Hematocrito bajo: ¿Qué significa?

El hematocrito, es esencialmente la parte sólida que se encuentra en la sangre, la cual está compuesta principalmente por eritrocitos, es decir glóbulos rojos; y aunque el hecho de tener un hematocrito bajo, no significa en sí un problema de salud, sí puede llegar a ser indicio de otro padecimiento, y algunos de los casos más graves pueden poner en riesgo la vida de la persona. Aquí te presentamos un resumen para conocer más de sus causas, sus consecuencias, síntomas, así como algunas formas de tratamiento recomendadas.

Niveles normales de Hematocrito

Actualmente, de acuerdo a organismos como el National Institutes of Health de los Estados Unidos, un hombre adulto tiene un nivel de hematocrito de entre 40,7% y 50,3%, lo cual resulta ligeramente superior que el porcentaje que se encuentra en las mujeres (del 36.1 al 44,3%). Esta variación se debe primordialmente a la diferencia en la masa muscular, y las mayores necesidades de oxígeno que se tienen en el sexo masculino. En caso de embarazo el nivel se reduce un poco más, llegando hasta 34-44%.

Niveles normales de Hematocrito

Para el caso de los recién nacidos, el hematocrito se presenta con una proporción más alta que va del 42 al 65 por ciento. Para cuando se cumplen dos meses de edad, el índice aún puede ser muy volátil y variar entre 28 y 55%; aunque a partir de los 3 meses comienza a estabilizarse en  una proporción de 30 al 36%.

En cuanto a los niños de entre 6 y 12 años, se tiene un promedio de entre 35 y 46 por ciento en condiciones normales, sin que se tenga una diferencia significativa en cuanto al género; no obstante que a partir del rango de 12 a 18 años, los jóvenes varones llegan a incrementar ligeramente su proporción de eritrocitos entre 36 y 49%; un poco más que el 36-46% que registran mujeres de la misma edad.

Causas de hematocrito bajo

Existen múltiples técnicas para medir el nivel de glóbulos rojos en la sangre, y en consecuencia determinar posible hematocrito bajo; actualmente existen equipos de laboratorio que realizan un cálculo en función del análisis de la cantidad y dimensión promedio de los eritrocitos en la sangre, aunque también se llegan a utilizar procesos como el tubo de microhematocrito, el cual es agitado violentamente a 10 mil revoluciones por minuto por espacio de 5 minutos, para de esta forma separar el plasma de la sangre, y así poder medir el nivel de eritrocitos.

Causas de hematocrito bajo

Estos estudios normalmente se realizan a partir de una muestra de sangre, que es lo más recomendado para conocer con precisión cual puede ser la causa de hematocrito bajo, pues aunque casi de forma directa se debe sospechar de la anemia por ser el padecimiento más frecuente vinculado a esta condición, también existen otras patologías o situaciones que pueden llegar a provocarlo.

Es por esto que se recomienda encarecidamente que un médico profesional acompañe el proceso de diagnóstico, para poder encontrar con precisión la causa que lo está generando, y de esta forma poder neutralizarlo junto con el origen.

Anemia

La anemia es precisamente la carencia de suficientes glóbulos rojos sanos dentro del torrente sanguíneo; motivo por el cual se encuentra directamente relacionada con el hematocrito bajo. Este padecimiento registra particularmente una falta importante de hierro en el organismo, así como diversas vitaminas B y se vuelve especialmente riesgoso en casos como el embarazo.

Una mala alimentación es la causa más común que genera esta enfermedad, y el hecho de tener bajos nuestros niveles de glóbulos rojos, es motivo para generar diversos efectos, como agotamiento con facilidad, palidez, mareos e incluso alteraciones en el ritmo cardíaco, lo cual se debe fundamentalmente a la falta de oxígeno en la sangre, que es una de las funciones principales de los eritrocitos.

Este tipo de padecimientos se pueden tratar con complementos alimenticios, vitaminas y dietas especiales que fortalezcan la cantidad de hemoglobina; aunque en algunos casos más graves, o en aquellos en los que se han suscitado hemorragias, puede ser necesario transfusiones sanguíneas.

Para su diagnóstico se requieren diversos análisis clínicos, no obstante que es algo que puede ser tratado con el ayuda de diversos especialistas, como un nutricionista, un hematólogo y también un gastroenterólogo.

hematocritos bajos

Hemorragia o sangrado excesivo

Si la sangre es el afluente principal de hematíes (glóbulos rojos), y tenemos algún incidente en el cual lleguemos a perder cantidades importantes de sangre, evidentemente que esto estará reduciendo también los eritrocitos, siendo una posible causa de hematocrito bajo.

Las más peligrosas son las internas, debido a que son más difíciles de detectar, más aún a simple vista, y por tanto pueden llegar a generar consecuencias fatales. Contusiones o algunas afecciones coronarias pueden ser la causa de una hemorragia interna que esté provocando una pérdida importante de glóbulos rojos, motivo por el cual debe tratarse de manera urgente al más mínimo indicio.

Otra posible causa son las hemorragias externas, causadas por cortaduras profundas u otro tipo de lesiones; en este caso un torniquete, vendaje, u otra técnica de obstrucción puede facilitar el proceso de coagulación, evitando un mayor derramamiento de sangre, y por tanto controlando así nuestro nivel de sólidos en el torrente sanguíneo.

En algunos casos la menstruación también puede llegar a provocar hematocrito bajo, situación que puede ser regulada con hormonas o suplementos que generen efectos secundarios mínimos para la mujer.

Déficit nutricional

También se llegan a presentar situaciones en donde una mala alimentación se detecte como la causa que esté generando una disminución en los valores normales de hematíes. Por ejemplo, bajo esquemas de desnutrición como la bulimia o la anorexia, se presenta una carestía importante de minerales y vitaminas esenciales; de igual forma la falta de ácido fólico o de vitamina B12, pueden ser el indicio de una enfermedad, la cual puede resultar grave y generar secuelas permanentes si no se controla a tiempo.

No solamente la falta de alimento es motivo para un déficit nutricional; en estos tiempos se ha vuelto cada vez más frecuente la malnutrición, es decir, aquellas personas que sí comen abundantes cantidades de alimento, pero descuidando la ingesta de elementos esenciales como los que hemos mencionado, y lo cual podría ser también la causa de un bajo índice de glóbulos rojos.

Sobrehidratación

Otra causa que también se llega a vincular con el proceso nutricional y que genera hematocrito bajo, es un excesiva hidratación, lo cual se puede provocar por un mal tratamiento por vía intravenosa, o en algunos casos debido a un consumo exagerado de agua.

Esto se debe a una variante en nuestra cantidad de solutos; es decir, el agua actúa como un solvente que genera una sangre más líquida, y que por tanto minimiza la proporción de eritrocitos, generando el consecuente diagnóstico de hematocrito bajo.

Hematocrito

Disminución de la producción de glóbulos rojos

Otra de las posibles causas de este padecimiento, puede tener su origen en una inadecuada generación de hematíes en el organismo. Es decir que simplemente nuestro cuerpo no está produciendo la cantidad suficiente de eritrocitos, generando así una mayor proporción de plasma en la sangre, algo que puede tener múltiples causas.

Problemas en la médula ósea. Existen diversas enfermedades agrupadas como síndromes mielodisplásicos, las cuales representan deficiencias en el funcionamiento de la médula ósea; por ejemplo, una débil maduración de las células madre, lo cual puede provocar su muerte prematura, y que por consecuencia no se generen las cantidades idóneas de glóbulos rojos.

Farmacodependencia. La adicción a ciertas drogas también puede generar múltiples daños irreversibles en el organismo, incluyendo afectaciones a órganos internos que deriven en una escasa producción de componentes esenciales como pueden ser los hematíes, desencadenando un posible hematocrito bajo.

Leucemia

Si además de tener un bajo nivel de glóbulos rojos, se detecta también una enorme proporción de glóbulos blancos, se debe atender y realizar estudios bastante serios al respecto, pues podría tratarse de leucemia, es decir cáncer en la sangre.

Nivel bajo hematocrito

Los ganglios linfáticos inflamados, combinados con pérdida de peso, sangrado espontáneo, fatiga con esfuerzos mínimos o la aparición de hematomas ante cualquier impacto, son algunos de los síntomas que indican la presencia de este mal crónico degenerativo. Desde luego que en este caso, los hematocrito bajo son sólo una de las consecuencias y por tanto el objetivo principal radica en el combate a la enfermedad. Actualmente existen tratamientos médicos que pueden controlar aquellas afecciones de desarrollo lento, aunque en los casos que se manifiesta de forma más agresiva, pueden ser necesarias quimioterapias o bien trasplantar células madre hematopoyéticas, las cuales pueden provenir de un tercero o bien de la misma persona.

Síntomas de hematocrito bajo

Si te cansas con esfuerzos que anteriormente realizabas sin mayor problema, puede ser un problema relacionado con la oxigenación y por tanto con hematocrito bajo; esto puede provocar que la persona se sienta fatigada de forma constante, lo que comienza a ocasionar un conflicto en la vida del paciente.

Asimismo es frecuente que la persona que presenta esta afección, llegue a tener una apariencia pálida o enfermiza, además de que en algunos casos se pueden presentar mareos o una sensación de desorientación.

En algunos casos donde la disminución de hematíes es más grave, se pueden llegar a presentar palpitaciones a gran velocidad en el corazón, llegando incluso a generar dolores en el pecho.

Sintomas de hematocrito bajo

Cabe recordar que el hematocrito bajo, son un indicio de alguna otra afección subyacente, motivo por el cual los síntomas pueden ser variados, y estar directamente vinculados con la enfermedad principal que está causando esta condición médica; por ejemplo, en casos como la anemia se puede presentar un aumento en la bilirrubina de la sangre, generando una tonalidad amarillenta en la piel, lo que se conoce como ictericia, además de una sensación de falta de sensibilidad en las extremidades, así como adormecimiento o una sensación de hormigueo recurrente.

Por otra parte, si se presentan síntomas como úlceras en las extremidades inferiores o bien una orina con tonalidad notoriamente más oscura, puede estar relacionado con algún padecimiento crónico; mientras que los vómitos, acompañados de dolor abdominal intenso y en ocasiones una coloración azulada en las encías, pueden ser sinónimo de intoxicación con plomo.

Cómo subir el nivel de hematocrito

Para poder subir el hematocrito a niveles estables para el organismo, se debe seguir un tratamiento médico diseñado especialmente para cada caso, de acuerdo a la causa principal que está generando esta irregularidad; aquí te enlistamos algunos de los tratamientos más comunes que se llevan a la práctica actualmente.

Como subir el nivel de hematocrito

La alimentación como factor esencial

Uno de las formas más fáciles y recomendadas para combatir el problema de el hematocrito bajo, es a través de una alimentación que fortalezca aquellos nutrientes esenciales para el organismo.

Como vimos anteriormente, el hierro juega un factor fundamental en el diagnóstico de males como la anemia, motivo por el cual una dieta rica en frutos secos, como nueces y almendras, carnes rojas magras como la ternera, y verduras verdes como las acelgas, la moringa o las espinacas, puede resultar de gran ayuda.

De igual forma el hígado, los moluscos con concha como las almejas o mejillones, las legumbres y los productos integrales, resultan en una excelente fuente de hierro; aunque en algunos casos puede ser un apoyo importante el consumo de suplementos especializados.

Estos mariscos también resultan en una importante fuente de cobalamina, es decir vitamina B12, otro compuesto importante para controlar nuestro nivel de hematocrito. En este sentido las vísceras, la carne de res, el pescado, así como algunos componentes vegetales como las algas, el germen de trigo o los champiñones, pueden ser una atractiva vía para incrementar la hemoglobina, lo mismo que los cereales enriquecidos.

Asimismo la vitamina C es otro de los elementos que se recomiendan prioritarios para optimizar tu hematocrito bajo; para lo cual desde luego que serán un gran aporte los alimentos ricos en este nutriente, como son la guayaba, el kiwi, el perejil, así como el chile o el pimiento rojo.

Sólo recuerda que como todo tratamiento de este tipo, debe estar acompañado de un nutriólogo, pues también un consumo excesivo de algunos componentes puede generar otra clase de padecimientos.

Hematocrito bajo Que significa

Tratamiento farmacológico

De acuerdo al tipo de enfermedad subyacente también se pueden aplicar diversos tratamientos médicos tomando como base diversos fármacos; por ejemplo, en el caso de infecciones se puede recurrir a un tratamiento a base de antibióticos.

En algunos otros casos, como cuando la mujer presenta una abundante menstruación que genera un nivel de hematocrito por debajo de lo recomendado, se puede recurrir a un tratamiento con hormonas.

Transfusiones

Recibir una proporción importante de sangre en buen estado a través de una línea intravenosa, es una de las vías que actualmente también se llevan a la práctica para tratar padecimientos relacionados con hematocrito bajo.

Desde luego que este procedimiento debe realizarse de forma meticulosa, para asegurar la compatibilidad sanguínea, así como el óptimo estado de la sangre del donante; no obstante que generalmente resulta en un proceso eficiente y seguro si se lleva a cabo bajo las condiciones recomendadas para el caso.

Trasplante de células madre

En algunos casos más graves, donde el origen del problema es una deficiencia en la médula ósea, puede recurrirse también al trasplante de células madre, que son el factor esencial para la formación de glóbulos en la sangre, incluidos los rojos.

Este procedimiento funciona a través de un conducto conectado a una arteria en el pecho del paciente; este trasplante de precursores hematopoyéticos se aplica sólo en casos más graves y donde se vuelva casi la última alternativa.

Entrenamiento de altura

Actualmente también ha crecido el interés en incrementar el hematocrito bajo para otros fines como el deporte de alto rendimiento. En estos casos, se tiene un gran consenso acerca del entrenamiento de altura, el cual resulta en la técnica fisiológica más segura para cumplir este objetivo.

De acuerdo a investigaciones como una elaborada por la Federación Británica de Atletismo, el entrenamiento de más de 3 semanas a una altura superior a los 1900 metros sobre el nivel del mar, es un factor importante para estimular la generación de eritropoyetina, lo cual permite fabricar más globulos rojos, y por tanto subir el hematocrito bajo y por tanto la hemoglobina.

Sólo considera que se deben tener antes unos días de acoplamiento a la nueva altura, si se procede de un lugar no tan alto; además claro de permitir al cuerpo dar espacio posteriormente para su aclimatamiento y recuperación, aunque desde luego que también implica riesgos como el llamado mal de montaña, motivo por el cual se trata también de un proceso que debe estar acompañado por un profesional.

Como podrás ver el hematocrito bajo tiene múltiples significados, en ocasiones es algo nada grave que forma parte de procesos naturales y que sólo puede llegar a generar algunos malestares; no obstante que en casos extremos también puede ser sinónimo de afecciones más graves y donde se ponga en riesgo la vida de la persona. En este sentido, te será de gran utilidad comprender de mejor forma su funcionamiento, para así atender los síntomas de manera oportuna, para encontrar las causas precisas, y así poder diseñar junto con médicos especialistas, el tratamiento más adecuado para cada caso, y que de esta manera se convierta en una alarma oportuna para atender a tiempo un padecimiento que se puede volver más grave.

Comparte: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Un comentario sobre “Hematocrito bajo: ¿Qué significa?

  • el 09/11/2017 a las 9:58 am
    Permalink

    Muy completos y de fácil comprensión
    . Felicitaciones

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: