Cómo decorar tu casa con estilo nórdico

Dentro del mundo de la decoración de interiores se está consolidando una tendencia bastante peculiar y que seguramente llamará tu atención. El estilo nórdico tuvo su origen a principios del siglo XX gracias a países del norte de Europa, como Suecia Finlandia, Dinamarca y Noruega.

Un salón nórdico se caracteriza por tener a la naturaleza como protagonista, siendo el centro de atracción el uso de materiales y texturas que provengan de la naturaleza, en busca de crear ambientes luminosos y que inviten a la relajación.

Algunas claves que te ayudarán a conseguir un estilo nórdico en tu hogar

Líneas rectas, colores luminosos, materiales nobles y espacios poco recargados, casi rozando con el minimalismo, son las características de una decoración nórdica. Si quieres introducir este estilo decorativo en tu hogar, necesitarás seguir algunos consejos fundamentales:

Claves para conseguir un estilo nordico

Combina materiales

Si bien, lo tradicional sería la utilización de materiales nobles como la madera y los textiles, es totalmente posible darle un toque actual y más contemporáneo al incorporar otros como el cobre y el latón, que contrastan con la madera sin opacarla.

Otro material que combina perfectamente con este estilo decorativo es el mármol en colores claros.

Ten preferencia por las formas sencillas

Con referencia al corte de los muebles, siempre deberás apostar por la sencillez. Este estilo decorativo utiliza líneas rectas en combinación con curvas sinuosas. Si bien, esto a primera vista puede parecer una contradicción, lo que se busca es construir un espacio armonioso, limpio y que invite a la tranquilidad.

Tejidos naturales

A la hora de seleccionar el conjunto de textiles que utilizaremos para crear nuestra decoración nórdica, debemos dar preferencia a los tejidos naturales como el algodón, la lana y el lino. La paleta de colores puede tener nuestro sello personal, aunque siempre seguir la misma línea temática, incluyendo motivos naturales como dibujos de plantas, flores, animales y hojas.

Iluminación natural y espacios amplios

Los grandes ventanales son muy útiles para ofrecer iluminación natural a los espacios de nuestro hogar. Intenta aprovechar las ventajas de cada temporada, cubriendo las ventanas con tejidos ligeros y claros durante el verano para permitir el paso del aire fresco y la luz, mientras que en el invierno, cuando las temperaturas bajan, opta por cortinas de lino para crear una barrera térmica entre el exterior y el interior.

Recicla y reutiliza

Reutilizar algunos elementos es una excelente forma de sacar provecho a este estilo decorativo. Una de las características del mismo, es la descontextualización de los materiales y las piezas decorativas, por lo que maletas viejas y bien conservadas pueden convertirse en una excelente mesa de noche, y unas escaleras restauradas quedan perfectas como una estantería.

La creatividad es importante para integrar los elementos y crear el efecto esperado. ¡Y no debes olvidar las plantas! La decoración no estaría completa si dejas por fuera uno de los elementos característicos del estilo nórdico, las plantas naturales. Ellas otorgan alegría y calidez hasta en los espacios más fríos y sobrios.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: