¿Qué almohada necesitas en función de tus necesidades?

Las almohadas tienen una importancia mayúscula. En ocasiones, es fácil olvidar que un tercio de nuestras vidas posamos nuestra cabeza sobre ellas, por lo que resulta de amplia utilidad conocer más acerca de los diferentes tipos y cuál podría ser tu mejor opción de acuerdo a tus necesidades, lo cual trataremos de resolver con este artículo.

La importancia de las almohadas

Dormir con una mala postura, sin almohada o con una almohada de calidad deficiente, puede generar un alto impacto, particularmente en la zona de las cervicales, lo que no sólo se puede traducir en un mal día, sino generar también problemas de postura y dolor de espalda a largo plazo.

Importancia de las almohadas

También es importante recordar que las almohadas pueden convertirse en todo un nido de ácaros y bacterias, pudiendo generar graves problemas de salud, más aún en personas propensas a algún tipo de alergia.

Tipos de almohadas

Los principales tipos de almohada de acuerdo a su composición son:

Almohadas de microfibra

Dentro de los respaldos de calidad se encuentran las almohadas de microfibra, las cuales están hechas principalmente de poliéster y, además de ser bastante suaves, ofrecen una comodidad que permite adaptarse a diversas posiciones y estilos para dormir.

El mayor de los contras que suele tener este tipo de materiales es que puede llegar a ser susceptible a los ácaros, aunque en Dormia.es puedes encontrar almohadas de microfibra más avanzadas, las cuales cuentan con un sistema anti ácaros permanente.

Otra ventaja que tienen estas almohadas es que resultan económicas y bastante prácticas, y aunque con el paso de los años van perdiendo su forma original, esto no es demasiado problema si tenemos en cuenta que los expertos recomiendan reemplazarlas cada 2 años, como mínimo, por cuestiones de higiene.

Almohadas de plumas

Si tu prioridad en una almohada es la suavidad, las de plumas destacan particularmente por esta cualidad. Además de que suelen tener una larga vida de duración sin perder su forma y consistencia.

Claro que para dormir tranquilo no debes tener algún tipo de consideración por las aves, ya que se trata de un producto que no es crueltry-free, es decir, que aún genera protestas de parte de grupos defensores de animales.

Y aunque suelen ser más costosas que el promedio y venderse casi como un artículo de lujo, recuerda que no es una elección adecuada para personas con algún tipo de alergia, pues también permiten la proliferación de ácaros.

Almohadas de bloque-foam

En años recientes han estado cobrando notoriedad este tipo de almohadas, y no sólo por su peculiar forma, sino porque también ofrece ventajas para quienes buscan mejorar el soporte en la cabeza y en el cuello.

Este tipo de almohadas no son tan suaves, aunque en realidad su firmeza ofrece un equilibrio preciso, más aún para las personas a las que les gusta dormir de lado.

En cuanto a los contras, es importante verificar que la medida sea la adecuada, dado que requiere adaptarse de forma precisa al marco de la espalda para poder disfrutarla cómodamente, además de que también suele calentarse con mayor facilidad, por lo que si te gustan las almohadas frescas, esta podría llegar a causar cierto malestar.

Otros factores a considerar según el tipo de almohada

A la hora de elegir almohada, no sólo es importante considerar el material, sino también el tamaño y el nivel de firmeza.

Por ejemplo, si eres de las personas a las que les gusta dormir boca abajo, o si estás buscando almohadas para los niños, aquellas suaves y que ofrecen una altura baja, resultarán tu mejor elección.

Tipos de almohada

Para las personas que tienen una tendencia mayor a dormir boca arriba, las almohadas pueden ser de este mismo tipo, o bien alguna elección de altura media y un poco más firme.

En el caso de que tu posición predilecta para dormir sea de costado, la firmeza es importante para que tu cabeza tenga el soporte suficiente y no lesiones gradualmente tu cuello con una mala postura. En este sentido, la firmeza, no sólo puede ser media, sino también más dura, de manera que puedas descansar con mayor rigidez.

Aunque claro, si tienes un estilo múltiple y en ocasiones, incluso a veces en una misma noche, llegas a dormir con varias posturas distintas, una firmeza y altura media será lo mejor. Pero, de igual forma, un almohada flexible como las de microfibra, resulta una alternativa de utilidad para adaptarse a diferentes posturas y situaciones.

Así que ya lo sabes, las almohadas no son cualquier cosa, tener un buen descanso también te puede evitar dolores de cabeza, contracturas, malestares dentales y algo muy importante, te permitirá dormir bien para así poderte sentir de buen humor y cómodo durante tu jornada cotidiana, que es algo que no tiene precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: