correcta

La competitividad que existe actualmente en el mundo de los negocios e Internet ha permitido el desarrollo de nuevas estrategias o la reutilización de otras que no se consideraban tan relevantes. Este es el caso de la aromatización profesional o el marketing olfativo. Mantenerse en el más alto nivel y lograr captar hasta los clientes más esquivos requiere inteligencia, creatividad y determinación. Por tanto, es imprescindible seguir innovando para estar a la vanguardia.

La aromatización profesional es un paso más en la dirección correcta. Los resultados y los casos de éxito en la implementación de esta estrategia hablan por sí solos. Quien desee llamar la atención de los clientes debe apelar a otros sentidos más sutiles, como el olfato. El marketing olfativo es el resultado de años de desarrollo de fragancias que ofrecen ambientes seductores, gracias a los sistemas aromatizados que se han diseñado para enamorar los sentidos de quienes lo perciben. En definitiva, vale más un buen aroma que una palabra.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: