Los retoques estéticos discretos que realzan tu belleza natural

Todos deseamos estar bellos. Gustar a los demás y gustarnos a nosotros mismos es uno de los anhelos más viejos de la Humanidad, y por eso hombres y mujeres se han esforzado para mejorar aspectos y características de su propio cuerpo que no les gustaban. Así, se han sentido más a gusto con ellos mismos, y han mejorado su apariencia ante los demás.

Algunos retoques estéticos son visibles a ojos vista. Todos pueden notarlos y está pensado que así sea. Pero también hay retoques estéticos discretos que realzan tu belleza natural, ofreciendo un magnífico resultado. Por ejemplo, una liposucción va a mejorar tu figura y la va a hacer mucho más estilizada. Una rinoplastia puede corregir la forma de la nariz.

Querer estar guapos y atractivos no es ningún pecado. Al contrario, la búsqueda de la belleza personal es una constante, para la cual el ser humano ha modificado su cuerpo o se ha servido de materiales y accesorios que realcen sus cualidades y difuminen sus defectos.

La liposucción

La liposucción ayuda a las personas que tienen depósitos de grasas localizados en determinadas zonas del cuerpo, la bien conocida celulitis, permitiendo tratar la acumulación de esa grasa persistente, que aparece en algunas zonas con más frecuencia. Por ejemplo, es habitual en el abdomen, en muslos, caderas y nalgas o en las mejillas.

Retoques que realzan tu belleza natural

Hay que tener en cuenta que algunas personas pueden sentir cierto pudor por el hecho de tener esos depósitos de grasa acumulados.

Personas que llevan hábitos de vida saludable y que realizan ejercicio de forma regular también están expuestas a la celulitis. De esta forma, se convierte en algo frustrante, porque aunque hagan deporte el problema persiste, o cambia de localización, porque con el deporte conseguimos un adelgazamiento de otras zonas alterando la armonía del conjunto.

La liposucción es una cirugía, que puede realizarse mediante distintas técnicas. El doctor examinará con el paciente las zonas susceptibles de ser intervenidas, y decidirá con el paciente cuál es la técnica más adecuada en cada caso particular.

La rinoplastia

La rinoplastia es otro retoque estético discreto que puede ayudarte a realzar tu belleza natural. Es uno de las intervenciones de cirugía estética más habituales, porque además de realizarse para cambiar la apariencia de la nariz, también puede tener como motivación la de mejorar sus funciones.

Belleza natural

Así, la rinoplastia puede cambiar el tamaño, la forma y las proporciones de la nariz. Aunque hay personas que la realizan porque desean otra apariencia, también sirve para reparar las deformidades que pueden haberse producido como resultado de una lesión, para corregir un defecto de nacimiento o para modificar los conductos nasales, de forma que se corrija alguna dificultad del paciente para respirar.

Como en el caso de la liposucción, cuando se realiza una rinoplastia con motivos estéticos el objetivo es que la persona se sienta más a gusto con su apariencia, y de esta forma contribuir a su bienestar y su felicidad mejorando su autosatisfacción.

Ahora bien, se trata de una operación que debe ser analizada muy cuidadosamente por el médico y por el paciente. Ambos deben valorar si el paciente tiene un verdadero problema, antes de decidir realizar una operación que va a cambiar su apariencia estética de manera notable.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: