Tipos de viajeros: ¿De qué tipo eres tú?

La experiencia de viajar es única e irrepetible; tanto es así que el mismo destino puede tener significados muy distintos para dos personas desde el mismo comienzo, desde que el propio viaje es solo un trazo en nuestra mente, cuando vamos creando las expectativas y realizando los preparativos.

La realidad es que cada individuo adopta una actitud distinta frente al hecho de viajar. Mientras que algunos deciden planificarlo todo, que no se les escape ningún detalle, algunos van improvisando sobre la marcha y otros apenas hacen ningún tipo de plan y va explorándolo todo y aceptando las cosas tal y como van llegando, sin saber muy bien cómo o cuándo terminará la experiencia.

En referencia al dinero, hay viajeros low-cost, ya sea por necesidad o porque no son derrochadores, y hay quienes invierten grandes sumas de dinero en sus vacaciones, bien eligiendo lugares exóticos o lujosos, o bien dándose todos los caprichos posibles una vez que llegan al lugar elegido.

Casi todo el mundo quiere viajar, aunque la forma en que lo hagan sea bien distinta de unos a otros. Lo que, si es cierto, sin ningún género de dudas es que la mayoría de nosotros vive contando los días que le quedan para las próximas vacaciones o para realizar una escapada de fin de semana, aunque cada cual tenga luego sus preferencias a la hora de vivir esos días.

El viajero aventurero

Este tipo de viajero ni sabe a dónde va ni le importa en absoluto. Se mueve con facilidad en terreno desconocido y disfruta con cada nuevo descubrimiento. En su interior piensa firmemente que la mejor manera de conocer un lugar y de vivir nuevas experiencias es perdiéndose una y otra vez y explorando los rincones del lugar que haya tomado cómo destino o al que haya llegado casi por azar en una ruta vagamente trazada.

El viajero aventurero

Este tipo de personas son grandes acompañantes, pues nunca dirán que no a un plan que le propongas, sin importar cómo de atrevido sea. Lo que realmente les gusta es conocer gente nueva y la verdadera esencia de otras culturas para crecer personalmente, por lo que huirán de los lugares más populares y concurridos y buscarán en aquellas zonas donde el turismo habitual no llega.

El viajero planificador

Este tipo de viajero sería la antítesis del viajero aventurero, no es capaz de salir sin tener todas las circunstancias bajo control. Tienen planificado al detalle cada día, cada tramo horario y cada recorrido que hará durante sus vacaciones. Su intención es siempre aprovechar al máximo su visita y no perderse nada de lo que obligan los cánones de cada lugar, y para eso hace un estudio concienzudo de todo lo más destacado, de todo lo que hay que visitar en su próximo destino.

Este tipo de viajero igualmente prepara con detenimiento todo su equipaje de viaje antes de salir, asegurándose de contar con los accesorios indispensables y consulta, con asiduidad, comparativas de productos para que nunca le falte nada, como la que se encuentra tras Viajar365.top, que cuenta además con la opción de suscripción a su newsletter para estar al tanto de las últimas noticias en comparativas de productos viajeros.

El viajero fotógrafo

Este tipo de viajero se reconoce en cualquier lugar, siempre cámara en mano, con su objetivo dispuesto para capturar todos los momentos y que cada detalle quede inmortalizado visualmente. La prioridad de este viajero es conseguir las mejores fotos y los mejores ángulos, y para lograrlo las lentes se convierten prácticamente en sus ojos y a través de sus objetivos observa el mundo. Siempre vuelve a casa con la memoria de la cámara llena de fotos con las que revivir sus vacaciones a pesar del paso del tiempo.

Para este viajero los tours son una gran forma de tener las mejores vistas de la ciudad que visita, como por ejemplo las actividades turísticas en Madrid y tours para conocer la ciudad que se encuentran en https://viajar-madrid.com/actividades-y-tours/, una web de referencia que no se pueden perder al viajar a Madrid. Si el destino es otro, igualmente buscarán páginas similares a estas que le permitan tener una visión global del lugar y poder capturar todo lo que crean interesante para su objetivo.

El viajero cultural

Para este tipo de viajero la máxima prioridad es conocer la cultura del país al que va. Su proceso de integración para sentir la esencia del pueblo por el que va pasar al mezclarse con los lugareños, empaparse de cómo realizan las distintas tradiciones, cuáles son sus costumbres más arraigadas, su gastronomía… Es por este motivo que suelen ser proclives  a elegir destinos cuanto más exóticos mejor, pues así logran su propósito de empaparse de otras culturas y conocer otras formas de vida.

Para estos viajeros un sueño hecho realidad serían los viajes a Tailandia que preparan en Sildavia Viajes. Tras el enlace puedes ver todo lo que puedes descubrir en tu viaje a Tailandia y pronto te darás cuenta de por qué es uno de los viajes asiáticos más solicitados.

El viajero saludable

Este tipo de viajero centra sus vacaciones buscando su bienestar y elige el destino en base a lo que le puede ofrecer a nivel del cuidado de su propia salud. Son especialistas en los mejores balnearios y en aquellas zonas que ofrecen tratamientos específicos, que bien destacan por su calidad o por su precio, o en el mejor de los casos por ambas cosas a la vez, como es el caso turismo dental que puedes encontrar aquí.

El turismo dental es uno de los más demandados dentro de ese que se conoce como turismo de la salud, en la mayoría de los casos debido a los elevados precios que tienen estos tratamientos en ciertos países, como Estados Unidos o Canadá. En este sentido, no son pocos los ciudadanos de estos países que aprovechan sus días de vacaciones para viajar hasta sus vecinos sudamericanos que ofrecen tratamientos bucodentales de calidad profesional a precios muchos más competitivos. Así, al volver a casa, no solo vuelven relajados tras el descanso, sino con una bonita sonrisa y / o mucho más saludables.

El viajero lujoso

En último lugar señalaremos al viajero lujoso, aquel que gasta una auténtica fortuna en que sus vacaciones sean perfectas. Este tipo de turista habitualmente ahorra todo el año para poder realizar este tipo de viajes, incluso en ocasiones se pasa de presupuesto y solicita un préstamo para no tener que renunciar absolutamente a nada.

El viajero lujoso

Una vez que llegan a su destino, no escatiman en contratar las actividades más lujosas y exclusivas, como paseos en limusina o sobrevolar la ciudad en helicóptero. Así mismo, siempre eligen los mejores restaurantes, que cuenten con una buena carta de vino, y desconocen lo que es comer un menú del día.

¿Y tú? ¿Qué tipo de viajero eres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: