Eosinófilos altos: ¿Qué significa?

Se llama eosinófilos a un tipo de glóbulo blanco que compone el sistema inmunológico humano, y que entre sus funciones, se dedica a la labor de combatir las infecciones de tipo parasitario.

Son una clase de leucocitos de tipo granulocito. Se conocen de esta manera porque su citoplasma está compuesto por grandes gránulos. Los eosinófilos son un componente normal de la sangre y los tejidos, además se puede encontrar en los ganglios linfáticos, el tracto respiratorio y genitourinario. Tienen una vida de 3 a 4 días en la sangre y su desarrollo se produce en la médula ósea gracias al proceso de hematopoyesis; el organismo también desarrolla este tipo de células en el timo.

globulo blanco eosinofilo

Cuando alguna enfermedad afecta los pulmones, la piel, el sistema digestivo u otros órganos internos los eosinófilos suelen alojarse en estas zonas con el fin de combatir la enfermedad presente, por lo tanto su nivel aumenta. Los niveles de eosinófilos en sangre que pueden considerarse normales oscilan entre 0 y 500/μL para los adultos y entre 0 y 850/μL para los recién nacidos y niños pequeños. Un conteo mucho mayor, que supere estos niveles, ya puede considerarse como eosinofilia.

Causas

Lo más común es que la eosinofilia se produzca en presencia de otras condiciones médicas, tales como ciertos tipos de condiciones alérgicas que pueden en gran medida aumentar la incidencia de la eosinofilia como por ejemplo la fiebre del heno y trastornos de la piel.

Otras causas de eosinófilos altos es la cirrosis del hígado, enfermedades pulmonares y vasculitis, de igual forma ciertos tipos de tumores son capaces de aumentar la incidencia de la eosinofilia, tanto en personas adultas como en infantes.

Las alergias de las vías respiratorias con la causa más común de los eosinófilos altos en el mundo occidental, así como infecciones parasitarias de alguno de los tejidos corporales.

Asma causa de la alteracion de los niveles de eosinofilos

A continuación, una lista de las causas conocidas que pueden producir alteración de los valores de los eosinófilos en sangre.

  • Trastornos alérgicos. El asma, la fiebre del heno, alergias a determinados medicamentos, dermatitis y enfermedades alérgicas de la piel como el caso del pénfigo pueden ser causantes de cambios en los valores de eosinófilos en sangre, en especial de eosinófilos altos.
  • Casi todos los tipos de infecciones parasitarias. Esto se debe a que el sistema inmunológico se activa ante esta clase de infecciones y activa el funcionamiento de este grupo de glóbulos blancos, que ejercen la primera línea de acción en contra de las infecciones de tipo parasitario.
  • Linfomas del tipo maligno. El linfoma de Hodgkin o ciertas clases de linfoma no Hodgkin tienen incidencia directa en el aumento del número los eosinófilos, dado que por su naturaleza, comprometen el funcionamiento del sistema inmune y de la médula ósea.
  • Enfermedades autoinmunes. El lupus y todas las enfermedades de tipo autoinmune hacen que el mismo organismo permanezca en ataque constante contra sí mismo, lo que hace que los glóbulos blancos aumenten para cumplir con su función de defensa, pero de una forma descontrolada e injustificada.
  • Vasculitis. En especial el síndrome de Churg-Strauss.
  • Coccidioidomicosis, mejor conocida como Fiebre del Valle, la cual es una enfermedad fúngica cuya mayor incidencia se da en el suroeste de los EE.UU.
  • Síndrome hiperinmunoglobulina E, el cual resulta ser un trastorno inmunológico que se caracteriza por altos niveles de IgE sérica y así mismo produce eosinófilos altos.

Existe una serie de factores de riesgo que pueden aumentar la incidencia de los eosinófilos altos en los seres humanos, algunos de ellos, asociados a efectos secundarios del uso de determinados medicamentos y también alergias a los alimentos.

Síntomas

El diagnóstico de la eosinofilia en sangre se determina mediante un conteo sanguíneo completo (CSC). En algunas ocasiones pudiera resultar necesario realizar un conteo mucho más preciso que arroje valores absoluto de eosinófilos, solo así se puede tener certeza de si se trata de un caso de eosinófilos altos, o de eosinófilos bajos, llamado eosinopenia.

La condición de eosinofilia puede resultar muy grave ya que al encontrarse en altas concentraciones y de forma prolongada en el torrente sanguíneo y los tejidos, los eosinófilos altos pueden ser causantes de grandes daños en el organismo humano. Por ejemplo, cuando se encuentran en altas concentraciones dentro del intestino debido a que llegaron allí para responder a una determinada infección parasitaria en ese lugar, pueden llenar el área de diversos compuestos causantes de irritación e inflamación como un efecto secundario indeseable y muy molesto.

La eosinofilia es una condición de salud cuyos síntomas son los de la afección subyacente que activa el proceso de acción de este tipo de glóbulo blanco. Su causa está igualmente asociada a la enfermedad que desencadena el mecanismo de respuesta inmune, siendo el asma, las infecciones parasitarias, las enfermedades autoinmunes y el cáncer las principales causas de eosinofilia.

La eosinofilia por sí misma no suele causar síntomas, ya que los mismos suelen estar asociados a la enfermedad que ha causado la elevación de este tipo de glóbulos blancos. Ciertas enfermedades atípicas como la neumonía eosinofílica, son causadas principalmente por una gran acumulación de eosinófilos en el tejido pulmonar, debido primeramente a una infección respiratoria.

La función de los eosinófilos en el organismo humano, es la de proteger el cuerpo de la acción negativa de bacterias y parásitos, aunque existen algunos que también intervienen en la acción contra infecciones virales. Son células de tipo fagocitarias, que tienen la capacidad de rodear con su membrana citoplasmática partículas sólidas y desintegrarlas, de esta manera logra proteger al organismo del efecto negativo de dicha partícula que ha logrado penetrar en el organismo.

eosinofilia

En caso de enfermedades de alergias en la piel, se puede producir una acumulación de eosinófilos en la zona y causar síntomas como sensibilidad extrema e inflamaciones.

Los síntomas entonces son únicamente los de la patología causante del aumento de este tipo de glóbulos blancos. Por ejemplo, cuando la eosinofilia aparece por causa del asma, los síntomas incluyen tos seca, dificultad para respirar y silbidos en el pecho que pueden comenzar a aparecer al dormir y causar disnea. Las infecciones parasitarias pueden ocasionar fuertes dolores abdominales, diarrea, fiebre e incluso erupciones cutáneas y tos productiva.

Cuando el alza se debe a medicamentos o reacciones alérgicas a los mismos también pueden causar erupciones cutáneas generalizadas o localizadas, apareciendo y desapareciendo según se tome el medicamento o se aumente la dosis.

Existe un síndrome denominado Síndrome hipereosinofílico idiopático, más comúnmente conocido como síndrome hipereosinofílico. Esta es una extraña enfermedad de la que no hay registrada ninguna causa aparente para la aparición de la eosinofilia, sencillamente ocurre sin que se sepa aún su causa. Este padecimiento es poco común pero puede afectar gravemente las funciones del corazón, inclusive conllevar a un fallo cardíaco, Los síntomas principales serían la dificultad respiratoria y una gran hinchazón en la zona de los tobillos.

Eosinofilo

Este extraño síndrome causa además un aumento de tamaño del hígado y del bazo, y esto conduce a que aumente el volumen del abdomen en consecuencia, todo con fuerte malestar general sin causa aparente. Pueden aparecer erupciones cutáneas en determinadas zonas del cuerpo y por lo general se llega a detectar una vez se ha descartado otras enfermedades con síntomas similares, aunque el medio puede tener sospecha de este síndrome si luego de la valoración inicial no se tiene luz sobre otra posible enfermedad subyacente.

Tratamiento

El tratamiento para los eosinófilos altos va orientado principalmente a combatir la causa subyacente que ha producido tal alteración de los glóbulos blancos.

El tratamiento destinado a tratar los eosinófilos altos es alguna clase de corticoesteroides como la prednisona, esto en caso que el recuento sea realmente excesivo y deba ser disminuido de forma inmediata.

El uso de corticoesteroides se debe a que estos resultan eficaces para controlar las manifestaciones alérgicas, principal causa de que los eosinófilos altos aparezcan, con esta clase de medicamentos se logra entonces disminuir la cantidad de esta clase de glóbulos en el torrente sanguíneo de forma eficiente.

Tener eosinofilos altos

Esta clase de medicamento se administra por vía tópica, inyección e incluso por inhalación. Aunque estos medicamentos pueden resultar altamente efectivos para combatir los eosinófilos altos, pueden también causar efectos secundarios negativos. En este caso, conviene evaluar las ventajas y desventajas de este tratamiento con el médico tratante, ya que es quien tiene la decisión final al respecto y sabe que es lo más conveniente según el historial médico de cada paciente.

Dado que los eosinófilos altos son un trastorno poco frecuente, a menudo la causa no se suele encontrar en primera instancia y muchas veces el descenso ocurre luego de variados tratamientos médicos. Se asocia principalmente con procesos infecciosos, por lo tanto la primera línea de acción que tomará el médico tratante, será descubrir y eliminar las infecciones parasitarias subyacentes, y en consecuencia la eosinofilia debería desaparecer en pocas semanas, volviendo la sangre a un nivel óptimo de esta clase de  glóbulos blancos en sangre.

Cuando se determina la existencia de eosinófilos altos, el médico va a ordenar la realización de pruebas de alergia en la piel y en sangre, como forma de confirmar alergias específicas y prescribir el tratamiento que permita controlar los síntomas asociados a la enfermedad que se encuentre actuando y causando la eosinofilia.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: