Cómo se puede salir de ASNEF

Estar en un registro de morosos como ASNEF conlleva problemas importantes de los que generalmente no se es consciente hasta que aparecen. Por ejemplo, al estar en ASNEF nos pueden negar, por supuesto, un préstamo (con excepción de algunos préstamos con ASNEF), pero también darnos servicio de agua, gas, electricidad o telefonía móvil.

En cualquiera de esos casos, estar en ASNEF puede ser un gran inconveniente. ¿Cómo se puede salir de la lista de este registro?

La forma más rápida es pagar la deuda. No podemos decir otra cosa. Incluso aunque consideres que la deuda no era justa y que no tendrías por qué pagar, esta es generalmente la manera más rápida de solucionar el problema.

Otra forma fácil de hacerlo es demostrar que ya se ha pagado la deuda. Recuerda que debes demostrárselo a la empresa que te inscribió y no al registro en sí.

Menos fácil, pero mucho más satisfactorio sería demostrar que la deuda no tiene razón de ser. Por lo general, para llevar a cabo este método necesitarás asesoría legal e incluso puede que llegues a los juzgados. Sin embargo, algunos consumidores que demostraron que habían sido inscritos en el registro sin razón, no solo se libraron de pagar la deuda sino que además tuvieron derecho a reclamar una indemnización.

Restricción de crédito

Además, debes saber que si te han inscrito en ASNEF deben habértelo notificado. Si no recibiste esa notificación y no fue por una razón imputable a ti, como haber dado mal tu dirección, es posible que también puedas reclamar por este asunto.

La tercera forma de salir es esperar seis años. Tras ese plazo, ASNEF borrará nuestro registro incluso aunque no se haya pagado la deuda. Es importante que seas consciente que la deuda no está vinculada a ASNEF. Aunque ellos te eliminen del registro, seguirás teniendo la deuda y la obligación legal de pagarla.

Para saber si estás en ASNEF, no necesitas pagar ningún servicio de ninguna empresa externa. Ponte en contacto directamente con el registro y ellos te informarán del proceso. Deberás demostrar tu identidad, pero no te pondrás trabas y te ahorrarás una buena tarifa de alguna empresa externar que al fin y al cabo haría lo mismo que vas a hacer tú.

Como es lógico, la mejor forma de salir de ASNEF es no entrar nunca en el registro. En lo que a ti respecta, la forma de evitarlo es llevar a cabo un comportamiento financiero prudente y afrontar siempre los pagos de tus facturas. Si en alguna ocasión tienes un problema con una empresa y no quieres pagar su factura, lo mejor es que obtengas asesoramiento legal antes de tomar la decisión. En el contexto legal pocas veces se puede ir por las bravas y merece la pena conocer cómo se mueve el mundillo.

Si tienes una deuda y quieres pagarla, empieza por hacer un plan de ahorro que te permita ir saldando dicha deuda. En ocasiones, puede merecerte la pena solicitar un préstamo para saldar la deuda, todo dependerá de los intereses que te vaya a cobrar el prestamista y los que te esté aplicando tu acreedor. Si tienes dudas, consulta con tu asesor financiero.

Comparte: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: