Protege a tu mascota frente a los parásitos

Tu mascota forma parte de tu familia. Esos pequeños animales que conviven día a día contigo y con tus allegados, y que son una fuente inagotable de cariño y de compañía, merecen ser tenidos en cuenta. Esto es algo muy importante, ya que las mascotas son muy dependientes; necesitan que las alimentes, que las saques a pasear, que las asees… Evidentemente, los cuidados que requerirán van a depender del tipo de mascota que tengas en tu hogar, y es que no es lo mismo tener en casa un perro, que un pájaro o un conejo.

De entre todas las especies, los perros y los gatos son los animales domésticos que podemos encontrar con mayor frecuencia en los hogares españoles.

Los parásitos son los grandes enemigos de tu mascota

Los animales no son inmunes a las enfermedades ni a posibles ataques externos, y esto es algo que se nos olvida muy a menudo porque las mascotas no pueden verbalizar de manera clara aquello que les molesta o les inquieta. Obviamente, hay una serie de señales que debemos ser capaces de interpretar. Por ejemplo, pongamos que tu perro está muy inquieto y activo en los últimos días, o al contrario, que está demasiado tranquilo y apenas se mueve; también podría estar mucho más irritable e irascible; puede que haya perdido el apetito; que no deje de rascarse… las señales que tu mascota puede lanzar son muchas y muy variadas y te corresponde a ti ser capaz de recibirlas y entenderlas o, por lo menos, tomar conciencia de que hay algo que no marcha como de costumbre, para que el veterinario pueda determinar qué es lo que le sucede a tu mascota.

Uno de los peligros a los que están expuestos los animales de compañía son los parásitos, que son organismos que pueden estar en cualquier parte y que son una amenaza constante para tu mascota. La desparasitación es uno de los cuidados que demanda una mascota porque, si no, tu animal puede pasar muy malos momentos e, incluso, puede llegar a darse el caso extremo de que su vida esté en riesgo.

Llegados a este punto es necesario distinguir entre desparasitación interna y externa:

  • Gracias a una desparasitación interna podrás evitar que tu mascota se infeste con la famosa tenia o con cualquiera de los diferentes tipos de gusanos que existen, entre los que puedes encontrar los gusanos pulmonares, los del corazón, los del ojo, los redondos, los ganchudos o los gusanos látigo.
  • La desparasitación externa acabará con los problemas más comunes como son las pulgas, las garrapatas, la sarna demodécica o la sarna sarcóptica. Los parásitos externos entrañan menos riesgo para tu mascota, pero pueden llegar a ser un verdadero incordio y pueden hacerle la vida imposible.

Es importante que tu mascota esté libre de parásitos, algo para lo que es esencial la prevención. Así conseguirás que tu mascota esté por casa mucho más feliz y cómoda y, además, estarás evitando posibles riesgos para ti y para el resto de humanos que convivís con el animal. Es por eso que se recomienda que desparasites a tu mascota todos los meses y que visites cada cierto tiempo a tu veterinario de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: