El deporte como medicina anti envejecimiento

El envejecimiento es un proceso natural e irreversible que provoca diversos cambios biológicos, morfológicos y psicológicos. Sin embargo, la actividad física ha demostrado ser bastante efectiva en la lucha contra el envejecimiento prematuro.

Además, mantenerse sano y joven ha sido una preocupación del hombre desde hace siglos, y hoy en día existen deportes, dietas e incluso tratamientos estéticos que pueden ayudar a las personas a ser y parecer jóvenes incluso al llegar a la “tercera edad”.

La actividad física en la adultez mayor

La ciencia ha proporcionado evidencia directa sobre el efecto antienvejecimiento que tiene la actividad física practicada regularmente y a cualquier edad. Según los expertos, previene el deterioro celular de los leucocitos o glóbulos blancos circulantes, ejerciendo también efectos beneficiosos en los sistemas hemodinámicos, metabólicos, antiinflamatorios y otros.

Actividad física en la adultez mayor

La actividad física regular de intensidad media a alta no sólo ayuda a mantener una buena función muscular, sino que también tiene un impacto positivo en el proceso de remodelación ósea. Lo mejor es asignar unas cuantas horas semanales a la práctica de alguna actividad física específica, también es importante mantenerse bien hidratado y respetar las horas de sueño.

Se pueden considerar varios deportes o actividades, sin embargo, recientemente se ha demostrado que el tenis es altamente beneficioso para mantener la elasticidad del cuerpo y la perspicacia mental en personas más adultas. Una recomendación para la práctica puede ser el Élite Tenis Galapagar, con instalaciones ubicadas en el polideportivo de Galapagar.

¿Qué ocurre en el organismo al envejecer?

Fisiológicamente hablando los 65 son el límite entre la edad madura y lo que se define como la tercera edad. En términos generales, al trazar el curso de la variación de las funciones fisiológicas según la edad se puede decir que hay una mejora hasta los 30 años, después de los cuales se produce un declive más o menos marcado.

Cuando una persona llega a los 45-50 años, los signos de un cambio en el progreso comienzan a ser más evidentes. Entre las principales hay una disminución progresiva de la masa magra asociada a una atrofia muscular generalizada, una de cuyas consecuencias más importantes es la reducción de la fuerza y de la capacidad de contracción de los músculos.

También hay una reducción de la masa ósea (principal factor de riesgo para la aparición de la osteoporosis), disminución del equilibrio, reducción del contenido de agua en el organismo, ralentización del metabolismo basal y alteraciones en la termorregulación. Además de la reducción del colágeno y la aparición de líneas de expresión y la temida calvicie.

Ser y parecer joven

Además del envejecimiento fisiológico al que están sometidos todos los organismos vivos, también son factores negativos en la longevidad: la poca actividad física, una dieta incorrecta, un estilo de vida poco saludable, la exposición exagerada al estrés, los cambios hormonales, entre otros.

Hacer actividad física regularmente significa estimular la producción en el cuerpo de una enzima muy importante: la enzima telomerasa, que tiene un papel decisivo para evitar la pérdida de información durante la duplicación de cromosomas.

Una de las ventajas innegables del ejercicio físico es que no solo procura una apariencia más longeva, sino que atrae al cuerpo gran cantidad de sensaciones que van desapareciendo a medida que pasan los años, algo que es realmente importante al llegar a la edad mayor.

Sin embargo, también existen tratamientos estéticos bastante efectivos, que en combinación con una dieta sana y la actividad física, asegurarán una apariencia bastante joven y atractiva, además, cuidan la autoestima de las personas. Existen desde tratamientos con botox, hasta micropigmentación capilar.

¿Y qué hacer con la calvicie?

También, es importante hablar de los cambios que no pueden ser tratados con algún deporte, y son aquellos signos superficiales de la edad. Desde las líneas de expresión hasta la calvicie, el cuerpo va perdiendo esa apariencia fresca, y es completamente aceptable querer invertir en la apariencia y la seguridad.

Por fortuna, actualmente se puede encontrar desde un centro estético general hasta una clínica capilar especializada en micropigmentación o diversos procedimientos. La micropigmentación es una técnica innovadora por la cual se pigmenta la piel mediante una aguja a nivel epidérmico. Normalmente se utiliza para rellenar de color las zonas en las que se ha perdido el cabello.

Usos de la micropigmentación

Se utiliza para cambiar la estética de los rostros de las mujeres, por ejemplo, para contornear los ojos, labios, cejas y más. En el caso de los hombres, comúnmente se usa combatir la alopecia (la caída del cabello). La misma técnica se utiliza para rellenar la barba y es muy popular incluso en personas más jóvenes.

Además, una ventaja de esta técnica es su uso para devolver un aspecto agradable a las personas que han padecido enfermedades, que han perdido el cabello debido a tratamientos abrasivos o que tienen problemas con el vitíligo y la pigmentación de la piel. Básicamente, esta técnica esconde imperfecciones, cicatrices, camuflajes, pérdida de cabello y demás.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: