La mejor defensa para los perjudicados en la venta del Banco Popular

Recientemente asistimos a una de las compras más rápidas y extrañas del mundo financiero. El pasado mes de junio el Santander adquirió el banco Popular por el valor simbólico de 1 euro ante el temor de que este no tuviera liquidez para atender a sus clientes, exigiéndose a su vez que el Santander ampliase su capital en 7.000 millones para cubrir el capital y las provisiones requeridas con el que reforzar el balance del banco intervenido.

Esto implica la peor de las pesadillas para más de los 300.000 accionistas de esta entidad y para los titulares de bonos subordinados y bonos convertibles que perderán toda su inversión. Un debacle al que nadie estaría dispuesto a ir sin mantener un mínimo de lucha. Para todos aquellos accionistas que quieran recuperar su inversión, el prestigioso bufete lean abogados está dispuesto a prestar su colaboración y experiencia de más de 30 años enfrentándose a este tipo de conflictos bancarios.

Estos abogados especializados en la prestación de servicios de defensa a clientes de engaños y estafas bancarias incluyen tanto a los que invirtieron en el Banco Popular, como a aquellos sujetos a las abusivas clausulas suelo, a las hipotecas IRPH (Índice de referencia de Préstamos Hipotecarios), a las hipotecas multidivisas y a los bonos y obligaciones, entre otros entramados y activos tóxicos de los que muchos confiados clientes fueron víctimas.

Estos abogados en Madrid colaboran activamente con los perjudicados de la venta del banco popular y confían en que acudiendo a la justicia europea directamente a pedir responsabilidades se vean satisfechas las demandas. Y es que, desde el punto de vista exclusivamente legal, las decisiones de resolución dependen de la Unión Europea y deben ser recurridas dentro del marco del Tratado de la Unión Europea.

Recuperar el dinero de las acciones

Como decimos, la intervención por parte del estado para traspasar esta entidad financiera al Santander anuló de facto el valor de sus acciones, quedando sin valor el dinero invertido de más de 300.000 personas que creyeron y aceptaron las condiciones de ampliación de capital por parte de este banco.

Abogados profesionales

En su buena fe, jamás previeron esta situación de pérdida total de sus inversiones. Además, para colmo de males, la Junta Única de Resolución de la Unión Europea (JUR) estableció que para recuperar el dinero, los accionistas y acreedores deben ser los primeros que soporten sus pérdidas, es decir, los que más tarden en recibir compensación o la devolución de su dinero.

Aun así, los accionistas afectados del banco popular, con la intermediación del bufete Lean abogados, tienen posibilidades de reclamar las acciones del popular, aunque esto dependerá de las circunstancias particulares de cada caso específico. Reclamar con opciones de éxito va a depender del cuándo y del cómo las acciones del banco popular fueron adquiridas.

Hay tres momentos clave que son referencia para iniciar o no una acción legal contra la entidad; si la compra de acciones se realizó en la ampliación de capital de 2016 en cuyo caso se puede reclamar, si se adquirió con fecha anterior, en cuyo caso se recomienda no realizar ninguna acción por ahora y, por último, si fue después de la ampliación de capital pero después de la comunicación del Hecho Relevante de 3 de abril de 2017, en cuyo caso se puede realizar una demanda pero teniendo en cuenta que los casos de éxito se verán muy reducidos.

¿Qué son las hipotecas IRPH y por qué son manipulables?

El IRPH o Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios es un índice hipotecario alternativo al conocido Euribor que, aunque en desuso, todavía lo sufren el 13 % de las hipotecas españolas vigentes, o sea, aproximadamente 1.300.000 viviendas. La diferencia estriba en que mientras el Euribor baja este solo sube.

Existían tres modalidades de aplicar una hipoteca irph hasta octubre de 2013: para bancos, para cajas y para entidades. Esta última era una modalidad de hipoteca irph que funcionaba como media de las dos primeras y el único caso en el que en sus revisiones se abarataban algo sus cuotas, aun así, quedaban muy por encima de aquellas en las que se aplicaba el Euribor.

Los bancos no están obligados a cambiar este índice de referencia a sus clientes, para modificarlo las únicas posibilidades son implorar que nos concedan una renegociación de la hipoteca o denunciar a la entidad por falta de información.

Si quieres saber cómo reclamar este engaño hipotecario tan extendido a principios de este nuevo siglo, lo mejor es acudir a Lean abogados y dejarse asesorar por ellos, pues con la garantía de que en el 99 % de los casos que han llevado la sentencia ha sido favorable, no queda duda de que es el camino más efectivo para anular este tipo de hipoteca, recuperar las cantidades ilícitamente cobradas con sus respectivos intereses y, además, seguramente el banco terminará por pagar las costas judiciales.

Reclamaciones de bonos y obligaciones del Banco Popular

Los bonos y obligaciones emitidas por el banco popular, y que se quedaron sin validez para los inversores desde que el estado tuvo que intervenir, son otros de esos productos financieros que también se pueden reclamar y para los que el equipo de Lean abogados cuenta con la capacitación suficiente para saber cómo reclamar bonos y obligaciones y garantizar su devolución con éxito.

La mejor defensa

Los bonos convertibles y las obligaciones subordinadas fueron emitidos por el banco Popular a cambio de ofrecer una remuneración predeterminada, en el caso de los bonos fijos o variables y no acumulativo. En este caso el emisor, o sea el banco, podrá amortizar el dinero por anticipado al 100 % a los cinco años, evitando el pago de la remuneración al cancelarlo, así mismo el propietario del bono no podrá reclamar ni los impagos de los intereses ni la conversión de sus Bonos.

Por otra parte, las obligaciones subordinadas se vendieron como un producto financiero de alto riesgo, que se recomendaba exclusivamente para inversores expertos, y consistían en la emisión por parte del Banco Popular de una serie de títulos de valores de renta fija con un rendimiento determinado para un plazo de diez años, ofreciendo una rentabilidad por encima de la media de otros productos financieros más comunes que los bancos comercializan de forma similar a las imposiciones de plazo fijo, siendo en realidad muy diferentes.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: