¿En qué consiste el lifting facial?

El lifting facial es una cirugía estética cuyo objetivo es reparar la piel que ha sido dañada por los efectos de la exposición constante a la radiación solar, el estrés, un estilo de vida poco saludable, deficiencias alimentarias o, sencillamente, debido a la aparición de signos de envejecimiento. Con un lifting facial es posible recuperar el tono facial y la expresión del rostro.

Con el lifting o estiramiento facial se consigue devolver al rostro la vitalidad que ha ido perdiendo al pasar los años, convirtiéndose en una verdadera alternativa de rejuvenecimiento. En las siguientes líneas te contaremos de qué trata exactamente el procedimiento, el proceso de recuperación y los beneficios ofrecidos.

¿En qué consiste?

Se trata de una intervención quirúrgica destinada a retirar el exceso de piel y estirarla, con el objetivo de disimular los signos de envejecimiento y el daño en la piel, los cuales se manifiestan en forma de arrugas y pérdida de la elasticidad, especialmente en las zonas del cuello, alrededor de la nariz, boca y entre las cejas.

Durante esta intervención, el cirujano plástico realizará una pequeña incisión en el cuero cabelludo, justo sobre la línea del cabello, extendiéndose incluso por detrás de las orejas, permitiendo que la cicatriz resulte invisible. Tras la incisión, se reposicionan las capas musculares, grasa y piel tensando la musculatura facial.

Todo este procedimiento dará como resultado una piel de aspecto más jóven y una expresión más tonificada, ya que se ha retirado todo el tejido sobrante y los depósitos de grasa. Para mejorar los resultados, se suele recomendar una blefaroplastia, consistente en la eliminación del exceso de piel que se acumula en los párpados.

¿Cómo se desarrolla el proceso de recuperación tras un lifting facial?

En primer lugar, es preciso mencionar que esta clase de cirugía se realiza con mucha frecuencia y, siempre que sea practicada por un cirujano profesional y experimentado, resultará un procedimiento seguro, con resultados óptimos a nivel estético. Tras la intervención, el paciente deberá atravesar un proceso de recuperación y cuidados de varios meses.

Durante las primeras dos semanas, la piel estará inflamada y el paciente tendrá que seguir una estricta rutina de cuidados, siendo normal que se manifieste dolor, especialmente en las noches.

Este dolor se puede controlar con analgésicos que serán recetados por el especialista. La inflamación y las sensaciones molestas irán desapareciendo a partir de la segunda semana.

Hacia la tercera semana, y siempre que se hayan seguido al pie de la letra las indicaciones y cuidados, el paciente podrá reanudar su vida social y la mayoría de sus actividades cotidianas, incluyendo el regreso al trabajo, ya que la inflamación habrá desaparecido casi por completo y comenzará a mostrar resultados cada vez más naturales.

¿Cuál es el precio de un lifting facial?

Tal como ocurre con cualquier otro procedimiento quirúrgico, los precios de un lifting facial pueden variar de un paciente a otro, debido a que ningún caso es similar, por lo que resulta imposible estandarizar el precio. La intervención se realiza de manera personalizada, por lo que cada paciente requiere un estudio detallado de su estructura facial antes de ofrecer un precio.

No obstante, y solo a modo de referencia, es posible mencionar que el precio de un lifting facial oscila entre los 5.000 y 6.000 euros, según la zona que se busca rejuvenecer o si incluye algún procedimiento adicional como la blefaroplastia. También hay que tomar en consideración todos los gastos aparte de los honorarios, como el proceso postoperatorio.

Beneficios de un lifting facial

En resumen, el lifting facial puede ofrecer una interesante lista de beneficios, entre los que destacan:

  • Eliminación de toda la piel flácida del rostro. Sin duda, esta es la principal razón por la cual realizar el procedimiento, ya que al eliminar la piel flácida se consigue un rostro rejuvenecido, facciones más definidas y una piel tersa.
  • Libre de cicatrices. Las cicatrices resultantes de este procedimiento son virtualmente indetectables, ya que se realizan en el cuero cabelludo, justo sobre la línea del cabello, para un efecto mucho más natural.
  • Refuerza la autoestima. Las personas que deciden someterse a esta cirugía a manos de un especialista, tienen la oportunidad de ver potenciada su confianza y autoestima, lo cual enriquece sus habilidades sociales y mejora su calidad de vida.
  • Rejuvenecimiento total. Tras una mejora visible en la estética facial, el rostro adquiere un aspecto de mayor vitalidad y armonía, manteniendo una expresión más juvenil y un semblante que favorece los rasgos del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: