Los sacos nórdicos infantiles, la ropa de cama para niños con más demanda

Cuando los padres tienen que planear qué ropa de cama colocar para vestir las camas de sus hijos siempre suele surgir la duda sobre qué tipo de producto es el más adecuado. Si bien existen fórmulas tradicionales que siguen siendo muy utilizadas, lo que está de moda a día de hoy son los sacos nórdicos infantiles.

Estos sacos nórdicos infantiles son unos sacos formados por dos piezas de tela cosidas por tres lados, dejando la parte superior abierta para que pueda entrar el peque. Además existen los sacos nórdicos con cremallera en los que se puede introducir un relleno nórdico. Este tipo de sacos están alcanzando una gran popularidad en webs como regalarhogar y sin duda cada vez son más comunes en los hogares españoles.

Estos sacos nórdicos para niños suelen estar unidos a una sábana bajera ajustada al colchón que evita que el niño se caiga de la cama o se destape durante la noche mientras duerme. Es la solución más idónea para niños inquietos y para aquellos con tendencia a levantarse muchas veces durante la noche, pero sobre todo para que duerman calentitos en los inviernos más fríos.

Una solución versátil y fácil de usar

Los sacos nórdicos tan solo necesitan un relleno nórdico a gusto del consumidor para que estén perfectamente funcionales y listos para ser usados. El relleno es fácilmente extraíble y con la misma facilidad se introduce a través de la cremallera, por lo que se puede sacar para meterlo en la lavadora con mucha rapidez.

Ropa de cama infantil

Es una solución que no solo es la más recomendable para el invierno por el confort y el calor que genera sino que es la más adecuada para prácticamente cualquier estación del año, ya que su grosor y capacidad de aislamiento térmico se puede adecuar en función de la temperatura que se tenga en cada momento del año.

Aunque los niños puedan al principio ponerse un poco reticentes con su saco nórdico para dormir caerán rendidos cuando descubran que se pueden conseguir con diseños de sus personajes de dibujos animados favoritos. Además es una pieza que se puede reutilizar cuando crezcan con los hermanos pequeños, ya que se conservan realmente bien y sufren un escaso deterioro con el paso del tiempo.

Sacos nórdicos de diferentes tipos y prestaciones

Los sacos nórdicos que podemos encontrar en el mercado son fruto de la evolución de la ropa de cama típica de los países nórdicos, donde el frío invierno estimuló el ingenio para crear una solución más calentita para dormir por las noches. En la actualidad los sacos nórdicos con cremalleras se suelen clasificar en dos modalidades distintas en función de la edad de los niños a los que están dirigidos:

Sacos nórdicos con fuelle

Los sacos nórdicos con fuelle son los sacos que cuentan con una tela extra entre la cremallera y el saco que funciona como un fuelle permitiendo un mayor espacio y mayor movilidad dentro del saco. Este tipo de saco suele ser utilizado para niños que tienen entre 6 y unos 10-12 años, no siendo recomendable para niños con edades más pequeñas.

Sacos nordicos de diferentes tipos

Sacos nórdicos sin fuelle

Este tipo de saco nórdico con cremallera si está más recomendado para niños con menos de 6 años y desde los 2 años. Este saco no contiene el fuelle del saco anterior por lo que el movimiento de los niños está más limitado. La parte superior del saco va unida directamente a través de la cremallera a la sábana bajera.

Si hablamos de tejidos de los sacos nórdicos infantiles podemos afirmar que en su mayoría están fabricado al 50% de algodón y poliéster, algo que facilita su cuidado y mantenimiento tanto en los lavados como en la plancha. También es posible encontrar sacos nórdicos infantiles fabricados en algodón al 100% para aquellos que buscan la máxima suavidad  y confort.

Otra forma de clasificar los sacos nórdicos infantiles es analizando si estos incluyen el relleno nórdico o si se vende por separado. Es una elección que dependerá de los gustos de los papás y mamás pero en cualquier caso se suele recomendar que vengan con su relleno ya que es el que mejor encaja en el interior. Aunque si se prefiere un relleno diferente o con una calidad distinta se puede optar por el saco nórdico infantil sin relleno.

Como se puede comprobar son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar un saco nórdico infantil para los peques del hogar. Una prenda versátil perfecta para que concilien el sueño de la mejor forma posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: