La revolución del grafeno

Desde que se descubrió este material, la lista de campos en los que se puede emplear no ha dejado de crecer.

Aunque todavía es algo muy novedoso, lo cierto es que el grafeno se ha convertido en un material que tiene tantas posibilidades que parecen inagotables. De hecho, está cambiando el modo de hacer algunas cosas y en el futuro lo hará en muchos otros campos. Desde la industria aeroespacial hasta el entorno doméstico, podemos decir que este compuesto a base de carbono puro promete estar muy presente en nuestro futuro. Aunque no es necesario esperar para ver que ya lo está.

Un material ligero y altamente resistente

Las principales características del grafeno son su resistencia y ligereza. De hecho, si pudiéramos coger una lámina de un kilómetro cuadrado con las manos, solo estaríamos levantando poco más de 3/4 de kilo. De modo que hablamos de un material tan ligero que es casi increíble, si no fuera porque lo tenemos delante.

Grafeno

Aún así, tiene una resistencia muy elevada. Tanto que puede resistir hasta 200 veces lo que aguanta el acero, con la ventaja de que no tienen más densidad que la de la fibra de carbono. Es decir, que se podría fabricar una viga con mayor resistencia que las actuales, infinitamente más ligera y fácil de manejar.

Usos en la industria

Hablar de la industria en general es bastante complicado, ya que se trata de un campo que está repleto de matices y diferentes aplicaciones. Pero lo cierto es que este material es tan versátil que se adapta perfectamente a todo lo que podemos denominar industria. Ya se le está dando uso en electrónica y telefonía, en la fabricación de piezas para automóviles y aeronaves y hasta en la creación de blindajes, tanto para vehículos como para cascos y chalecos a prueba de balas.

Y no solo en la fabricación de piezas. También se está desarrollando un aditivo para combustibles que optimizaría el consumo y mejoraría el rendimiento de aviones y coches. Incluso los coches eléctricos podrán beneficiarse en el futuro, con baterías que tendrán una mayor autonomía y menos tiempos de carga. Algunas de ellas ya están a punto de entrar en producción.

En la construcción

Cuando hemos hablado de fabricar una viga de grafeno, podría parecer algo exagerado. No obstante, de las diferentes utilidades que se están aplicando ya, una de ellas es como refuerzo para hormigones y cementos. Se está usando para pavimentos, paredes y estructuras de alta resistencia, aumentando la vida útil de estas y mejorando la sostenibilidad.

En los deportes

Existe una completa línea de raquetas de tenis fabricadas con grafeno. Algunas estrellas las están usando porque son más fuertes y ligeras que las de fibra, mejorando la pegada y ganando velocidad a la hora de responder a una pelota devuelta.

Otras de las áreas en las que se podrá ver grafeno en deportes de alta competición son postes de porterías, canastas de baloncesto y componentes de vehículos, tanto a nivel estructural como en cascos y otras piezas.

Mejoras en la producción de energía

Además de baterías que se podrán cargar en apenas unos segundos, las placas solares recubiertas con grafeno podrán mejorar su eficiencia, alargando su vida útil y consiguiendo generar energía limpia de un modo aún más ecológico. Lo mismo se puede decir de aspas de molinos e incluso de nuevos conductores para canalizar la electricidad producida. Así se podrá dar el impulso definitivo a las energías renovables, reduciendo la huella de carbono y contaminando menos.

Lo interesante de esto es que son novedades que ya están aquí, y que han llegado casi sin hacer ruido. Pero la lista se presume tan amplia que no podemos descartar que en el futuro este material esté presente en todo lo que nos rodea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: